lunes, 11 de diciembre de 2017

Pulso poético

PULSO POÉTICO

A terciopelo por palabra..
tú también me sabes a noche
pero en segundos tan angelicales
que tu respiración se hace luz
o sombra
según la distancia..
Quizá porque eres como esas lunas
que se imaginan a sueño piel..
Pero ya sin secretos,
aunque enmudezcas
para escuchar mis suspiros
o las metáforas del corazón..
No obstante
sabes deshojar tu maravilla
a terciopelo por palabra..
en un aguanieve tan soñador
que la corola de tu misterio queda al aire..
Pero sólo un poco
¿Será por la bella flor que perfuma
la seda de tus noches..?
Lo ignoro
Sólo sé que a mi  pulso  poético
eres ímpetu invernal
o sinfonía de amor
según los decibelios de tu sangre.

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ
D@R

La aurora que te parió


Tú que eres invierno y apatía en flor
que con el fraude de la palabra
has comido de un fruto que no era tuyo
¿porqué te ofendes
ante el palpito boreal de las musas perdidas..?
esas en cuyos velos te enredaste
para escudriñar la aurora que te parió...
¿Será que en el cuenco de tus manos
quedó clavada para siempre la espina del miedo..?
No lo sé..
Pero auscultando tu ambigüedad
se diría que hay mucha noche bajo tus ojos..
Pues a vena escrita
no te atreves a inflarnos ni un cielo..
Ese mismo al que te opacas
para preñarte de un idioma infertil
que nos deja sin la miel en el pulso..
O con las sílabas frías..
Y te atreves a zigzaguear
ante la rosa imarcesible de una voz
que ha clareado la luna..
¿Será que no tienes más vino en el alma
que un dedal de sangre.. ?
Y aún así gesticulas
como si el polvo del infierno
te abrasara los labios..
O por contradecir a la aurora que te parió
humedeces tu pluma en aguanieve
y frunces el mismo soneto
tantas veces que ya no puedes paladear el amor.

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ
D@R

El hada de Europa


  
EL HADA DE EUROPA

En el fiordo alucinante de Sogne, 
en los lagos azules de Constanza
sobre las praderas francesas del mediodía
y en los acantilados de Moher ..
He buscado la dorada aguja 
para enhebrar en verso puro mis lágrimas 
y olvidar que he de morir..
En las grutas de cristal del Levante
o bajo las auroras de Salzburgo..
Recorriendo los bosques de Lund
hasta la Cueva de Hércules, 
he seguido la estela purpurina de un ángel 
para transmutar en diamante mi dolor
y ser poema de luz entre la niebla..
En los acrisolados valles de Arán 
o frente a los niveos espejos de Lausana..
En los bohemios cafés de París
o en los palacios invernales de Viena..
He perseguido los claros de una luna mágica 
para dibujar la pasión del arco iris 
y ser cortejo nupcial para las flores.. 
Desde las cumbres nórdicas 
hasta los más profundos sueños del Danubio 
bajando por La Mer de Glace
hasta las Agujas de Chamonix,
he creído ver el final de este túnel
que comenzó en un suspiro del infierno 
y acabará en la fosa común.. 
He visto morir la vida y nacer la muerte
a siglo por segundo,
tanto que la eternidad ya huele a amor..
Y he bebido la misericordia en las aguas de Velingrad,
y toqué la belleza en el Jardín de Alejandro
al perfumar las noches de Moscú.. 
De la sirena de Copenhague, al Partenón de Atenas,
del faro de Vigo a las estatuas de Florencia,
yo busqué la rosa de los vientos
para preñarme de esperanzas.. 
Y me perdí por las callejuelas lluviosas de Budapest
hasta los pasadizos fantasmales de Chekia,
bajo el anochecer soñador de Estambul 
hasta la puerta de Brandemburgo..
Descubrí la primavera del amor en Venecia..  
y soñé con tu efigie incandescente de sonrosado vino
sobre las cunetas de la deshumanización..
A las columnas de Roma, a la fuente de Neptuno
a los jardines de Versalles, al atomium de Bruselas,
a la Alhambra de Granada, a la ciudadela de Varsovia..
les di mi mejor aliento para acabar en lloro mi viaje
con el espíritu borracho de poesía,
y los ojos llenos de fe..
Es el hada de Europa que viene a mi soledad
desde el paraiso bajando por Londres..

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ 
D@R

A toque de Réquiem

¡Oh, esa tristeza que huele a verso..!
como me incita para que la escriba,
como me duele bajo los ojos al entintarse el alma..
Y yo quisiera no exhalar al mundo
más perfume que el amor..
Más hay tanta sangre bajo la rosa
que mi tallo se hace noche al aliento de la luna..
Las vocales se me mueren en silencioso desvelo
como si un café de lágrimas
me mantuviera insomne..
Y es cuando me conjugo a la yedra del olvido
y asciendo a lo incorpóreo de puntillas
para matarme con palabras
que me retuercen como si mi corazón fuera un trapo..
A toque de Réquiem
se embadurna la prosa
para fallecer en su silencio..
¡Vida que no vales nada!
¡Nada que vale una vida!
¿Porqué hay pájaros muertos
flotando en el agua de mi angustia,
si a un tiro de sol danzan las mariposas
al sueño encendido de las letras..?
Sé que hay un laberinto archivado
que esconde una flor carnívora
y que sus labios no quieren pronunciar mi nombre..
Más al desguace de las sombras chinescas
que copulan sobre el polvo
un espectro del infierno
me tira de la lengua para que escupa poesía.

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ
D@R

Una tarde machadiana

En una tarde machadiana
era mi llanto una copa de estrellas
que morían en verso sobre los ejes de mi dolor..
Añoranza de entretiempo
que parecía escribir con sangre un crepúsculo otoñal..
Era mi espíritu una fuente reseca
en los aledaños del desamparo..
Ni una gota de luz refrescaba mi monólogo solitario..
Soledad que como ave de rapiña
venía al pensamiento a crucificar mi frente,
y giraba como las agujas de un infernal reloj
para catapultarme a la gran ausencia..
Al crepitar de la alfombra roja del bosque
los alamos de esperanza huérfanos
temblaban como hilos de lluvia al partirse el río..
Vagué como poseída por las angostas sendas
de enigmas pincelados
como buscando unos ojos donde beber,
y sólo hallé un estanque de profundos silencios
que daban pavor al aguanieve del alma..
Ni una perla verde sobre las hojas,
Ni un rosado haz en los juncales
El paisaje que fuera mi lecho de musas
manantial de cristalina inspiración
languidecia ahora en perpleja quietud..
Estéril, como un terruño abandonado..
Era como si la guadaña del olvido
hubiera segado los tallos de los sueños
y mi conciencia espesa de melancolía
no captase su nueva situación..
Al fin un rayo de lucidez
me reveló la verdad en toda su crudeza..
Todo estaba perdido.. ¡Todo!
El cauce que no más ayer
era corriente de agua viva a mis anhelos,
yacía en árida destemplanza
como si la muerte hubiera llegado para quedarse..
Y los rosales ensortijados al corazón
no fueran más que espinas de otra época..
Me postré sobre el huerto de mis despojos para llorar,
una corona de lágrimas descendía sobre las flores yertas,
que contemplaban la impavidez del cielo
mientras del joyero de pétalos nocturno
subía hasta la luna perfume de amor.

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ
D@R
España

Palacios en los charcos


"Y yo que vi palacios en los charcos
por un príncipe invisible
he besado el barro de la tristeza.."

