jueves, 29 de diciembre de 2016

Suéñame


Arde la poesía
en un nudo evanescente..
que de mis pechos a tu cintura
vibra las cuerdas de un violín encantado..
Suéñame en el polvo de una estrella,
al amor que exhalan mis labios
de aquí a los cristales de tu luna..
Tómame en la secuencia de lo imposible,
entre versos claros
y perfume de magnolias,
desciende a mi para borrar la noche..
Hay lágrimas dulces en cada rosa
y mucha lluvia en los ojos,
agítame las aguas del sueño
para consumar la redención..
Ven, y hazme tuya,
penetrando soledades..
que en la cuenca del silencio
fluyo hacia ti,  sonrosada..
Refulgen las ninfas del ocaso
su talle ceñido de inocencia,
me derraman entre rojos suspiros
toda la sangre del sol..
Quiero tenerte muy despacio
bajo las ramas llorosas de los sauces,
antes que la mañana
sentencie esta locura..
Lléname los huecos del dolor
con gotas de tu paraíso,
para revivir en tu regazo
la primavera del mundo..
Ven, y tómame
al verdor de las liras puras,
para descorrer la niebla que me agota,
pero no me digas jamás que todo fue un sueño..

Yolanda García Vázquez

D@R

Quintaesencia


Una ráfaga misteriosa
agitará los tules anhelados,
cuando en la noche silente
me dibujes el amor..
Palpitante me acoplaré  a tu simetría..
y me haré luna sólo para tus ojos..
rocío que suspirado
será aliento de azucenas..
perfume de los bosques..
Manantial de espuma
que a tus raíces,
verá clarear las sombras del ayer..
Tomaré del beso tu quintaesencia,
y en el crepúsculo enamorado
ungiré mis labios de rosa luz..
Seré tuya en los naranjos del olvido..
para escribir la ternura de las hadas
sobre tu pecho silencioso..
Al declinar de los lirios inmaculados
conjugaré tu gozo a mi vertiente,
ya sin pudor, no quedará ni una lágrima..
volveré a la vida en ti..
A las golondrinas del sueño
revelaré mi gran verdad,
la verdad de morir al milagro de tu sangre,
y entre tus manos renacer..

Yolanda García Vázquez
D@R

Las hadas del paraninfo


"Si alguna vez llega a ti
un nocturno embriagador
son las hadas del paraninfo
embelleciendo con sus notas mi deseo incandescente.."

En los bosques limítrofes al sueño
duerme una primavera eterna,
tiene de las musas, el murmullo..
de los astros, su esplendor..
Nunca anochece sobre sus aguas,
su perfume penetra soledades
refresca los espíritus..
colmando de rocío la tristeza más profunda.

Allí me encontrarás, tallando el universo
a mi manera, pulcritud que a se aferra
a un paraninfo de ensueños,
territorio donde me perteneces..

Hay un sinfín de luciérnagas insomnes
trazando esferas para el viento,
claridad que se mancha de amor
al leve contacto con tu alma..
No habrá pena allí donde te respire,
porque tienes en tus ojos
la fina transparencia del verso,
de los nenúfares sus lágrimas más puras..
Hay palabras que no pueden deshojarse,
silencios que avivan la sangre,
y enamoran las hojas marchitadas por el tiempo.
Tengo un pacto con lo invisible,
no revelar el misterio de la lluvia
y a cambio reverdecer con tus auroras
las flores muertas de Neptuno.

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ
D@R

miércoles, 14 de diciembre de 2016

La eternidad del hombre - sueño


En la eternidad del hombre sueño
he desmadejado los instantes,
neblinas de auroras
que bajo los párpados me sueñan a contrarreloj..
Es él, y nadie más..
el causante de mi deshielo..
tengo de sus noches los ejes tintados..
Le amo en la constancia,
en la duda, en el beso..
Viene de sus nubes
y se hace amor entre mis dedos..
Con tembloroso desdén
anota cada lágrima
en su cuaderno imaginario..
Podría zurcir a su ausencia
los lirios más negros del crepúsculo,
y aún así, no dejaría de amanecerme..
Porque tiene en su congoja
las auras más puras del amor,
los diamantes tallados del silencio..
Me incorporo a su transparencia
con la órbita de un hada,
y voy recogiendo aros de luna
para el nidal de sus ensueños
Me tiene viva el agua,
dulcisima la fuente
que solloza sus arpegios..
Espiritosa música
que le mana de la sangre
entre corcheas de roja luz
tiene poder para desnudarme el alma..
Tengo las estrellas justas
para hacerle un cielo,
y sin embargo titubeo
al mínimo viento de sus ojos..
Sé que nunca me veré en sus aguas,
que de su manantial a mi ribera
cien años están durmiendo,
Pero, no dejo de escribir
entre neblinas de auroras
la eternidad del hombre sueño

