martes, 29 de marzo de 2016

Viajera

En la quietud del sueño
bosteza la ardiente rosa..
Es tu turno viajera,
el camino se abre a tu paso,
expectante, deshojando
en su elocuente silencio,
todos los secretos de la lluvia..
Estás sola en la curva sinuosa
de una pena muy vieja,
al desvelo de la tarde amarillenta,
sin más oro en el alma
que un arruyo de dulces pájaros..
De tu soledad arden las espigas
resecas de la memoria..
de su rojo crepúsculo,
a la sangre del mediodía..
Al alba hallarás un poco de tregua,
para beber del cielo, tal vez,
una vaga promesa..
¡Ay, del amor imaginario.!
Flores de polvo
para el capricho de las hadas..
Destellos de luz para la tumba
de los locos..
Has escrito tu alma en cada andén,
en cada estación del olvido,
y en tu nadir, desnuda,
se hizo llanto la palabra..
Un tramo más y besarás el sol..
Resiste viajera, el día se va..
Mañana serás perla de alguna luna,
para cubrir de flores
los huertos de tu miseria..

Yolanda García Vázquez

D@R