En hilo de rosas negras
ensarté temeraria el velo del amor..
He visto desmenuzarse
en lágrimas de arco iris
todos los sueños del mundo..
A sombra por minuto
se poblaron los dias de muerte,
mis cejas de noche..
Conjugación mortal
que pone al descubierto el fraude de las palabras..
Y yo que creí que con lanzarme a tus ojos
podría sentir la primavera del tiempo,
caí en picado como gaviota de luna
en los charcos de tu silencio..
Flor que muere
en una metáfora tan dolorosa
como sensual
sabe de pétalos enamorados
más que el rocío de tus pestañas..
Evocame en los niveos fulgores
de diciembre
cuando el ave de tu paraíso
perfume sus plumas
para danzar en tu sangre..
y yo seré a tu corazón
sonata de clarines románticos
a toque de flauta,
al nacimiento de las hadas
en los palacios del verso.

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ
D@R

Jaque mate al amor

Fin de partida..
Maldeciré bajo tus ojos
el blanquinegro complot
del ajedrez apasionado..
Esta pena secular
que hedionda manifiesta
el enroque de la vida
perfumará algún crepúsculo
los nichos del alma..
Tengo la sangre de luto,
podrido el tallo
que daba la flor del sueño..
Hay un rugido de hambre carnívora
que destella sus fauces al alba
y sé que viene a por mi..
Un ronroneo de alfiles suicidas
tensa el dolor hasta lo imposible,
mientras el rey del silencio
pone en jaque mate al amor..
El tablero se endereza en doloroso desdén
y saltan los peones como puntos de luna
al abismo poético..
Es la señal del fín de los días,
de la caída del telón
que me catapulta sin piedad
a los olvidos oníricos
del polvo romántico..
- y maldeciré bajo tus ojos
su blanquinegro complot. -

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ
D@R

sábado, 28 de octubre de 2017

Apasionadamente


"Eres el resplandor continuo
que en madrugadas cielo..
arde en mis letras apasionadamente..
Y es que tengo a pulso flor
los pétalos suaves del más enamorado anochecer.."

Mis tristezas son como hojas
que nadie quiere escribir,
se me caen de las manos
a voz silencio..
Sé que después de la última luna
no habrá más letras,
y que el alba no tendrá piedad..
Más tu recuerdo perdura en mi vivo
como el aroma de aquellas lilas
que prendiste junto al corazón..
Tengo triste la piel
de otoños mustia..
Los ojos noche,
la boca muerta..
Pero no el alma
que a golpe de amor
reverdece como las ramas del tiempo..
En soledad y a sangre luz
te escribo en mi..
Y a niebla éter me voy leyendo..
Sé que no soy
más que la sombra de tu día,
pero tú eres el resplandor continuo
que en madrugadas cielo
a puro cristal..
arde en mis letras,
apasionadamente..
Y es que mis tristezas son como hojas
que nadie quiere escribir,
pero tengo a pulso flor
los pétalos suaves
del más enamorado anochecer.

Yolanda García Vázquez
Derechos de autor reservados

La envidia

"Veneno, veneno.."

En cascada de rosas
muere la sinfonía del viento,
puzzle del corazón
que ha unido delicadamente
las piezas del ser..
Cual sangre otoñal
va cayendo desalentada,
mientras un golpe de polvo
la catapulta al infierno..
Desnuda la flor,
desnudo el poema..
Le crecen en años las lenguas rencorosas..
Veneno, veneno..
La envidia tiene el color de la noche
Monstruosidad de una sola cara
censura el beso del angel
en su aparente pulcritud..
Hay una peonza dandos tumbos
de aquí al silencio final,
por una garganta rota
en su eco más florido..
La envidia tiene el color de la noche
En oblicua nitidez
le cala hasta la conciencia
el despecho de los buitres,
la ingratitud de los necios..
Era la sonata de cristal,
el orgásmico pudor
de los nocturnos rosales..
Su canto de luna solfeado
en miserable amanecer
sigue teniendo el halo de una estrella..
Era el regalo de las hadas,
en su broche virginal
más el veneno de un espíritu
ha oxidado tanto amor..
La envidia tiene el color de la noche..

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ
D@R

Lunas de Octubre


"La tristeza es perfume
a la sombra del verso..
¿No hueles mi amor en cada letra que rompo..?"

En un débil suspiro de lágrimas
fallece la tarde sobre el manantial..
No hay pradera,
no hay bosque
que ignore la angustia
del sauce llorón..
En copos de dulce misterio
se posa sobre la laguna
toda la nieve de la eternidad..
Hay cristales de lluvia
bajo el espejo del río
y una pasión que no es agua
se deja caer al arroyo más silencioso..
¡Son cascadas de luz..!
Son labios que no besaré
Es la penitencia
de una rosa de sangre
que no supo florecer
al encantamiento nocturno..
Viento que agita
La flor dolorosa
puede despedazar en instantes
los capullos del alma
Son las lunas de octubre
que al poético jardín
de la niebla perenne
han llorado su claro más virginal.
¿No hueles mi amor en cada letra que rompo?

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ
D@R

Una soledad inimaginable


"Mis noches hieden una soledad inimaginable..
Me lo dijo el hada de octubre
en su lloro de eternidad
a un minuto de lágrimas.."
Los esqueletos sueñan en verso
una miseria de palabras
y congojas sin traducción..
Me lo dijo la musa de otoño
en el melancólico boulevard
de las nieblas perdidas..
Expulsados del paraíso
hay una legión de fantasmas tras la pared,
y mi alma está tan sola
que me gotea el olvido de los ángeles
en su aguanieve poético..
Enterrada viva
en su agujero de sombras funestas
pretende absorber la luz del mundo
a un minuto de lágrimas..
Mis noches hieden una soledad inimaginable..
Tanto que las venas de las manos
eclipsan la luna
y escriben para el viento un soneto de muerte..
Hay un balcón que me perturba..
sus rejas descoloridas
son instantes partidos de ayer
en podredumbre del hoy..
Ruina de una primavera que perdí..
Me acongojan sus flores negras
exhalando ese final anunciado..
un adiós de ladrillos sucios
y horas mugrientas que anochecen mi sangre..
Y sé que perderé esta batalla,
pues no hay amor
que se haga día a este lado de la calle..
Y mis ojos que siguen cerrados
presienten la afilada cuchilla
que segará alguna noche el tallo de mi rosa.
Me lo dijo el hada de octubre
en su lloro de eternidad
a un minuto de lágrimas..

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ
D@R

miércoles, 27 de septiembre de 2017

La deshumanización


"Por no tejer su seda a la parabola divina
se privaron a las orugas del verso
la metamorfosis del corazón.."

Halos de misterioso silencio
reflectan la satisfacción dormida
al trasluz de los dolores..
Me hallo deshabitada
en un corredor de nebulosas letras
que se afanan por escribir el amor vivo..
Pero me falta sangre
y busco el modo de coagular la noche
para no morir en su avaricia..
A tiempo muerto
se balancea la cuna del alma
mecida por espectrales deseos,
en laberintos oníricos..
Me asomo a la claraboya del inframundo
tratando de escudriñar el polo sur
de la vasta creación,
y mi ritmo cardíaco se normaliza
maravillado al revuelo de los puros ángeles,
los mismos que custodian
la verdad inamovible
tras los impenitentes desiertos de lágrimas..
Al fin comprendo la razón del existir
y me congratulo con los elementos
y su naturaleza asesina..
Más el adyacente hemiciclo
de la eternidad me vuelve del revés
y capítulo al egocentrismo de los otros..
Glorificada al éxtasis
la maldad contrahecha,
profana los tiernos puntos de las dulces estrofas.
Un objeto inanimado
expele rayos de conciencia
al vértice del sexo podrido..
mientras se idolatran en el altar de la lujuria
a los hijos de los bastardos
Herida de muerte la virtud de la palabra
se postulan al infierno las flores del ser
entre mariposas suicidas
ante tanta deshumanización.

