domingo, 29 de mayo de 2016

El Manantial

A veces sin darme cuenta, he hallado
la fuente inagotable de los sueños,
donde podía beber hasta saciarme
del esplendor de otra belleza..
Era mi alma el agua viva que tornaba
de su exilio, al azul del pensamiento..
y brotaba como la mágica estrofa
que escribe la tierra entre suspiros
de violetas deshojadas..
La vida volvía a su manantial,
origen de la aurora en mi lira de fuego..
La fuerza creadora detenía el tiempo
y la realidad quedaba suspendida
de otro punto, en otra vertiente..
La vida imaginaria se imponía al tedio
de las horas muertas..
renacían los sueños como perlas de luz
al nadir nebuloso de mi espíritu..
Alzaba el vuelo la ninfa de Corintia
arrebatada por el palio del crepúsculo,
tiñendo en su febril osadía
la rima más clara de una estrella..
Ensoñaciones que fluían de mi sangre
al desguace más temprano del alba,
desbordando en su corriente
los cauces secretos del amor..
El goce ensanchaba mi ribera..
Nunca cedía al desaliento
la luciérnaga de mis noches..
Más ahora ya no brota vida del manantial
Se han sellado los conductos a lo inmutable..
El olvidadero de tu conciencia
desnudo está de sus rosas..
Se ha estancado toda la belleza..
No me queda más que el aguanieve
que cae despacio sobre el silencio,
para acabar tocando de una lágrima,
el melancólico sueño de la lluvia..

Yolanda García Vázquez

D@R

lunes, 16 de mayo de 2016

Espejismo de amor

Polvo de luna que cae
lánguidamente
sobre tu alma..
es el candor de un beso
de ángel que enciende
la rosa nostalgia..
Yo sé que hay albura en tus ojos,
mi santuario de luz..
Que un sueño de oro
te eleve hasta la estrella
más alta..
y un espejismo de amor
te enjuague la pesadumbre..
Te amo en la soledad
de mis noches,
en el áureo destello
de una lágrima..
porque puedo tocar tu cielo
aunque te sienta tan lejos..
En la isla de Francia,
en la niebla de Londres,
en el subsuelo del mundo,
sólo pienso en ti..
Porque soy toda tuya,
aunque se interponga
inexorable la eternidad..

Yolanda García Vázquez

D@R

Hastío

Dolor acuoso que cae monótono
desde tus párpados
al cristal de tu espíritu..
Fría llovizna de silencios
que empaña cada rosa, cada sueño..
levantando la soledad
de tu carne al infinito..
Se deshace la madrugada
y se vacían los cuencos
del amor al otro lado del espejo..
Hay una niña que llora
en tu jardín de invierno..
y te abrazas exhausta a ti misma..
No queda nadie, todos se han ido..
¡Oh, si pudieras fundirte
con el aguanieve que salpica
los puntos de tu superficie..!
y otra vez al roce del ángelus
se derramará el hastío por tus rendijas..
¡Por una gota de gloria
cuanta pesadumbre..!
Escapar, escapar,
allí donde la imaginación
te eleve a su lienzo azul,
y quedar prendida por siempre
en la inmutable belleza..

Yolanda García Vázquez

D@R

domingo, 15 de mayo de 2016

Cómplices

Un río de oro baña
las aceras desnudas
de la ciudad eterna..
Estamos solos a merced
del insomnio..
Si, tú y yo, cómplices
de esta madrugada
de fragante promesa..
y melancólicos sueños..
Los dos venimos
de una travesía muy larga..
somos la niebla de ayer
que besa la noche..
Hemos naufragado
en este puerto sereno
donde el cielo nos regala
su más dulce estrella..
Olvida el pasado..
Deja que llueva la pena
su danza de lágrimas
sobre el asfalto..
ya habrá tiempo
de enfrentar al destino
y a la amarga rutina..
Hoy mi soledad al fin
se siente arropada
al contacto con tu soledad..
El amor nos revela
la presencia de lo divino..
Bailando en la oscuridad
verás que aún nos queda
otra oportunidad
para sentirnos vivos..
Ven a mi al despuntar
el primer lucero,
que traigo una canción
de exquisita cadencia..
para que dibuje una sonrisa
sobre el cristal de tus ojos..

