domingo, 11 de junio de 2017

Telarañas


"Tic, tac..tic, tac..
esta pena que no para.."

Tengo la soledad humedecida
del arte huracanado,
ciego el sueño
andrajosa la penumbra..
No hay desagüe
para esta cascada de putrefactos días,
que vienen a mi
en nauseabunda procesión..
La ciudad tras los visillos
se presenta lastimosa,
me quiere romper el alma
para parir otro extravagante verso..
Supongo que lloverá
de dentro afuera,
como es costumbre en mi,
bajo las telarañas
que ya me tejen el sudario..
No hay reloj que frene
esta tristeza que avanza
por las agujas del minutero..
Tic, tac, esta pena que no para..
y caen las últimas lágrimas de la tarde
cual manto de viuda
sobre mis despojos..
Siento fenecer un paraíso
de cantos de luz
al resuello crepuscular
y muero otra vez
contra la noche silenciada..
De aquí a mi tumba
se abonarán los jardínes de la palabra
entre apestosos vientos
de afrodisiacas liras
más nunca veré de sus ojos
el destello que soñé
para apaciguar mi dolor enamorado.

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ
D@R