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ
D@R

Macedonia de palabras


Lagrimeando suspiros al costal del atardecer
porque el amor huele a fresas
y a arándanos maduros,
que a las hadas de la nubes
cristaliza en gotas de luz..
No se pudrirá la vid del sueño aframbuesado
con su textura celestial
de cosechas perpetuas..
porque el alma es la fruta divina
que toma su color y su perfume
en los jardínes perennes de la verdad,
allí donde la muerte jamás se ha podido concebir..
Uvas de pigmentación nostálgica
saborean del crepúsculo
la poesía tiernamente acerezada,
aquella que fecunda el núcleo del espíritu
para coagular en rima toda la sangre primaveral..
Es la noche penetrando auroras
para regocijo de las pulpas tristes
que anhelantes de versos
reclaman al tamarindo su placer..
Grosellas que se conjugan al alba
con el rojo sentimiento del melocotón
saben a elixires florales..
Nomenclatura que huele a ambrosía  viva
y silencia los llantos del ramal acongojado
con incontables lágrimas de sol..
Es la hegemonía del verano
que amalgama los instantes melancólicos
afrutando de eternidad las horas del ciruelo a la mañana..
Semillas que son principios
de valores inamovibles,
pues la felicidad brota de la raíz reseca
del desaliento anaranjado..
Zumo de la pasión verdadera
que licua los tormentos del ser
al manantial de lo invisible..
Es el néctar de las cosas que a sorbos de ternura
embellece la soledades del nisperero soñador..
Macedonia de palabras
que en su punto de almíbar
tiene poder para nutrir de esperanza
los gajos mustios del corazón.

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ
D@R

La escarcha del corazón


Ya el dolor se hace poema
no sin antes licuarse en tinta tóxica
con cada una de mis lágrimas..
Hay letras de luz asomándose a mi espíritu
en silentes anocheceres
de estrofas majestuosas..
pero hay muchas lagunas de tristeza
entre los espacios no leídos..
penumbras que trato que no veáis
para seguir exhalando sueños y vahos lunares
al filo del eterno adiós..
Son los puntos finales de mi vida
que no me dejan escribirme ante tus ojos
pues la siega ha llegado a la palabra
con su hoz de cruenta soledad..
Una angustia  inconmensurable me devora,
me encarniza el sentimiento,
me atormenta..me deja a la intemperie
como una mariposa frente a la llama
en su perpetuo sacrificio..
Es el aguanieve de los años
que se cristaliza en eternas ausencias
a falta de tu iris inspirador..
Ya mi sangre no echa vivas flores
al sediento abecedario
que fue ayer de nuestras musas su jardín..
Es la escarcha del corazón
que me está dejando en los escombros
con las metáforas boca arriba
por no tener donde reposar tanto desaliento..
No me llega el aire para soñar,
me atasco en tu indiferencia..
Siento que muero,  y muero..
Y es que hace tiempo que quedé
sepultada bajo las páginas del gran olvido..
No son lágrimas de amor
lo que derraman mis versos al embrujo nocturnal
es el suicidio de mi primavera
y la expulsión de los vergeles de  tu alma.

Yolanda García Vázquez
D@R

Los cerezos


"Está sangrando el corazón de los cerezos..
por un bosque sin hadas,
de soledad espeluznante.."

Remendado el primer tul
del sueño esclarecido
se consumen los instantes al aire
en beatitud lagrimosa..
Es el filo de la navaja
que corta el espíritu en diagonal
y me deja con la pena cara al sol,
avizorando la muerte de los días..
Un paso más y me despeño
contra la niebla silenciosa..
para ser tierra de nadie,
seré flor en mi propia tumba..
Al rosal empobrecido,
al lloro de los sauces
que derraman el verso más crepuscular
seré continua poesía..
Está sangrado el corazón de los cerezos
por un bosque sin hadas
de soledad espeluznante
donde la primavera se olvidó de soñar..
Es el hueco donde habito,
fosa de pestilentes recuerdos
y negruras perdurables
que me catapulta al eterno adiós..
Lágrima a lágrima me voy escribiendo
en absurdas hipérboles
de anafora pasional
hasta romper la cuerda que me agobia..
¡Oh, musa de las tintas dulces..!
¿porqué están de luto las rosas del verano..
aquellas que  se sonrojaban no más él las leía..?
Ahora puntos de lluvia
bajo el iris de su nombre..
ya sangrado el corazón de los cerezos..
Tengo la palabra tan ajustada
que hoy me duele hasta el dolor.

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ
D@R

Crepúsculo


La guadaña acechando
con la hoz bien afilada
me recuerda que soy sólo polvo
en dolorosa incertidumbre..
No tengo ni una flor sobre la losa donde habito,
es la noche de los días,
el más perdurable crepúsculo..
¡Oh,  carne que apresa el alma
en su celda de  fantasmal cerrojo..!
No habrá suficiente luz
para tanta muerte bajo los muros..
La lividez cadavérica
de un sueño de amor
en mortífera flama me consume..
Es el trofeo del horror
que insiste en reclamar
de mi aliento hasta la sombra..
¿Seguirá el impenitente rayo
abrasando mi pena hasta el tuétano
o seré simiente de futuras esperanzas..?
Sólo sé que hay un reguero de sangre
bajo el rosal enamorado,
una cascada de lágrimas bajo los ojos,
y no me llega el aire al suelo
para tragar tantos olvidos..

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ
D@R

Un romance poético


"Y cuando menos lo esperaba floreció en mi aurora su rosal,
dejando al aire y sin pudor
todos los pétalos de la lluvia.."

El es la suavidad de la palabra desnuda,
el más melodioso anochecer..
Ha venido por sorpresa desde su espacio etéreo
a sembrar de amorosas liras mis soledades..
Es tierno como las alas de un ángel
y profundo como las aguas de la verdad..
Es poeta de instantes tan deliciosos
y perturbadores como el perfume del verso multicolor..
Tiene más claros de luna en su alma
que todos los sueños del verano juntos..
y ha llegado a mi desván
para desempolvar del olvido los tules del amor..
Le estoy amando con suave languidez
entre renglones que me saben a vida
para atrapar de sus manos el azul de los cielos..
Es la personificación de la prosa encantada,
un espíritu libre, y bohemio,
de nacionalidad: soñador..
Me ama con exquisita delicadeza
entre pausas que no puede romper el viento..
Es la extrema dulzura,
la caballerosidad del trovador nocturno
y me embriaga de notas musicales
con el rocío de su solfeo..
Me toca sin tocarme al compás de un suspiro
las sonatas de la pasión
bajo los halos encantados de un romance poético.

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ
D@R

Bajo el velo nocturnal

Amor de claros de luna
que te bañas en mi espíritu,
bajo el velo nocturnal
te antojas paradisíaco..
Y créeme cuando te digo que también lo saben las hadas,
y los duendes y las ninfas,
que nuestro amor, más que amor es poesía..
Hasta que te conocí
no imaginé que el anochecer
dibujara unos cielos tan hermosos..
Y ahora que se ha disipado la niebla
que ocultaba tan radiante lienzo..
abro mis ojos sin temor para descubrir
que hay belleza por doquier..
Amor en mi silencio
que deshoja auroras
a contraluz de la lluvia,
créeme cuando te digo que los ángeles
te enviaron a mi bruma melancólica..
Y al florecer de las liras apasionadas
se refleja en los estanques del sueño,
un amor tan puro como el agua,
tan dulce como el néctar de las rosas,
y tan verdadero como la risa de un niño..
Que no se rompa el hechizo
que me arrastra hacia tu cauce mágico,
que sigan dibujado las estrellas sus órbitas enamoradas
al caer el beso triste del crepúsculo..
Amor de luciérnagas perfumado de misterios
que te has hecho luz frente a mi sombra,
amor de claros de luna
que te bañas en mi espíritu,
bajo el velo nocturnal te antojas paradisíaco..
Y créeme cuando te digo que también lo saben las hadas,
y los duendes, y las ninfas del bosque silencioso
que nuestro amor, más que amor es poesía.