YOLANDA GARCIA VÁZQUEZ

D@R

Pleitesía

(Con la palidez de una musa)

En el tibio sueño del ángelus
en el polvo de una estrella..
- Pálida musa a destiempo -
que te amo ya lo sabes,
no hace falta mediar palabras..
En cada eslabón del desamparo,
en mis horas más huecas,
en el curso de mi sangre a la tristeza..
allí estás tú, imposibilidad infinita..
hoja perenne del amor imaginario..
Fruto del cielo que se desgaja sobre mi luna..
Sólo tú inundas este inmenso vacío,
que me consume lánguidamente..
Te cuelas por mis rendijas
como el sol de medianoche,
postulando a mi soledad
la maravilla de tus ojos negros..
Me enciendes cada lágrima
con el beso de tu rima más jugosa,
para dejar caer mi tallo
en su más profundo olvido..
Te amo desde lejos,
con la desesperanza de la lluvia,
el sopor del aguanieve..
Te amo porque he perdido muchas veces,
por el tiempo que me queda,
por la melancolía de las aves..
Y es que el amor se fragua en la inmensidad,
allí donde no hay barreras,
ni muros que retengan el vuelo del espíritu..
De mi furor enamorado
sollozarán tal vez las hadas de tu prosa,
mas yo seguiré guardando pleitesía
a los cirios angelados de tu alma..
Te amo sin medida, ni reclamo,
te amo en la indiferencia de la multitud,
en la pesadumbre de mi habitación,
con la palidez de una musa,
a pesar del elocuente silencio
que dejan tus versos en mis labios.

Yolanda García Vázquez

D@R

Aurora lacrimosa

Mírame, estoy temblando..
Han caído las perlas del sueño
a la laguna de lo imposible..
- Aurora lacrimosa -
Tengo polvo en las palabras,
ceniza en los dedos,
ya no sé como escribirte el amor..
Hay ninfas manchando sus alas
con la sangre de un beso,
estoy desnuda ante tus ojos..
Violáceo esplendor entre tu lira y mi estrofa..
Me he vuelto de carne
para que toques mi dolor,
pero te asomas, y después de vas..
Tu no presencia,
la nada desconcertante..
Esa languidez acuosa
que ha echado raíz en mi soledad..
Tengo frío de ti..
Abiertos los labios del alma,
te ruego una rosa, una nada más..
Ven y ata las cuerdas del corazón,
a la gloria de tus manos..
haz que cimbreé una estrella
entre los capullos rojos,
y seré a tu pensamiento
aurora lacrimosa, deshilachada luna..

Yolanda García Vázquez
D@R

Los ojos del amor


Ojos que me miran,
afinados con la punta de una estrella,
son azules como el agua de los sueños,
claros como el río de la luna..
ojos que fascinan,
que atraviesan lo imposible..
que desnudan mi conciencia,
que me arrastran, que me incitan..
son mi alegría y mi tormento..
tienen del vino su sabor más dulce,
de la lluvia, su canto de cristal..
A mi pecho suben como luciérnagas insomnes
y engendran maravillas
del sueño hasta los rojos labios..
Circundan el crepúsculo
con su sangre celta,
y hacen estallar las rosas del espíritu
al oeste del sol..
Me desnudan al aire de sus pestañas,
y me cubren de eternidad
en su inmutable primavera..
Besan como las hadas,
entre velos de silencios,
y etéreas promesas..
tras sus pupilas juega al escondite, la luz..
Ojos que me hechizan,
que me ciegan, que me dan la vida,
fecundan los capullos de mi otoño
con perlas del corazón,
se abren a mis venas
con el delirio del océano..
son turbulentos, serenos,
profundos, misteriosos..
son la noche y el día,
el invierno, y el verano..
La mansedumbre y la borrasca..
Son sus lágrimas puras
como las ninfas del bosque,
inmaculado su iris,
pero impetuoso su anhelo..
Me encienden, me perturban..
Ojos que me miran,
ojos que fascinan, que atormentan,
son los ojos del amor.

