domingo, 11 de junio de 2017

Claros de luna

CLAROS DE LUNA

"Y es que todo en él me sabe a sueño.."

Un haz de cristalina luz
ha venido a posarse entre los surcos de mis congojas,
tiene la anchura de los cielos abiertos,
el fascinante don del artista apasionado..
Me hechiza sin querer en su aura magnética
de suaves resplandores nocturnos..
Todo en él me sabe a sueño,
a música estelar de misteriosas arpas..
A su encantamiento sucumben
las perlas rosadas del corazón
en capullos de sangre dulcísima..
Me aletea cual mariposa de vino
embriagando los pétalos de la noche
en su punto nieve de amor..
No puedo negar su embrujo
por muy llorosa que esté la hierba
de cristales rociados al desaliento..
Vuelo a sus claros de luna
desde mi lágrimal tristisimo
para rozar la gloria de un instante poético..
Éxtasis de penetrante verso
que transmuta en nueva flor
mi soledad atormentada
Y me encripta bajo su parteluz de estrellas
al sacrosanto anhelo..
y muero de pura vida
al primer vaho de su perfume soñador..
¡Oh, tiene la efigie de los celtas antiguos
y el anverso tan primaveral
que me hago musa para sus ojos.. !

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ

D@R

Telarañas


"Tic, tac..tic, tac..
esta pena que no para.."

Tengo la soledad humedecida
del arte huracanado,
ciego el sueño
andrajosa la penumbra..
No hay desagüe
para esta cascada de putrefactos días,
que vienen a mi
en nauseabunda procesión..
La ciudad tras los visillos
se presenta lastimosa,
me quiere romper el alma
para parir otro extravagante verso..
Supongo que lloverá
de dentro afuera,
como es costumbre en mi,
bajo las telarañas
que ya me tejen el sudario..
No hay reloj que frene
esta tristeza que avanza
por las agujas del minutero..
Tic, tac, esta pena que no para..
y caen las últimas lágrimas de la tarde
cual manto de viuda
sobre mis despojos..
Siento fenecer un paraíso
de cantos de luz
al resuello crepuscular
y muero otra vez
contra la noche silenciada..
De aquí a mi tumba
se abonarán los jardínes de la palabra
entre apestosos vientos
de afrodisiacas liras
más nunca veré de sus ojos
el destello que soñé
para apaciguar mi dolor enamorado.

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ
D@R

Verso de cristal


Las rosas lloran en verano
cuando los sueños de invierno
se desvanecen bajo la ardiente capa del sol
Son sus lágrimas de sangre
como los santos relicarios
que al atardecer las perfuman de melancolía
para hacer bellas todas las cosas.
Más sus espíritus se atormentan
al reproche de los cielos
que enaltecen sus nubarrones
de lluviosas golondrinas..
Tienen la fragancia pura del paraíso
entre sus tiernos pétalos,
y son el símbolo sacro
de la belleza inmaculada..
Milagro que sonroja
al mismo viento que se rinde a su pureza..
para colmar de suspiros
las alas de los ruiseñores..
Son las reinas del jardín
las herederas de la luna,
que exhalan la poesía viva
a las alfombras del rocío transparente
Glorifican al amor apasionado,
a los poetas románticos
Más no conocen la alegría
pues su cáliz es una verso de cristal impenetrable
Coronadas de promesas
las enaltece el dios de la primavera
Para después dejar al aire
su delicada virtud..
Será por eso que todas las rosas
al llegar el dulce estío
mueren de soledad
como las palabras que de tus labios
al "te amo" pronunciado
me escupieron el adiós.

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ
D@R

lunes, 5 de junio de 2017

Todo es poesía


"La pequeña muerte del verso
ha silenciado a las musas en su serena virtud.."

Letras encadenadas
al sangriento rosal del amor
van pariendo el corpúsculo de la vida..
Es algo más que despecho
lo que lloran los minerales de la luna
al epílogo de la noche..
Sustancia lagrimosa que se convierte en poema
al exfoliarse el dolor de los sueños químicos..
saborea desde lo más hondo
la orgásmica estrofa..
Metamorfosis que tiene del oro
los resplandores más viejos..
sabe que para el espíritu todo es poesía..
A un átomo de la gran soledad
fluyen en paralelo las arterias de la palabra,
sangre que me queda aún  por escribir..
Es el prefacio de un libro muy antiguo
que de las hechuras del tiempo
tiene borrosa hasta la tristeza..
Yo quería desentrañar el punto final
de aquel comienzo,
precipitarme a la nomenclatura del perdón,
pero las extrañas flores de su alma
me perfumaron el verbo por las hojas,
y ya no hubo rocío para mí..
¡Oh, que ya los serenos manantiales
no albergan su líquida virtud,
y en los lloros del verso estructurado
se silencia de muerte la inspiración.

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ
D@R

El principio del fin


"Se olvidaron de cifrar lo invisible
al código del yo"

Tengo la ordinaria incoherencia
de la ciencia natural
que en su matemática pura
agasaja de primaveras a la muerte..
División que no deja de sumar
la raíz cuadrada de un sueño
a los números vampiros del alma,
pues entre el caos y la quietud
pudo hallarse antaño la flor helénica..
Algoritmo de un anhelo tan perplejo
como centésimal,
que sabe perfumar la aritmética de las cosas..
Ensangrentada ecuación
que transmuta a la física
en largos corredores de espejos
donde se integra lo fantástico
al revés de todo lo creado..
Es el cálculo de una resta muy antigua
que multiplica el amor por eternidad,
diagonalmente opuesto
al inconmensurable espacio de puntos finales..
Dígitos al descuento
de una algebra monstruosa
nos revelan el fraude de la razón,
pues la base de la trascendencia
es comprender que el cero forma parte del todo..
Fracciones unitarias
que enloquecen de pesadumbre
en su sistema decimal
pues al recuento de los misterios
se olvidaron de cifrar lo invisible al código del yo..
No es matemática pura
es el principio del fin.

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ
D@R