Yolanda García Vázquez
España
D@R

martes, 26 de septiembre de 2017

Sonata de muerte


"Toda congoja acaba siempre en poesía.."

Teñido en crepúsculo
su velo nupcial
se rindió a la pena más negra..
Silencio en el páramo del monte pelado,
apague su estela el cometa fantasma
pues la vida que es noche
ha matado la luz del último sueño..
Ojos bien cerrados
para olvidar un suicidio de rosas
que por error sangraron su perfume..
No hay corriente por muy subterránea que sea
que no fluya hacia la tristeza..
¡Ay, del amor y sus embustes..!
Todo me huele a soledad profunda,
a desgarro de venas cual filo de navaja
mancha las flores del espíritu..
Hay un rincón empotrado
en las paredes de mi desdicha..
Sonata de muerte para mis labios,
cuáles luciérnagas exhalan su destello final..
Toda congoja acaba siempre en poesía,
pues tengo de lunas los dedos en tinta
más hoy no se deja escribir el dolor enamorado.
Sonata de muerte..  sonata de muerte ..

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ
D@R

El bosque petrificado


"En el valle del bosque petrificado
hoy se tuercen las letras
sobre la octavilla macabra.."

Esa luna caerá..
de tanto escribir con lágrimas
las hojas del calendario..
El dulce espejo que a su corazón
fue agua de luz
yace fragmentado en minutos de noche..
Pero una noche que hiede a muerte
y a rosa podrida de olvidaderos infectos..
¿No ves los retales de mi alma
descosidos del sueño
como jirones de sombras flotando.. ?
¿Acaso la sangre de una flor
puede dibujar el viento
cuando aulla en corriente lamentosa?
¡Oh, sí el amor es la aurora de un instante
que fluctúa entre nieblas eternas,
para qué apuntar a sus cumbres silenciosas..!
Déjame que llore la angustia de vivir
y que hay no hay un alma para mi alma,
que al menos un poema se escribirá..
En el valle del bosque petrificado
hoy se tuercen las letras
sobre la octavilla macabra..
seré un fósil bajo el crepúsculo..
Lo saben los cipreses del cementerio
en su agónico  balanceo
mientras el cielo se deshoja
Esa luna caerá ..

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ
D@R

La última rosa del verano



"El era el vaho soñador,
el postre de las hadas
que en idílico festín me hizo poesía.."

La última rosa del verano
suspira perfume de muerte,
han caído sus pétalos
sobre la laguna misteriosa..
No le digas al viento que me viste llorar..
Tengo sombra hasta en el aire,
dorada al corazón la música
que ya huele a crepúsculo..
Voy al río a clarear tanta noche
a ver si de agua florecen los años
y los capullos del verso
a contraluz de mis lágrimas..
Era la delicada nube sobre la vieja pradera,
el concluyente resplandor
que iba a salvarme..
más una ventisca
de cumbre monstruosa
taló de raíz el rosal de mi cielo..
Un dedal de suspiros
empuja la aguja del reproche,
en invisible trazo
hilvana sus letras de amor..
Yo sé que hubo oro tras aquella colina
que en la hechura de un dulcísimo instante
transparentó la belleza a mi alma..
Al otro lado de la lluvia
empapado en olvido
quedó el ángel del beso..
Era la última rosa del verano,
era el vaho soñador,
el postre de las hadas
que en idílico festín me hizo poesía.

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ
D@R








Apasionadamente





APASIONADAMENTE

"Eres el resplandor continuo
que en madrugadas cielo..
arde en mis letras apasionadamente..
Y es que tengo a pulso flor
los pétalos suaves del más enamorado anochecer.."

Mis tristezas son como hojas
que nadie quiere escribir,
se me caen de las manos
a voz silencio..
Sé que después de la última luna
no habrá más letras,
y que el alba no tendrá piedad..
Más tu recuerdo perdura en mi vivo
como el aroma de aquellas lilas
que prendiste junto al corazón..
Tengo triste la piel
de otoños mustia..
Los ojos noche,
la boca muerta..
Pero no el alma
que a golpe de amor
reverdece como las ramas del tiempo..
En soledad y a sangre luz
te escribo en mi..
Y a niebla éter me voy leyendo..
Sé que no soy
más que la sombra de tu día,
pero tú eres el resplandor continuo
que en madrugadas cielo
a puro cristal..
arde en mis letras,
apasionadamente..
Y es que mis tristezas son como hojas
que nadie quiere escribir,
pero tengo a pulso flor
los pétalos suaves
del más enamorado anochecer.

Yolanda García Vázquez
Derechos de autor reservados

Podredumbre


En el cuarto de los pensamientos
no entra más aire
que el sueño de las horas..
Es el crepúsculo a pena viva
que anochece mi soledad
en invisible tumba..
No hay río que no lleve lágrimas,
no hay amor en los huesos
que derrita el aguanieve..
Arañas que se descuelgan
desde el ayer al corazón
para tejer una red de silencio..
Palmo a palmo
se estremece la longitud del yo
y tiemblan los eslabones del alma..
Por la escuadra corrediza
entra un redoble de amargura
al compás de mi ritmo cardíaco..
Es el deguello de las sombras
que perturba mi equilibrio
en la celda tras los ojos..
Viene a por mi, y sabe que yo lo sé..
Sangrienta luz
que empapa los minutos
en arruga vertical
y me vomita directamente al infierno..
No tengo otra salida
que permanecer inmóvil
y saborear la podredumbre del día
hasta que el cielo me entre por las venas.

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ
D@R

Velo de novia


Velo de novia en su lápida de amor
sangra reproche
al nenúfar pudoroso..
Un ramito de violetas
en delicada estrofa
por un sueño que muere
deshoja al anochecer un perfume de misterio..
Hay campanulas de oro
jacintos romanos
que no dejan de soñar
bajo las nieves del bosque.
Son las lilas del espíritu
que se conmueven en lloroso desvelo
por un romance nauseabundo
Tengo la soledad tan grande
que las libelulas del río
se suicidan ante mis ojos
El día huele a miedo
y hay un crujir de sombras
al otro lado de la noche
En absurdo imaginario
me florecen dalias,
azucenas y nardos
del polvo de las letras
mientras un lloro de nubes
empapa un velo de novia
en su lápida de amor.

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ
D@R

Agua triste


¿Qué perfume misterioso
seduce el anochecer
de tus labios de bella sangre,
qué apasionada luz
se turba ahora en tu pensamiento
para borrar mi nombre
del muro tras tus ojos..?
Y yo que busqué tu lozanía apacible
en el otoño de mi mañana sin fe
tengo a la sombra todos mi sueños de amor..
¿Qué rojo encantamiento
te arrebata de la flor de mi cintura,
qué remolino de agua triste
te lleva lejos de mi país enamorado..?
¡Oh, sí no más ayer
era tu cumbre de oro,
la Atlántida del corazón
al verso prometido..
Hoy no más que una grieta entre dos almas..
¡Ay de mí sin ti..!
¡Ay de mis vientos sin tu rosa,
que claman a la pared de tu silencio
su dulce melodía robada..!
¿Qué haré cuando el nadir del sol
me precipite al minuto más negro
tendré una excusa para llenarme de eternidad,
o sere un manantial de lágrimas
para el terciopelo de tus noches?