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ

D@R

Ángelus

Un lloro de estrellas
me salpica a los ojos,
más la noche está apagada,
como el sueño que la sostiene..
El fue a mi soledad claro de luna,
áurea estrofa
que en su divino ensalmo
tocó la luz en el vacío..

¡Ay, de su rima dulce entre mis labios..!

no deshojará más la pena
que mustia el abandono,
inasequible a su esplendor
no tendré flores para pasar el invierno..

Yo se que moriré en la cuesta del olvido,
pues todas las aves me hablarán de él,
de su ángelus perfumado
en los clarines del mediodía..

Tendré las lágrimas a punto
cuando fallezca el sol..
para ungir mi desamparo
con la tinta de una rosa..

Me iré a buscar una tumba
para el amor imaginario,
y entre violetas escarchadas
veré morir la lluvia lentamente.

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ

D@R

sábado, 3 de diciembre de 2016

Trasluz

TRASLUZ

No habrá más lunas destilando amor
al desvelo de mis ojos..
se consumió la belleza en su aguanieve,
mustia la lira, ya no se abre..
Están cayendo los pétalos del olvido
al estanque soñoliento del alma,
muerto el rosal de su perfume
ni una hora me aguanta una lluvia..
Tengo café en las palabras,
desidia en las manos,
él se fue con su hada de invierno
a escribirse la noche..
Me quedaré al trasluz
goteando su silencio
a las hojas muertas de Septiembre,
no tendré ni un gorrión en mi ventana..
Seré un fantasma tras el cristal,
enmohecidas las paredes del espíritu
tendré polvo en los labios,
tristeza en el cabello..
Yo sé que lloverá cuando su rima
no se asome más a mi sueño,
temblarán las gotas de su azul
al crepúsculo desamparado..
Me quedaré desnuda ante la nada
dialogando con las sombras
que cubren de lágrimas
los pasillos desconchados por el tiempo.

Yolanda García Vázquez

Derechos de autor reservados

Entintada


¡Oh, mi espejismo lunar..!
Imperceptible ave nocturna..
con sutil delicadeza
me rocías los ojos de misterio..
Incertidumbre que levanta
el polvo viejo de las flores..
Entintada en tu amor
tengo los labios purpurinos,
transparente duda
me enhebra ensueños
al lagrimal de octubre..
floridamente te deseo..
No habrá sollozos de aguanieve
para mustiar tu primavera,
sonrosada en tu anhelo..
voy a ti desnuda,
para escribirte en la piel mi alma..
Al descuido de las musas
entintaré todas mis lágrimas
para que al morir la luz
vuelen a ti las perlas de la noche..
Y es que tengo el agua viva,
abiertos los cauces,
entre lloro de dulces abejas
tengo mucho verso en la boca..

Toca mi espíritu con palabras,
tócalo con silencios, pero tócalo..
indudablemente estoy entintada de ti.

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ

Derechos de autor reservados

Perséfone y la primavera


En oleadas de exquisita fragancia..
anhelaba en puro secreto
probar el infinito de sus labios,
prendida en el alma su gozosa luna..

He aquí la canción que las ninfas le susurraban..

"Muy lentamente morir la lluvia
para despejar la aurora de tus pechos
y resurgir como Perséfone
al descuido de las hadas..
- Ven al páramo dormido
para ceñir de rosas mi cintura..-
Han despertado del sueño
las delicias sensuales
y reclaman su gloria vibrando las cuerdas
de tu arpa desafinada..
Encendido el espíritu, espumosa la carne..
Ahí está él, tensando el laúd victorioso..
Una partitura de besos los invita a la danza..
consagran al amor sus cuerpos, y bailan..
¡Ay de tu hierba olorosa
y tu madrigal encantado..!
Ensalmo de plenitud
que purifica tanta locura..
Hay un perfume de magnolias
que aletea los sentidos,
es la primavera en cada poro de la piel..
La vida tumba las tapias melancólicas
y renueva el agua del viejo cauce..
pareciera que el universo les pertenece..
En suaves cadencias prolongan su vuelo
hasta rozar lo absoluto,
efluvios de oro les destellan por dentro
se miran a los ojos..
y refulgen cual astros en un cielo de suspiros..
Un estallido de luz les colma la sangre,
renacen hojas, pétalos y versos..
En la quintaesencia del gozo
se cubren de tiernas lágrimas,
y se deshojan enamorados
sobre la conciencia desnuda.."

