miércoles, 14 de diciembre de 2016

Ángelus

Un lloro de estrellas
me salpica a los ojos,
más la noche está apagada,
como el sueño que la sostiene..
El fue a mi soledad claro de luna,
áurea estrofa
que en su divino ensalmo
tocó la luz en el vacío..

¡Ay, de su rima dulce entre mis labios..!

no deshojará más la pena
que mustia el abandono,
inasequible a su esplendor
no tendré flores para pasar el invierno..

Yo se que moriré en la cuesta del olvido,
pues todas las aves me hablarán de él,
de su ángelus perfumado
en los clarines del mediodía..

Tendré las lágrimas a punto
cuando fallezca el sol..
para ungir mi desamparo
con la tinta de una rosa..

Me iré a buscar una tumba
para el amor imaginario,
y entre violetas escarchadas
veré morir la lluvia lentamente.

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ

D@R