martes, 10 de mayo de 2016

A pesar de todo

Y a pesar del eterno desgarro de la tierra entera

siempre atravesada por el rayo inclemente del dolor y del olvido..

aún veremos renacer flores de amor,

y nos lloverán sobre la piel versos de agua viva..

¿Será que toda la sangre del mundo sigue fluyendo

junta en un mismo sueño,

donde convergen nuestras ansias en un solo corazón..?

Tal vez la vida no sea más que una lágrima

del tiempo que cayó por azar sobre nuestras almas

ateridas de frío y sedientas de luz..

Y aún seguiremos vagando desorientados al encuentro

inexorable del abismo o de la nada, respirando al unisono

el amargo desaliento de la más profunda noche..

preguntándole al edén azul del firmamento,

si todo este delirio que nos asfixia en un constante lamento,

no será más que un espejismo de ese limbo,

en el que tomó conciencia por vez primera nuestro ser..

Muere el sol de la alegría en cada instante que el silencio

le roba a la esperanza..

y seguirá derramando el viento su desdicha

de hojas resecas y promesas rotas sobre el lienzo desnudo

y tembloroso de la aurora..

Se teñirá de pesadumbre el corazón del mar..

y apagará la lluvia cada risa que florezca enardecida

sobre el polvo del asfalto..

Soñarán las horas bajo el último aliento del crepúsculo,

y descoloridas caerán las liras de los enamorados

sobre el umbral de todos los inviernos..

Temblarán desamparados los jardines estériles,

de alegrías y anhelos, deshojados,

con un llanto incesante de poemas muertos y cenizas letales..

Estremecido, el templo del cielo,

romperá su desazón sobre la multitud exhausta,

y expiará de nuevo, ultrajada, la verdad.

Pero a pesar de toda la negra angustia que arde

y profana las entrañas del mundo y de la tierra,

volverá como siempre a florecer el fruto eterno del amor

y de la vida, entre flores renacidas y versos de nuevas

primaveras, bajo el mismo cielo que nos hizo soñar y perecer..


Yolanda García Vázquez

D@R