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ

Derechos de autor reservados

La retirada

Y a pesar de los labios mojados
por la miel de los sueños,
en continua borrasca se hallan mis cumbres,
pantanosas las aguas del alma, me sollozan su olvido..
Tengo viento en los ojos,
soledad en las ramas,
descosido de mi talle el velo de tu luna,
me bato en retirada y desaparezco..
Todo me huele a mentira,
muerta la casa del amor
en la ciénaga melancólica,
recupero la cordura, vuelvo a mi misma..
Tiemblo cual mariposa ante la llama,
caída en sangre de un salto..
al abandono de las begonias
que en otro tiempo perfumaron mi noche..
Están cayendo las lágrimas
al cristal del silencio,
empañando rosas, minutos,
en un descuido, la eternidad..
Llámame por mi nombre,
llámame dulcemente,
de tu estrofa al infinito,
hasta que se pudran los despojos
de la impúdica primavera..
Seré la luz rosada en el punto
de algún verso, quizá..
para desnudar el deseo pertubador
que fluye de mi piel a tu corriente..

YOLANDA GARCIA VÁZQUEZ

Derechos de autor reservados

Con su aire fantasmal


Capullos de amor se iban cerrando
de un verano más negro que la noche,
engarzada de su pecho la nostalgia,
tomó aliento el ángel de la muerte..
De su tallo desprendida,
le dolían más las hojas verdes que las secas,
enraizada en su propia maleza,
vino el otoño a rescatarla de tan perenne olvido..
Respiró la libertad de las aves,
la penumbra del ciprés desamparado,
y como rosa de octubre
tiñó sus pétalos de luna santa..
No quiso leer el deshielo en sus ojos de café,
ni probar una sola gota de su lluvia,
se bebió de un trago su desprecio,
para contemplar desnuda la mañana..
Con su aire fantasmal se atrevió
a mirarle de frente,
y no temblaron los visillos del alma
al penetrar de golpe la luz de sus rojos labios..
Dio la media vuelta al reloj del ayer
y enfiló la orilla de las vírgenes perdidas,
mojando de vez en cuando
los hilos de su tristeza..
Dicen que se ahogó en su aguanieve
de tanto escribir con lágrimas
los misterios de la soledad,
dicen, y batió sus alas hacia otro sueño..

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ

Derechos de autor reservados

El vino rojo


Tengo la soledad
del ciprés enamorado,
el lloro de las hojas mustias
que me gotean en la boca su último adiós..
Un melancólico río
de penurias desbordante
me está llevando al silencio más largo..
y aún así, como te deseo, ni te lo imaginas..
Te amo a pesar de tu lluvia
y tus misterios,
porque te nacen rosas entre los dedos
cuando me escribes sin delatarte..
Amarte es mi sustento,
mi acto más heroico..
en mi borrasca interminable
eres la aurora de la vida..
Abro mis ramas a las lunas de octubre
para invocar a los cielos
una perla de tu amor..
Me pierdo por el agua fresca
de tus ojos negros,
los mismos que destellan su albura
en la cuenca de tus manos..
Entintada de ti
te rimo a mis estrofas
para que leas mi sangre en cada beso..
Ven y toca mi noche triste,
que tengo el talle encendido
desnuda el alma, y el vino rojo, ven..