Yolanda García Vázquez

D@R

sábado, 14 de mayo de 2016

Espuma de liras

Al caer rendido el sol sobre el espejo del agua,
en su extravío del tiempo..
evoco el fulgor de tu rosa de alabastro,
siempre candente llama de una estrella fugaz..
Rubor de luna desprende mi pensamiento,
al vino dulce de tu recuerdo..
uva madura de la nostalgia
que fermenta el crepúsculo de mi vida..
Lágrimas de angel van despertando
de su letargo este poema sin nombre,
revelando toda el aura del sueño..
En mis latidos vibra ardiente
toda la sangre de tu memoria,
cual amapola virgen florecida en su rojo delirio
Túneles de felicidad se abren desde mi pecho
hasta la flor de tus labios,
donde mi desnudez de palabras
sonrojan de amor al silencio..
Espuma de liras que arroja el olvido
a la última mariposa del alma..
Me enseñaste a ser acuarela en la lluvia
de un lienzo mágico de hadas y duendes..
Paraíso perdido es hoy tu planeta,
estrofa de una lágrima,
donde ya no se conjuga ningún verbo..
Añoranza espumosa de ti
desemboca cada tarde en mi soledad.

Yolanda García Vázquez

D@R 

martes, 10 de mayo de 2016

Lira que arde

¿Y a ti qué si me desangro a versos..?
Yo no sueño con besar la eterna
azucena que corona el cielo..
Deja que esparza la sal de mis heridas
sobre la temblorosa desnudez de esta tierra,
que ha de ser el lecho de mi polvo mortecino..
Yo no bebo del cáliz diamantino
que derraman las musas en tu limbo..
Es mi lira, lava ardiente que brota de mi pecho
hasta el corazón rebelde de ese viento
que convierte en letanía, el sollozo de mi estrella,
abrazando la lluvia de cenizas que arrastra
hacia su sueño de penumbra, el silencio..
Una primavera letal desgarró el espejismo
de mis rosas de niebla, cubriendo de aguanieve
los pétalos durmientes de mi alma..
Con el néctar de mis uvas ácidas yo consuelo
el desamparo que exhalan mis palabras..
Deja que caiga la noche sobre mis letras,
con su velo ocre de profunda tristeza,
que ya me encargaré yo de darles fuego,
y nueva savia con la aurora de la vida
que renace como siempre, de la sangre de violetas
profanadas por el soplo amargo del olvido..
Entre lágrimas y ausencias perfumadas,
me desangro, me abandono, y me levanto,
con el verbo de mi delirio hecho verso.

Yolanda García Vázquez

D@R

A pesar de todo

Y a pesar del eterno desgarro de la tierra entera

siempre atravesada por el rayo inclemente del dolor y del olvido..

aún veremos renacer flores de amor,

y nos lloverán sobre la piel versos de agua viva..

¿Será que toda la sangre del mundo sigue fluyendo

junta en un mismo sueño,

donde convergen nuestras ansias en un solo corazón..?

Tal vez la vida no sea más que una lágrima

del tiempo que cayó por azar sobre nuestras almas

ateridas de frío y sedientas de luz..

Y aún seguiremos vagando desorientados al encuentro

inexorable del abismo o de la nada, respirando al unisono

el amargo desaliento de la más profunda noche..

preguntándole al edén azul del firmamento,

si todo este delirio que nos asfixia en un constante lamento,

no será más que un espejismo de ese limbo,

en el que tomó conciencia por vez primera nuestro ser..

Muere el sol de la alegría en cada instante que el silencio

le roba a la esperanza..

y seguirá derramando el viento su desdicha

de hojas resecas y promesas rotas sobre el lienzo desnudo

y tembloroso de la aurora..

Se teñirá de pesadumbre el corazón del mar..

y apagará la lluvia cada risa que florezca enardecida

sobre el polvo del asfalto..

Soñarán las horas bajo el último aliento del crepúsculo,

y descoloridas caerán las liras de los enamorados

sobre el umbral de todos los inviernos..

Temblarán desamparados los jardines estériles,

de alegrías y anhelos, deshojados,

con un llanto incesante de poemas muertos y cenizas letales..

Estremecido, el templo del cielo,

romperá su desazón sobre la multitud exhausta,

y expiará de nuevo, ultrajada, la verdad.