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ
D@R

El arco iris de la vida


Al mínimo parpadeo de amor
oscila su fe el trigal de la campiña..
Hay viento en la pureza de la palabra,
que en su inocente pecado
promulga las leyes del silencio..
¿Qué tendrá el verde
que refulge eternidad
sobre los cristales del agua melancólica..?
¿Qué tendrá el rosa
que es el amor de los siglos
bajo los pétalos de la luna llena..?
¿Qué tendrán el naranja,
el castaño, el amarillo,
que avivan el color de la soledad más grande..
para caer después como lágrimas de hadas
sobre el estanque añil del negro sueño..?
¿Será que el polvo fue vida
y esconde los misterios de lo creado,
o tal vez que la muerte es el principio del todo..?
Tales pensamientos atormentaban
al Dios de los bosques
cuando en su delirio se creía poeta,
pero los versos se le marchitaban bajo la sangre llorosa..
Encrespado en su metáfora de pasión, gemía..
Lo escuchaban inquietos, las ninfas y gnomos
y los duendes más viejos..
Alzaba sus manos en señal de plegaria
y un rayo de locura caía en el río..
Se agitaba el espejo azul de los cielos
en turbio reproche,
ni las amapolas se libraban de su enojo..
Tan grande era su desamparo
que goteaba sopor de la nube más pura..
¡Oh, cuanta noche en su ojos..!
que inflamados lloraban
el despecho del mundo..
Yo misma me estremecía
bajo el trueno de sus dolores..
Era el tributo a pagar bajo la capa del sol
para que los ángeles del tiempo
dibujaran sobre la tierra el arco iris de la vida.

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ
D@R

La habitación de las lágrimas


En la casa del miedo
fallece la luz
al contrapeso del alma..
Hay un dolor de ladrillos negros
que presagia la muerte
El tenía el beso de los tiempos,
la desconchada luna
que al precipitarse una letra
me hizo añicos a sombra flor..
Silenciosa sangre que de un rezo
empapa los espejos del ayer
de ilusiones perdidas..
Una palabra suya
y me despeño al sueño más largo..
Y es que la soledad
cuando se abre de venas
me escribe su voz despiadadamente..
Tengo los ojos sucios
de tanta noche,
de tanto merodear incauta
por los aledaños de la tristeza..
Volveré a los atajos
del amor imposible
vadeando de la cruda navaja su filo
para no morir de realidad..
Es la casa del miedo,
allí donde las nieblas hacen pared
Y no queda ni un hueco
para que penetre la vida..
Luz que fallece olvidada
sobre el velo del polvo,
mientras en la habitación de las lágrimas
ya se respira suicidio.

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ
D@R

domingo, 11 de junio de 2017

Claros de luna

CLAROS DE LUNA

"Y es que todo en él me sabe a sueño.."

Un haz de cristalina luz
ha venido a posarse entre los surcos de mis congojas,
tiene la anchura de los cielos abiertos,
el fascinante don del artista apasionado..
Me hechiza sin querer en su aura magnética
de suaves resplandores nocturnos..
Todo en él me sabe a sueño,
a música estelar de misteriosas arpas..
A su encantamiento sucumben
las perlas rosadas del corazón
en capullos de sangre dulcísima..
Me aletea cual mariposa de vino
embriagando los pétalos de la noche
en su punto nieve de amor..
No puedo negar su embrujo
por muy llorosa que esté la hierba
de cristales rociados al desaliento..
Vuelo a sus claros de luna
desde mi lágrimal tristisimo
para rozar la gloria de un instante poético..
Éxtasis de penetrante verso
que transmuta en nueva flor
mi soledad atormentada
Y me encripta bajo su parteluz de estrellas
al sacrosanto anhelo..
y muero de pura vida
al primer vaho de su perfume soñador..
¡Oh, tiene la efigie de los celtas antiguos
y el anverso tan primaveral
que me hago musa para sus ojos.. !

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ

D@R

Telarañas


"Tic, tac..tic, tac..
esta pena que no para.."

Tengo la soledad humedecida
del arte huracanado,
ciego el sueño
andrajosa la penumbra..
No hay desagüe
para esta cascada de putrefactos días,
que vienen a mi
en nauseabunda procesión..
La ciudad tras los visillos
se presenta lastimosa,
me quiere romper el alma
para parir otro extravagante verso..
Supongo que lloverá
de dentro afuera,
como es costumbre en mi,
bajo las telarañas
que ya me tejen el sudario..
No hay reloj que frene
esta tristeza que avanza
por las agujas del minutero..
Tic, tac, esta pena que no para..
y caen las últimas lágrimas de la tarde
cual manto de viuda
sobre mis despojos..
Siento fenecer un paraíso
de cantos de luz
al resuello crepuscular
y muero otra vez
contra la noche silenciada..
De aquí a mi tumba
se abonarán los jardínes de la palabra
entre apestosos vientos
de afrodisiacas liras
más nunca veré de sus ojos
el destello que soñé
para apaciguar mi dolor enamorado.

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ
D@R

Verso de cristal


Las rosas lloran en verano
cuando los sueños de invierno
se desvanecen bajo la ardiente capa del sol
Son sus lágrimas de sangre
como los santos relicarios
que al atardecer las perfuman de melancolía
para hacer bellas todas las cosas.
Más sus espíritus se atormentan
al reproche de los cielos
que enaltecen sus nubarrones
de lluviosas golondrinas..
Tienen la fragancia pura del paraíso
entre sus tiernos pétalos,
y son el símbolo sacro
de la belleza inmaculada..
Milagro que sonroja
al mismo viento que se rinde a su pureza..
para colmar de suspiros
las alas de los ruiseñores..
Son las reinas del jardín
las herederas de la luna,
que exhalan la poesía viva
a las alfombras del rocío transparente
Glorifican al amor apasionado,
a los poetas románticos
Más no conocen la alegría
pues su cáliz es una verso de cristal impenetrable
Coronadas de promesas
las enaltece el dios de la primavera
Para después dejar al aire
su delicada virtud..
Será por eso que todas las rosas
al llegar el dulce estío
mueren de soledad
como las palabras que de tus labios
al "te amo" pronunciado
me escupieron el adiós.

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ
D@R

lunes, 5 de junio de 2017

Todo es poesía


"La pequeña muerte del verso
ha silenciado a las musas en su serena virtud.."

Letras encadenadas
al sangriento rosal del amor
van pariendo el corpúsculo de la vida..
Es algo más que despecho
lo que lloran los minerales de la luna
al epílogo de la noche..
Sustancia lagrimosa que se convierte en poema
al exfoliarse el dolor de los sueños químicos..
saborea desde lo más hondo
la orgásmica estrofa..
Metamorfosis que tiene del oro
los resplandores más viejos..
sabe que para el espíritu todo es poesía..
A un átomo de la gran soledad
fluyen en paralelo las arterias de la palabra,
sangre que me queda aún  por escribir..
Es el prefacio de un libro muy antiguo
que de las hechuras del tiempo
tiene borrosa hasta la tristeza..
Yo quería desentrañar el punto final
de aquel comienzo,
precipitarme a la nomenclatura del perdón,
pero las extrañas flores de su alma
me perfumaron el verbo por las hojas,
y ya no hubo rocío para mí..
¡Oh, que ya los serenos manantiales
no albergan su líquida virtud,
y en los lloros del verso estructurado
se silencia de muerte la inspiración.

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ
D@R

El principio del fin


"Se olvidaron de cifrar lo invisible
al código del yo"

Tengo la ordinaria incoherencia
de la ciencia natural
que en su matemática pura
agasaja de primaveras a la muerte..
División que no deja de sumar
la raíz cuadrada de un sueño
a los números vampiros del alma,
pues entre el caos y la quietud
pudo hallarse antaño la flor helénica..
Algoritmo de un anhelo tan perplejo
como centésimal,
que sabe perfumar la aritmética de las cosas..
Ensangrentada ecuación
que transmuta a la física
en largos corredores de espejos
donde se integra lo fantástico
al revés de todo lo creado..
Es el cálculo de una resta muy antigua
que multiplica el amor por eternidad,
diagonalmente opuesto
al inconmensurable espacio de puntos finales..
Dígitos al descuento
de una algebra monstruosa
nos revelan el fraude de la razón,
pues la base de la trascendencia
es comprender que el cero forma parte del todo..
Fracciones unitarias
que enloquecen de pesadumbre
en su sistema decimal
pues al recuento de los misterios
se olvidaron de cifrar lo invisible al código del yo..
No es matemática pura
es el principio del fin.