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ

Derechos de autor reservados

Rapsodia


Me hueles a noche..
a frescor de magnolias,
delicado perfume
que exhala la lluvia lagrimosamente..
Un lazo invisible nos ata
desde mi otoño a tu hemisferio,
sublevando de raíz la vida cotidiana..
y es que lo inmutable
no responde a ninguna ley..
Yo sé que estás leyendo mi alma,
a escondidas, sigiloso,
entre renglones con sabor a sueño..
te obnubila mi rocío melancólico,
lo pruebas y después te vas..
pero, acércate al manantial de mis esencias,
y bebe de mi todo mi amor..
porque amor es lo único que tengo..
Te reto a deshojarme
a las luciérnagas ambarinas del deseo,
entre puntos suspensivos
de tu elocuente metáfora..
Siénteme a suspiro lento,
respira mi última rapsodia..
porque en cada letra escrita
hay sangre enamorada..
Inhalame a versos, sin pudor..
como esa luna que moja tus labios
en el cauce del silencio..
para después hablarme de ti..
Lagrimosamente te amo,
igual que las perseidas de tus ojos
que soñolientas caen a mi desvelo..

y es que me hueles a noche..

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ

Derechos de autor reservados

A mil versos de distancia


Lánguidamente..
como el sauce llorón
derrama a la noche su olvido..
a mil versos de distancia..
hago inventario de mi soledad.
Tengo unos cuantos sueños rotos,
la esperanza partida,
borrascosa la memoria,
se me llenó la pena de amor..
- Luminosidad que me opaca..-
y es que su luz era mi aliento,
el verso puro y sutil,
que fluía perfumado hasta mis venas,
clareando los ojos más tristes de la noche..
Tengo vacío de él,
de su titubeo constante,
en las ramas de su cielo
están temblando todas mis hojas..
Volverá a caer como aguanieve
en los cristales de mi otoño,
con la mansedumbre del azulado espliego,
me empañará con su lenguaje..
Al petricor de la lluvia
abriré mis pétalos enamorados,
para que el viento de su olvido los deshoje,
y le seguiré amando,
con premura, en silencio,
consumada eternamente en su abecedario..
Seré haz de luna entre sus dedos,
o una vaga estela del ayer
cuando su muro traspase
el canto adormecido de mis lágrimas.

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ

Derechos de autor reservados

Nebulosamente


Inevitablemente, le amas..

Deshojada en los claros ríos de la luna
te bebes a sorbos su misterio..
ese vino que moja tu aurora boreal,
pintándote la sangre..
Echas raíz en su noche húmeda,
para dar flor a su silencio..
sonrosada de él, le sueñas..
sí, con tortuosa languidez..
Nebulosamente tuyo..
le besas las hojas verdes del calendario,
mientras caen las lágrimas de otoño..
Mercurio de sus manos
te cristaliza la lluvia,
te va dibujando, pero...
nunca sabrá de tu amor, ni tus desvelos..
Te llorarán perlas enamoradas
destellando cielos imposibles..
Ajeno a tu intensidad
evadirá el ansia que te agota,
extraviada en su invierno, temblarás,
y no dirá ni una palabra, no..
Perfumado de ausencias,
de su lírica desnudo,
te manchará los ojos de aguanieve..
Pero...ni él mismo lo sabrá..
Le escribirás en los labios
el deseo que te consume
humo rojizo que se prende a tu cintura
será en tus dedos, plenitud..
Letra a letra lo harás :  nebulosamente tuyo..
y es que las musas cuando aman,
aman entre sueños..y vahos melancólicos
como el rocío que exhalan las hadas en Octubre.

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ

Derechos de autor reservados

(Imagen de Kristian Schuller)

Perfume


Inconfeso amor
desliza elixir a mis palabras..
te voy exhalando despacio
pues eres niebla
e indudablemente me ardes..
Tengo rojos los versos,
las noches, el ansia,
la piel en su punto vernal..
sublimando instantes,
y a ritmo muy pausado
me ajusto a ti en cada órbita del alma..
De tu incendiaria estrofa
han resurgido las flores sensuales
que como alas de mariposa
van avivando los sentidos..
Es el deseo incandescente
que mengua su pudor
y me recuerdan que estoy viva.
Está llorando el otoño
su más precioso claro de luna..
Tengo el perfume de los sueños,
pero me duelen los labios de tanta espera..
Ven al delirio de mis ramas fragantes
con exquisita parsimonia,
rasga los velos del silencio que nos limita,
y dime una sola vez que me amas..

Yolanda García Vázquez

Derechos de autor reservados

Sombra enamorada

"A las lágrimas del bosque..

a los clarines melodiosos de las fuentes
que entonan el amor eterno.."

