sábado, 2 de enero de 2016

Punto de rocío

Como dueles poesía, en la sangre
y las pestañas que abren los silencios..
fiebre letal que me sube al pensamiento,
desnudando palabras con olor a rosas..
Letra a letra te haces oro sobre el polvo
cristalino de los sueños..
Estoy sola frente al alma de la luna..
sin más compañía que una nube de recuerdos,
que condensa mi tristeza en el cauce de mi pecho..
- Hidrófila tinta - materializa cada pena
en mi cuaderno imaginario, que va tomando
forma mientras se escribe el poema
oscuro de la noche..
¡Ay de ti poeta! ¡Traslucido de lo invisible..!
Humo celeste que penetra en los ojos
derramando promesas..
Es la fuerza que me lleva a trocar en verso,
mi nostalgia..
No es el vino de la alegría..
No es el zumbido de las abejas..
Es la llama eterna de la vida que arde
en cada estrofa que estalla en mi garganta..
De mi soledad se hace verbo la herida,
polarizando cada sentimiento en un arroyo
de lira dulce, almíbar de tanta ausencia..
Rúbrica del alba que deja en mis manos
su sello inconfundible de olvido..
En su punto de rocío, tras el cuarzo roto
de la aurora, me devuelve la mañana su sonrisa
transparente..
¿Qué tendrá la lluvia que me huele siempre
a poesía..? ¡Ay de la soledad..!
Primavera en su solsticio, entre tus dedos
se vuelve canción..
No lo dudes poeta, que por cada lágrima
una rosa te ha de perfumar el alma..

Yolanda García Vázquez

D@R