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ
D@R

martes, 30 de mayo de 2017

Poesía en vena


"Poesía en vena me sostiene
en un conjuro soñador.."

Al verso afrodisíaco que permuta
los sueños en imágenes,
a la rima lujuriosa
que se mide en las entrañas..
Traigo palabras de sobra
para abrir tus pétalos,
y congujarte a mi pulso más poético..
Porque están las flores del alma
de tu rocío penetradas
exhalando el embrujo de tus ojos
al viento que te llevó...
Noches de magnolias
entre velos de luna
se atreven a suspirar tu nombre
en los jardínes misteriosos del deseo..
Porque a puro palpito
y destapada de espíritu,
sólo me florece para tu pecho
el rojo más enamorado..
Yo sé que a primavera viva
y silenciosamente
me has escrito en soledad
las estrofas piel adentro..
En los oasis de la inspiración
que apenas la lluvia transparenta
se musicaliza la ternura
esa que al revuelo de las hadas
zimbrea a tu espejismo apasionado..
Poesía en vena me sostiene
en un conjuro soñador..
Y es que tengo el rosa de tus labios
en la sangre y en el verso.

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ
D@R

Paraíso


"¡Oh, que lo saben los bosques,
los campos y las plantas..!
Que el aire huele a Dios.."

A un claro del bosque más profundo
no queda espacio para soñar..
deja que el verdor de los nuevos días
relumbre la ciencia de todo lo creado
para yacer en completa beatitud
con los hijos nuevos de las plantas
que fecundan los tiernos capullos
de la historia nunca escrita..
Sol y muerte en oblicuo descenso
sobre los hombres y las piedras
eternizan lo irreal del ser,
en su paraíso vivamente imaginado..
Hojas que expiran a las almas
el último poema del cielo
a tan sólo un río del infinito,
para llorar su pura clorofila
sobre el ayer más putrefacto..
Pero son los estambres de la flor más delicada
los que exudan la gran estafa de la vida,
para recordarnos que el mundo es sólo polvo
en continua suspensión..
Busca entre las sombras del ciprés
sobre la ciénaga silenciosa,
allá donde los esqueletos maduran
el fruto miserable de los años,
busca allí la savia verdadera..
Pues el paraíso sabe a lágrimas,
a infernales soledades..
antes de pisar la tierra prometida..
¡Oh, que lo saben los bosques,
los campos y las plantas..!
Que el aire huele a Dios..
y en cada átomo nos viene revelando
lo que bien saben los muertos,
que la muerte ya no existe.

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ
D@R

Rocío...


"Yo sólo quería escribir el poema más bello del mundo..
deletrear el renacer de las almas
a la preciosidad de lo inmutable.."

Rocío, rocío que a la trasnochada flor
corteja de ensueños
no tiene para mí ni un claro de luna..
Ausencias me lagrimean
su noche en el punto
más álgido de la tristeza..
Yo sólo quería escribir el poema más bello del mundo..
invocar al espíritu primaveral
para reverdecer las mustias letras del verso,
pero se me ha puesto la pena tan acuosa
que su dulcísima lira
se ha emborronado de soledades..
No veré más la estela de sus ojos
en su purpurina de amor,
se secarán los brotes del salmo enamorado,
fallecidas las lunas del último octubre..
En las corcheas de una partitura antigua
cabrá todo el dolor de los silencios,
aquellos que exhalaron su promesa
a los oasis del espíritu..
Rocío,  rocío..
Se cuajarán de espesas nieblas
los largos días del almanaque
con la tinta roja en su luz crepuscular..
Estaré sola al revés del viento
y tan ausente de mi,
que el rocío me sabrá a lágrimas..
Yo sólo quería escribir el poema más bello del mundo..
deletrear el renacer de las almas
a la preciosidad de lo inmutable..
Rocío,  rocío.. ¿porqué me sabes tan triste..?

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ
D@R

Libélulas en vuelo imaginario


"Como las libélulas del verso apasionado
voy a cerrar los ojos para llegar a ti..

Un instante tan fantástico que el aire me olerá a poesía
y trazará en lo invisible
las auroras majestuosas del espíritu..
En fragantes noches de cielos turquesa
acudiré a tu encuentro,
con tal premura que sentirás deshojarse el alma..
Es algo más que amor lo que me atrae a tu ribera,
son las aguas dulces que traspasan los ecos del silencio
para componer la más encantada partitura..
¿No escuchas el murmullo de la sangre
implorando los misterios de tu luna llena..?
En un vuelo imaginario de órbitas florales
que saben conjugar la primavera voy a llegar a ti..
Quiero huir a través de los bosques frondosos
que cubiertos de alfombras esmeraldas
llegan hasta la cuenca del río partido..
donde veré fundirse el rojo lienzo crepuscular
sobre el anhelado oasis de tus brazos..
Tan pobre soy que el viento se compadece
y me silba la melodiosa estrofa de la flor prohibida
La misma que a tus labios implora el verbo absoluto
para florecer de mis tristezas el jardín más secreto..
Te amaré al declinar los pétalos de la purísima amapola,
entre vahos del aurífero rocío..
seré tuya al despojarse el alba de su rosáceo tul
en los cauces del precioso anochecer..
Dime que me amas en la suspirada estela
del nocturno primaveral que se posa enamorado
sobre las alas de las libélulas del verso..
Aquí están mis manos vacías,
el cántaro de los sueños cincelado
con el azul de las lágrimas más puras..
Voy a cerrar los ojos para llegar a ti..

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ
D@R

Poesía divina


Sobre el disco celeste de Nebra
la galaxia está tan viva
como la mano que la sostiene..
El fulgor de los astros despunta la noche
sobre el origen de las cosas,
me incorporo del revés
y acude precursora la sangre del universo..
Es la astronomía del alma
que desde su eje lúdico
penetra de luz los instantes vacíos..
Se van pariendo las estrellas
en contraste con la infecunda lucidez,
y nacen al desvirgarse el alba
los paraísos secretos..
Es el principio estelar
que nos consuela de la cordura
y nos acoge en su lecho cósmico..
Un dosel de contelaciones se revela
contra las leyes de la materia,
y así, locos enamorados,
de las engañosas realidades huyendo,
soñamos soñar..
Es la hegemonía del tiempo y su poder
que desde el infinito
deshace en misteriosas ecuaciones
las reglas de la razón..
Perielio de Mercurio
que me ciega de infrarrojos
más allá de la soledad..
No me resisto a su convocatoria..
presiento que al menor choque de partículas
voy a vislumbrar la aurora del mundo..
No tengo pudor y me atrevo,
pues de lo invisible se preñan
las claras lunas del sueño,
Esas que anhelan a los asteroides
que desde la creación
nos traen llorando la poesía divina.

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ
D@R

miércoles, 24 de mayo de 2017

Oasis


"Oasis que inunda los sentidos
en mi punto vernal..
poesía que no muerde ni sangra
no será nunca poesía.."

Verso a vena para romper el crepúsculo soñador
y deshojar de liras fúnebres
el renacimiento de la aurora..
Porque están los cielos plagados
de verdades eternas y agujeros de luz,
hoy me muero en la noche del mundo
y me vuelvo de aire
para viajar al oasis del yo..
Quiero entre  espumosas lágrimas
y rumores perfumados
perpetuar el instante nada
para purgarme de artificiales versos
y zumbantes abejas..
No más fraudes al ritmo del corazón
que mutilan la viva esdrújula
para dar muerte a la primavera
en paraísos de vanidad..
Voy a romper esa regla
que no deja excepcionar el alma
para ser sangre que aflora
manchando de rojas palabras
de las musas su insolencia
Dejame que beba de la noche
el rocío sanador
para llenar mi cuenca solitaria
de destellos apasionados..
Verso a vena..
Oasis que nubla los sentidos
en mi punto vernal..
-poesía que no muerde ni sangra-
no será nunca poesía..

