jueves, 4 de febrero de 2016

Redención

Los harapos de la verdad
tapan las vergüenzas ajenas,
depurado el goce de la calumnia
en la lengua de los malditos..
He visto a Nefertari llorar
sobre las verdes aguas del Nilo..
vagar a Platón por la Atlántida,
contando a sus discípulos
que Grecia se hundió en el mar..
El mundo al revés me salvó de tu cordura..
¿y a ti qué si me perdí en la isla
borrascosa del insomnio..?
No hay suficiente noche en la tierra
para negar el paraíso..
La vida es el reino de los bastardos,
desierto del auténtico amor,
despeñadero del alma..
Quiero ser polvo en la inmensidad
del olvido, escorar esta nave de locos
a un costado del tiempo,
y beber del perdón de los Cielos..
Me duele la sangre de los puros,
la odisea de los inocentes,
no hay piedad para los caídos
a este lado del sol..
Voy a remover los cimientos del mal
hasta las últimas lágrimas, 
a ver si renace la cristalina luz
del primer mundo, y volvemos a ser
como niños al este del edén..
Antes que el ángel de la profecía
revele el séptimo sello,
tengo que tragar la quinta pena
de la redención, exhumar mi espíritu
de su celda de carne y barro,
para caer vencida en las manos de Dios..

Yolanda García Vázquez
D@R