Y en tu efervescente memoria
ya no seré más que un espectro,
sombra enamorada
que a tu simetría,
me abrirá los velos soñados..
Iré a morir a tu piedad
deshilachada de mi misma,
para beber un interludio
de la noche de tus ojos..
Esa nívea transparencia
que agita las ondas del alma..
¿Tendré espacio suficiente
para clarear tanta melancolía,
o seré un jirón de niebla, nada más..?
Nunca lo sabré, y sin embargo..
en tu vertiente he derramado
los dulces misterios de la vida,
el Aguazul de los ensueños..
Me he vuelto del revés
para ajustarme a tu nadir,
conjugando cada letra del silencio,
cada adverbio invariable..
Y aún así no tengo más
que una retahíla de penumbras
tan anchas como tu olvido..
Sombra enamorada
que se mece entre los sauces llorones,
tiene de tus labios, el color,
la más fragante luna..
No te hilvanaré más al canesú
de la amarilla soledad,
hallaré desahogo en otro estanque..
para perfumar mi otoño
con los nenúfares del verso..
A las lágrimas del bosque,
a los clarines melodiosos de las fuentes
que entonan su amor eterno,
seré sombra enamorada.

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ

Derechos de autor reservados

Orgía de letras

"Tu intocable aurora

destella incluso
a través del sopor más profundo.."

Están cayendo del cielo,
tus mágicos ojos
que como cristales de luna
avivan la noche..
Se difumina el verso
en su estela azulada,
trato de inhalarte,
te rozo y desapareces..
Hay un olor a melancolía
entre los claveles rojos,
un tiovivo de emociones
me gira en la cintura..
Voy a tu estrofa encantada,
a ver si me encuentro,
pero resbalo de amor
ante la incertidumbre..
Se suicida una rosa
al contacto con tu aguanieve,
y aún así sigo exhalando
el rocío de tu misterio,
ese vaho soñador tan tuyo..
Pero me das frío,
te tiemblo, y..
escrupulosa me bato en retirada,
no vaya a deshojarme en tus labios,
en tu orgía de letras..

Tengo el sueño tan desnudo
que titubeo al mínimo soplido,
tendré que esperar a que caiga la última lluvia
para vislumbrar en su lloro
tu intocable aurora..

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ

Derechos de autor reservados

Tu nada luminosa

"Mi imperturbable languidez

tiene de tus versos,
la rosada parsimonia,
el invierno enamorado.."

Tu nada luminosa
opaca mi percepción
hasta condensar en murmullos
el instante sueño..
Azul que se impregna a tus manos
escrupulosamente,
para deletrear a mi costa,
la profunda tristeza..
Es la noche que te huele a fantasía,
y te embarga, y te tienta
a escasos milímetros de la locura..
Puedo contemplar tu giro trasnochado,
abrumada por la ausencia,
tratando de entender
un silencio que no es de tu espíritu..
¿Porqué me has dado
las gotas más frías de tu lluvia..?
Yo era la transparente flor,
una lágrima de luna a tus pestañas..!
En tu diáfana atmósfera
me hice musa sólo para tus ojos..
revelando soledades,
con mi imperturbable languidez..
Plenitud que se deshace a intervalos,
me estremece hoy el aura,
hay un polvo rojizo en cada eternidad,
no eres tú, es el infierno,
y esa luz que a mis labios se hizo amor.

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ

D@R

Poesía lunar

"Poesía lunar me llora tu olvido.."

Vagamente,
y a contraluz,
me impregnas los tules del silencio..
Frecuencias de ti
me humedecen la soledad,
y cincelan bajo los velos
la gloria de tu nombre..
Trato de vislumbrar
tu soneto perfumado,
y el instante preciso
donde me leí por primera vez..
Reverdecer..
de unas hojas ayer marchitas,
que nunca creyeron
que hubiera un paraíso..
Poesía lunar que se cuelga
en los encajes de la noche,
transparenta tu figura,
insinuante, me llora tu olvido..
Melifluas tus letras
ascienden de la sangre a los ojos,
para morir en lágrimas
un amor imaginario..
Pero, sigue viva
la estela del sueño,
cimbreando el éxtasis
de una aurora que no cesa..
Después de ti,
caerá el invierno más largo,
el sopor más profundo,
pero seré lunaria en tu jardín,
cuando la hadas nocturnas
te cubran los años de aguanieve.

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ

D@R