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ

D@R

martes, 23 de mayo de 2017

Sinfonía en rosa mayor


Un lloro de corcheas ascendía lánguidamente
de los jardínes misteriosos a la luna..
era el secreto de una partitura de amor
que afinaba las notas del alma..
Caían como cristales de nieve
las lágrimas de la música,
componiendo una sinfonía en rosa mayor..
Sentí que la madrugada entera
era algo más que un desgarro del tiempo,
y me aventuré tras los jirones de niebla
para abrir su velo espectral..
Me penetró de golpe la longitud de su onda,
desde el pecho al átomo más triste..
Y fueron envolviéndome en ráfagas exquisitas
las semifusas del sueño..
Era el contrapunto a la gran soledad
escrito en clave de sol..
lloré el alegro majestuoso en su fa sostenido,
y me daba igual que nunca fuera a amanecer..
Yo sólo quería noche, mucha noche
para cuajarme de sonidos y delicias
la sangre atormentada,
y poder comprender de una vez el olvido de los muertos,
el enigma de sus melancólicas flores..
Y así en agotadora orgía musical
descendí del paraíso al infierno del yo..
¡Cuanta pena para descodificar la primavera
de sus eternos esplendores
y consagrarse a su dura ley..!
Acabé rendida de tanto gozo,
de tanta desesperación..
Cuando llegué al intermezzo del alba
ya tenía los labios rosas en sinfonía mayor..
Morí al mismo tiempo que desperté,
y comprendí que la vida
es tan sólo un eco entre dos silencios
que choca sus breves compases
en una partitura demasiado larga..

Yolanda García Vázquez
Derechos de autor reservados

martes, 25 de abril de 2017

La rosa púrpura


"Rosa púrpura que palpitó en sus venas
la dicha efímera,
se mustiará en su perfume..
Te digo adiós sin lágrimas,
con la noche en los pétalos
del rocío más desamparado.."

En el último bostezo del invierno,
cuando muerdan las voces
el corazón de la nada,
me verás morir como lánguida flor
sobre el cristal de tu sueño..
Arrastrará la lluvia mi recuerdo
de tus jardines silentes,
caerá mi última lira en el pantano del olvido,
pero seré sangre del amor puro
que manche de rosa tus silencios..
Se cuajará tu viento celeste
de sombras y metáforas
borrado ya mi nombre de tus ojos..
pero yo sé que verás mi reflejo
sobre las aguas quietas del espíritu,
a los haces de la luz enamorada..
Te digo adiós sin lágrimas,
con la noche en los pétalos
del rocío desamparado..
Rosa púrpura que palpitó en sus venas
la dicha efímera,
se mustiará en su perfume..
Será triste la muerte del verso,
más volveré en forma de ardiente poema
a suspirar los halos de tu memoria..

Yolanda García Vázquez

D@R

Amor profundo


"Y los pétalos llorosos
que al agua destilan el sueño dulce
saben la profundidad de mi amor.."

Estaba sola en el mundo
un reguero de inmensa tristeza
mustiaba las flores de la sangre..
Era el otoño..¡No..! Era algo más..
Vientos de negras notas
bramaban a las lagunas su desamparo,
mientras en los cauces de la noche más fría,
tomaba forma el eterno adiós..
Muerte que al aire estremecido
echaba todas mis lágrimas
para que no hallara luz en ningún instante..
Rojas las venas de la madrugada
me mancharon la verdad ante los ojos,
estaba sola en el mundo, y ante mi y los días,
no quedaba más que el polvo de los muertos..
Soledad que se hizo carne en un temblor,
miedo a miedo, morí mil años antes de nacer..
¡Oh, si, lo recuerdo bien..!
porque fue entonces..
cuando un destello de interminable haz
vino a salvarme del naufragio,
y antes que cayera mi sombra
en los pantanos de las perennes ausencias,
ya estaba el amor regresándome a la vida..
Fueron tus lunas de egregia estirpe,
que a mis labios de invierno echaron la roja flor..
fue la palabra del brote primaveral
del poético rocío enamorado,
que en su ciclo más fragante
conjugó a mi pena la hermosura..
Y en ti desperté,  y en ti renací..
Y antes que me diera cuenta
ya estaba escribiéndote las letras perfumadas
en las auroras silentes de las aves
que penetran los versos del amor profundo..

Yolanda García Vázquez
D@R

lunes, 24 de abril de 2017

El alfabeto de la pasión

"Yo que desconocía el alfabeto de la pasión..
el lúdico abecedario.."

Esa extraña morfología
que perturba los ecos adyacentes
de la belleza pronunciada,
tiene en el dolor su más genial artista..
No son adverbios
lo que mi melancolía transpira,
sino la congoja de saberme poeta
y no poderte amar..
Es el sueño concurrido
de mil noches deshabitadas
que buscan en la prosa
la sintaxis de la luna más dulce..
Gramática que se flexiona
a los caprichos del espíritu
para romper todas las reglas
y sanar del corazón sus soledades..
Letras que son como días,
sílabas que duran años,
y por no morir de silencio,
palabras que van a la eternidad..
Yo que desconocía el alfabeto de la pasión,
la esdrujula del tormento,
que conjugada en su tristísima raíz,
sabe más de lágrimas que de lenguaje..
Yo que ignoraba el lúdico abecedario,
sé ahora del gerundio que tienta los verbos de la razón
para copular con las palabras malditas..
aquellas que conocen del poeta
sus metáforas más oscuras,
para parir en los sucios renglones del alba
los versos más puros y divinos.

Yolanda García Vázquez
D@R

martes, 21 de marzo de 2017

Azucenas


"El era el invierno
más yo no lo sabía.."

Un cortejo de azucenas
que a mi talle
fue relumbre primaveral,
exhalan hoy olor a muerte..
El se fue..
Me dejó la tristeza en el verso,
el agua dormida
en su gélido cauce..
A su frialdad que es más que noche
sucumbirá otro rocío,
más no la albura enamorada
de los virginales sueños..
No rimaré la flor de mi sangre
a su lírico desdén,
al fraude de su metáfora,
pues otro viento me salvará del polvo..
Se desgajan las letras
de un escapulario bendito
porque hilvané a mis soledades
su penumbra de amor..
El era el aguanieve
a las azucenas del espíritu..
me dejó la luna llorosa,
mustio el cáliz del beso prometido..
Quiero olvidar de sus ojos
la dulce fluorescencia,
el engañoso donaire..
El era el invierno,
más yo no lo sabía..
tanto frío dejó en mi,
que tengo transparentes las azucenas.

Yolanda García Vázquez
D@R

Los lirios


"Y es que le amo en su orgía floral,
a la pureza de los lirios
que copulan con lo imperfecto
para parir las preciosidades del alma.."

En los cauces silentes del viento,
donde la cuerdas de las arpas
deslizan su placidez nocturna
se hizo más profundo el amor..
Solfeo que de sus ojos
en suave conjuro primaveral
sigue derramando la misma música
a los lirios de mi tristeza..
Es la consagracion del verso
en cien noches carmesí..
que a mi savia enamorada
refulgen sus capullos de luz viva..
Y es que no resisto esa corriente
de su ímpetu poético
que en mi cintura desfloró
el sueño virgen de las luciérnagas..
Tengo su rocío en cada punto final,
en las raíces del verbo apasionado,
Y en cada letra que su luna menguante
dejó morir en el otoño..
A décimas del gran crepúsculo
no deja su esplendor
de mortificar las leyes de lo imposible..
Y es que le amo en su orgía floral
a la pureza de los lirios
que copulan con lo imperfecto
para parir las preciosidades del alma..
Sangre que de mi a él
renueva amorosamente
la última promesa de la vida
al primer palpito de eternidad.

