miércoles, 3 de agosto de 2016

Vaho

Nada duele más que tu silencio,
vertida la sangre del alma
en la cuenca de tus manos..
Tiemblo cual hebra de rosa
al sentir desplomarse de golpe
el vago sueño de la lluvia..
No tengo más lágrimas
para escribir que te quiero..
que no puede ser error
sentir algo tan grandioso..
pues desde que te amo
no hay muerte que pueda deshojarme..
De tus ojos he bebido mucha agua
en la ribera de mi sueño,
para caer desnuda
en la orilla de otra noche..
No tengo nada de ti, pero te tengo..
Eres el viento helado
que fustiga mis hojas,
y sin embargo, al vaho de tus labios
he ardido la palabra..

Yolanda García Vázquez

D@R