Pero a pesar de toda la negra angustia que arde

y profana las entrañas del mundo y de la tierra,

volverá como siempre a florecer el fruto eterno del amor

y de la vida, entre flores renacidas y versos de nuevas

primaveras, bajo el mismo cielo que nos hizo soñar y perecer..


Yolanda García Vázquez

D@R 

Primavera, no te vayas

Primavera que deshojas en tus sueños
la lira perfumada de mis versos,
y fluyes silenciosa por la sangre de mi alma,
fundiendo entre suspiros de amapolas,
toda mi nieve estancada..
No te vayas de la puerta de mi luna,
ni te fundas con la mágica estela
que dejó en tu aurora el beso de otro sol..
Primavera que alientas el vuelo sigiloso
de mis rimas sobre la tarde soñolienta
y perezosa de tus flores, no te duermas
bajo el velo púrpura del crepúsculo,
ni te marchites sobre mi frente de lluvia..
¡Quedate en mi cauce para siempre, primavera..!
cubriendo de oro la noche transparente
de mi silencio..
Deja que el suave aliento de tu canción,
acaricie el desaliento
que se esconde entre mis versos..
No dejes que el viento arrastre mis pétalos
huérfanos, hasta el olvido de otro invierno..
sigue guardando el desvelo enamorado
de la fuente de mis sueños,
y brota como agua clara desde la tierra estéril
de este insomnio que me acompaña..
Por ti cobra sentido toda la poesía
que espera sedienta tras el otoño de mis lágrimas..

Yolanda García Vázquez

D@R

viernes, 6 de mayo de 2016

El hada de Venus

Yo nací para la oscura noche,
- concebida para mi mal -
de una lágrima de Morfeo
en la carne de cualquier rosa..
Un vuelco repentino de luz,
un brote de lujuria, y allí estaba yo,
arrojada a la vida desde otra sangre..
Aprendí las leyes de la realidad,
desde la transparencia del sueño
a la dolorosa circunstancia del yo.
Fui creciendo en sintonía
con mi entorno,
y me hice lluvia para no morir..
No conocí el esplendor
del verano en mis espigas,
ni el goce del amor en mi tallo,
pero descifré el enigma de la luna
en la cuenca de su río imaginario..
Abrí la puerta de lo inmutable
para encerrarme dentro de mi,
y maté de hambre la soledad..
Descubrí mundos de sutil belleza
en la órbita de otro silencio,
y caí desnuda en la gran verdad.
Soy de la noche, - nadir infinito -
y ceñida a mi tormento
amarra su gloria el hada de Venus..
No tengo propiedad en la razón,
me esquiva la paz en su atajo del tiempo,
soy la certidumbre del loco..
y algún día seré pasto de cuerdos
y jueces para despertar de nuevo
en el filo de otro espejismo..

Yolanda García Vázquez

D@R

martes, 3 de mayo de 2016

Aguanieve

El aguanieve del alma me gotea
desafinada la misma canción,
¿adónde ira a parar la etérea libélula
que vuela perezosa por tus sueños,
cuando la puesta del último sol
haya calcinado tu penúltima lira..?
Yo que fui la estela vaporosa
que abrazó la luna en su idilio cristalino
y en el jardín silente donde sueña
el invierno, escribí mi poema más fragante
sobre el líquido espejo de otra aurora..
¿Qué será de mi entonces,
cuando se estanque en mi cauce
la sangre espumosa de mis versos,
y descolorida caiga sobre la humedad
del tiempo y del asfalto..?
Colmarán las horas la sequedad
de mi estrella, cuando la penumbra
manche de grises la rosa del calendario..
Se apagarán todas las luces de la lluvia
con el sopor de las violetas deshojadas,
y me iré rindiendo poco a poco,
con insoportable languidez..
alelada, enmudecida, como cae el aguanieve
sobre la calle ancha y solitaria..
Pobre de mi cuando la desidia arrecie
tras los visillos polvorientos de la vejez,
allí donde el vaho de esta niebla
arrastre el silencio que ahora me falta..
Cuando ya no me queden palabras
empañando los cristales del olvido,
se embozará en mis párpados el viejo sueño,
al antojo de las hadas muertas..
y besará los labios de mi nostalgia
una llovizna de ardientes lágrimas.

Yolanda García Vázquez

D@R