Yolanda García Vázquez
D@R

sábado, 4 de febrero de 2017

El adiós


Cuando yo me desvanezca
de esta triste morada que ocupo,
se tornarán de espuma
los caminos secretos del amor..
La sangre del sueño se hará aire
y de la memoria feliz no quedará ni una brizna..
Estaré sola en el cabo del tiempo
con el hedor del olvido en cada rosa,
dibujando para nadie la belleza..
Tras de mi arderá la ciudad fantasma
revolcando su inmundicia
en este inmenso desagüe..
Con la pena por sudario
enfilaré la senda inmaculada de la lluvia,
y en la tibieza de una lágrima, os diré adiós..
Me veréis partir goteando el silencio a cada paso,
por los campos desnudos del trigo..
y en el rojo beso del crepúsculo
consagraré mi más bella lira..
Os dejaré la aurora para perfumar
vuestra soledad con gozos etéreos,
maduro el fruto del alma,
colmaré  las viñas de la pobreza..
Seré la orilla despejada al otro lado del sol..
Me enfrentaré  a mi último oleaje
con la bravura de los pájaros,
amarrando a las columnas
de mi espíritu, el coraje de los parias..
No dudaré ni un instante al emprender el vuelo,
seré historia de nubes y poetas..
ungida a la primera mañana
para escribir en el azul del mundo :
¡Cuantas muertes caben en una sola vida..!

Yolanda García Vázquez
D@R

martes, 24 de enero de 2017

Las dulces nieblas


"Y en ti las dulces nieblas
sabrán de mis suspiros
cuando las perlas del amor
no sean a tu sangre más que polvo.."

Desamparo que a mi espejo
de lágrimas perpetua
sucumbe al peso de los días,
con dolorosa nocturnidad..
Yo sé bien de abandonos,
del ángelus desapacible
que plagia sus infinitas congojas
al viento anochecido..
Tengo la brújula tan desorientada
que al mínimo vaivén
tiemblo y me desvanezco,
nubosidad invariable
me llueve en la piel su adagio tristísimo
A mil años luz..
he visto mi alma purificarse
en el fino cristal de los versos perdidos
en las dulcísimas lagunas..
ensoñación que me clarea ante ti..
mil rosas atrás..
Y después de escribir la belleza
sólo queda el perfume
de las quietas melancolías deshojadas,
rocío que a mis labios condensa tu espíritu..
Pero no dejo de suspirarte
en el lecho de las dulces nieblas,
como claro de luna me poso ante ti
para llenarte de amores los silencios tan profundos.

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ

D@R

Los narcisos fragantes


La noche cimbrea sus arpas
de cristalinas notas..
están los claros propicios
para la luz amorosa..
en la cúspide lunar te espero,
ven a mi espíritu sigilosamente,
tan despacio que el amor
nos suene a música..
y es que tengo los labios perfumados,
y la piel muy soñadora..
Todo en el aire me huele a ti..
Bésame de la nostalgia
su flor más secreta,
besa los narcisos fragantes
de los espejos acuosos,
toma la fruta más tierna
del cerezo encarnado,
para embriagar de delicias
los jardínes otoñales del alma..
Abrázame sin premura,
con dulce misterio,
tan delicadamente
que el paraíso nos parezca real..
Están temblado las perlas del sueño
en su nácar olvidado,
quiero deshojar la perenne tristeza
con un soplo de tu viento..
Hace ya demasiadas lágrimas
que no pruebo de tus ojos
el esplendor enamorado..

Yolanda García Vázquez

D@R

sábado, 7 de enero de 2017

Verdad en flor


Eres de la luz
la inmaculada ternura..
y también el verso
que penetra soledades..
Desde tu lejanía
fecundas las flores del alma
y brotan suspiros al sueño
de mi rocío melancólico..
Te amo en las hojas secas,
en la mansedumbre de los gorriones
cuando caen a su azul espejismo..
Mira mis lágrimas
como destellan en el trazo nocturno,
te invoco en mi habitual desaliento,
llorando letras con sabor a vida..
Y es que resplandeces
en mis noches eternas
caladas de lluvias e insomnios..
Porque traes el agua sosegada
a los cauces de mi pesadumbre,
me hueles a verdad en flor..
El viento de los años te ha hecho puro..
Es que te amo en mi tristeza
aunque goteen mis labios desapacibles
la suave melodía de tu silencio.

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ

D@R

Lira apacible


Te amo en tus silencios,
en las claras lunas de diciembre
que soñolientas,
huelen a eternidad..
Te amo escrupulosa,
en los lirios rotos del ayer
que en su melancolía
sueñan paraísos de amor..
Te amo en una lágrima de luz
en un minuto de gloria,
que a la inmensidad del olvido
a mi sangre te florecen..
Te amo perfumada
a las hadas de la lluvia
que mojan tus dedos
de liras apacibles..
Oh, peregrino de nieblas
y orquídeas salvajes..!
Ven a mi penetrante soledad
cuando caiga el último velo,
a deshacer los otoños del alma
con tu imperturbable primavera..

Yolanda García Vázquez

D@R

Murmullos


"Tras los murmullos de las aves
que besan la lluvia
regresará el silencio más largo.."

Azules surcos del verso
dejan entrever la noche..
sigiloso me tanteas,
como no queriendo revelarte..
Pero, yo se que tú me sueñas,
cuando en el roce del polvo nocturno
sientes parir la soledad..
¡Oh, hacedor de espejismos..!
tienes el perfume de las musas,
pero gimes apesadumbrado
porque no te atreves a inhalarme..
Ábrete de una vez
al manjar de los sueños,
y goteame las perlas de tu amor
al hambre del espíritu..
No anudes las cosas del alma
a la monotonía ,
esa que rancia el paladar de tu cielo..
Desnúdate de la cordura
y arranca los tules de mi tormento,
para gozar en un instante
el sabor de la eternidad.

Yolanda García Vázquez

D@R

Por una gota de tu cielo


"Te extraño en las venas de la madrugada
que manchan de rosa mi soledad.."

Zurcida la podredumbre
al reverso del invierno
no me queda más que soñar tu luz..
¡Ay, amor de musas encantadas..!
tengo el dolor al talle ceñido,
descosida la noche
en mil hebras de sangre..
¿Adónde abriré mis ojos
para colmar mi sed con una gota de tu cielo?
Si hay golondrinas llorosas
planeando los olivares desnudos..
Vendaval que no cesa
y no me deja al aire una hoja viva..
Es la siega de los días yertos
que desbroza cualquier tallo enamorado..
Ya no hay brotes de agua
a los silencios del anochecer,
inasequible luna de enero,
que no se deja penetrar..
En la oración del bosque
a sus ninfas áureas,
se mustia el racimo
que doró los transparentes sueños..
No tengo más lágrimas
para saciar tus flores,
que se abren de puro éxtasis
al primer verso que llueve..
Te extraño en las venas de la madrugada
que manchan de rosa mi soledad,
mientras se desprende al albo nocturno
la suave melodía de tu perfume..

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ

D@R

Prímulas


A tu exquisitez lunar
se rindieron mis ojos,
destello inmaculado
que corteja soledades..
Hay un sosiego entre la maleza,
son las prímulas del verso
que exhalan de la noche,
su rocío enamorado..
Voy a susurrarte el amor
tan sutilmente,
que nadie sabrá
que ya me fluyes por las venas,
florecido en rosa sueño..

Todo tú eres yo..
y voy inhalandote
cual prímula encendida de tus néctares,
para morir gozosa en tu misterio..
Agua perlada de anhelos
que de ti a mi sangre
será más que la vida..
porque te amo al roce de la flor
que impúdica revela al viento
su éxtasis perfumado..
Ven a mis labios
que deshojan tu nombre melancólicos,
y posa sobre mis prímulas
todo tu resplandor..
Diagrama amoroso que absorberá la aurora
para llevarnos con ella,
hacia su violácea plenitud.

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ

D@R