martes, 23 de febrero de 2016

Desencanto

La hojarasca seca del recuerdo
está llorando desencanto,
descosida ya la lira que desvelaba
a la azucena de tus noches..
Efímero, el destello de tu risa
se ha hecho niebla en mi silencio,
roto el deleite del amor
en el desguace de las horas..
Es el vaho de la despedida
que atrae de tus plúmbeos sueños
mariposas muertas a mi espíritu..
Una gota de sal desbordó tu perfidia
hasta mis pálidas flores..
levantando entre tus ojos y los mios,
una muralla de ausencias.
Se han curvado los instantes
por el vértice de la musa del alba
cincelando el sello de tu último adiós..
Vete de mi nube a escribir otra lluvia,
que este desamparo no te pertenece,
me basto yo sola para tragar mi pena..
No seré más polvo de luna
sobre tu pecho de invierno,
alentando rosas sobre tus ruinas..
Lágrimas de mediodía
serán los jazmines de tu memoria,
cuando mi estrofa de agua
se expanda melancólica y pura
en el profundo azul del olvido..
Fragancia sutil que vendrá a perfumar
la soledad de mis espigas
al lagrimal de la aurora..
No me olvides, dondequiera que vayas..
En su rojo declinar el sol de poniente
teñirá de sangre el cielo del alma,
mientras la hojarasca del recuerdo
estará llorando desencanto..

Yolanda García Vázquez

D@R