sábado, 3 de diciembre de 2016

Nebulosamente


Inevitablemente, le amas..

Deshojada en los claros ríos de la luna
te bebes a sorbos su misterio..
ese vino que moja tu aurora boreal,
pintándote la sangre..
Echas raíz en su noche húmeda,
para dar flor a su silencio..
sonrosada de él, le sueñas..
sí, con tortuosa languidez..
Nebulosamente tuyo..
le besas las hojas verdes del calendario,
mientras caen las lágrimas de otoño..
Mercurio de sus manos
te cristaliza la lluvia,
te va dibujando, pero...
nunca sabrá de tu amor, ni tus desvelos..
Te llorarán perlas enamoradas
destellando cielos imposibles..
Ajeno a tu intensidad
evadirá el ansia que te agota,
extraviada en su invierno, temblarás,
y no dirá ni una palabra, no..
Perfumado de ausencias,
de su lírica desnudo,
te manchará los ojos de aguanieve..
Pero...ni él mismo lo sabrá..
Le escribirás en los labios
el deseo que te consume
humo rojizo que se prende a tu cintura
será en tus dedos, plenitud..
Letra a letra lo harás :  nebulosamente tuyo..
y es que las musas cuando aman,
aman entre sueños..y vahos melancólicos
como el rocío que exhalan las hadas en Octubre.

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ

Derechos de autor reservados

(Imagen de Kristian Schuller)