viernes, 7 de octubre de 2016

Melancolía

Racimos llorosos
descuelgan su perdón a las aceras,
arde mi pensamiento,
llueve la vida tras los visillos..
Me tiembla el pulso
de sostenerme el alma,
mis sentidos fallan
y un algo perturbador descarrila la noche..
De su plúmbeo sueño
está cayendo la eternidad,
para leer en mis labios
el desamparo de sus lágrimas..
Anhelando un cauce secreto
se diluye la sangre en su enojo,
precipitado el nadir
no me queda más que escribir mi dolor..
Tengo los ojos marchitos
de tanto mirar la soledad,
una gota de café en la mirada
moja su melancolía en mi desvelo..
No soy de nadie, no tengo amor,
nieblas infinitas me confunden,
invisible a la multitud
en la cuneta del olvido..
Hay lilas mustias
deshojando la palabra,
con sus pétalos cenicientos
me recuerdan que mañana será tarde.

Yolanda García Vázquez

D@R