martes, 5 de enero de 2016

El muelle de las brumas

En las profundidades del sueño
toma forma el lenguaje de las almas..
me dejo llevar cual gaviota
- pasajera de los vientos..-
por paisajes inhabitados,
hasta la cumbre de lo intangible
Sé que el miedo azotará mi pecho
cuando cruce la orilla borrascosa
de la noche..
Varado mi espectro en las huellas 
del silencio, me señala el camino
de vuelta a la cordura,
sigilosa eludo su consejo y me adentro
como Dante tras Beatríz en las aguas
turbias del purgatorio..
Ya no hay lugar para tanta pena..
Sé que moriré al llegar al último
escalón, pero un poder sobrenatural
me arrastra más allá de lo visible..
En su danza macabra los astros,
me arrojan polvo de estrellas muertas,
mientras una perla de sal excita
a los habitantes de la memoria..
tengo que descifrar la clave de mi insomnio,
hallar la raíz del primer verbo
que escribió con mi sangre la palabra:
soledad..
Es más fuerte que yo, tira de mi..
como un vendaval de furia desmedida,
es la sed de la lluvia en la dársena
del tiempo, que desglosa su enigma
a través de un alfabeto desconocido..
Ahora lo sé, no tengo dudas,
he roto el velo de la incertidumbre..
Busca mi navío y sus secretos
encallado misteriosamente en el muelle
de las brumas..
Roja y desnuda se perfila ya el alba..
Volveré a mi refugio con la solución hallada
arrojando en los brazos de la niebla
todas mis lágrimas,
porque la poesía es mi fuerza y mi destino..

Yolanda García Vázquez

D@R