martes, 5 de enero de 2016

El muelle de las brumas

En las profundidades del sueño
toma forma el lenguaje de las almas..
me dejo llevar cual gaviota
- pasajera de los vientos..-
por paisajes inhabitados,
hasta la cumbre de lo intangible
Sé que el miedo azotará mi pecho
cuando cruce la orilla borrascosa
de la noche..
Varado mi espectro en las huellas 
del silencio, me señala el camino
de vuelta a la cordura,
sigilosa eludo su consejo y me adentro
como Dante tras Beatríz en las aguas
turbias del purgatorio..
Ya no hay lugar para tanta pena..
Sé que moriré al llegar al último
escalón, pero un poder sobrenatural
me arrastra más allá de lo visible..
En su danza macabra los astros,
me arrojan polvo de estrellas muertas,
mientras una perla de sal excita
a los habitantes de la memoria..
tengo que descifrar la clave de mi insomnio,
hallar la raíz del primer verbo
que escribió con mi sangre la palabra:
soledad..
Es más fuerte que yo, tira de mi..
como un vendaval de furia desmedida,
es la sed de la lluvia en la dársena
del tiempo, que desglosa su enigma
a través de un alfabeto desconocido..
Ahora lo sé, no tengo dudas,
he roto el velo de la incertidumbre..
Busca mi navío y sus secretos
encallado misteriosamente en el muelle
de las brumas..
Roja y desnuda se perfila ya el alba..
Volveré a mi refugio con la solución hallada
arrojando en los brazos de la niebla
todas mis lágrimas,
porque la poesía es mi fuerza y mi destino..

Yolanda García Vázquez

D@R

sábado, 2 de enero de 2016

Silencio

Cristalizando heridas,
rompiendo moldes..
porque la vida es un continuo
desgaste, una larga despedida..
hasta volver a ser el sueño que fuimos
y completar el puzzle..
Nos duelen los vértices
del alma por la pureza ultrajada..
Nos traen, nos llevan, nos subastan
hasta caer vencidos en el punto final.
Somos ecos de una lejana voz..
tierra quemada entre dos eternidades,
donde aulla entre lágrimas la verdad..
En esta triste morada que ocupo
apunto al cielo con el corazón lleno
de infinitas dudas..
Vamos de cabeza hasta el no ser
para regresar al punto de partida..
¡Todo es arena y vanidad..!
Llevame viento donde muere el día..
Este sopor de lluvia no me deja respirar..
Buscame en el muelle del silencio
donde todo es humo, y la palabra arde..

Yolanda García Vázquez

D@R

Punto de rocío

Como dueles poesía, en la sangre
y las pestañas que abren los silencios..
fiebre letal que me sube al pensamiento,
desnudando palabras con olor a rosas..
Letra a letra te haces oro sobre el polvo
cristalino de los sueños..
Estoy sola frente al alma de la luna..
sin más compañía que una nube de recuerdos,
que condensa mi tristeza en el cauce de mi pecho..
- Hidrófila tinta - materializa cada pena
en mi cuaderno imaginario, que va tomando
forma mientras se escribe el poema
oscuro de la noche..
¡Ay de ti poeta! ¡Traslucido de lo invisible..!
Humo celeste que penetra en los ojos
derramando promesas..
Es la fuerza que me lleva a trocar en verso,
mi nostalgia..
No es el vino de la alegría..
No es el zumbido de las abejas..
Es la llama eterna de la vida que arde
en cada estrofa que estalla en mi garganta..
De mi soledad se hace verbo la herida,
polarizando cada sentimiento en un arroyo
de lira dulce, almíbar de tanta ausencia..
Rúbrica del alba que deja en mis manos
su sello inconfundible de olvido..
En su punto de rocío, tras el cuarzo roto
de la aurora, me devuelve la mañana su sonrisa
transparente..
¿Qué tendrá la lluvia que me huele siempre
a poesía..? ¡Ay de la soledad..!
Primavera en su solsticio, entre tus dedos
se vuelve canción..
No lo dudes poeta, que por cada lágrima
una rosa te ha de perfumar el alma..

Yolanda García Vázquez

D@R

viernes, 1 de enero de 2016

El vuelo de la luciérnaga

Y no pude tocar tu alma
de tanto sellar con palabras
los ejes desorbitados de tu sueño..
Azucenas y lirios de tu promesa
me saben hoy al vino amargo
de la soledad.. - morfema de antaño -
Una hortensia de lágrimas se hace verbo
en mi pecho, y cae la noche desnuda
de astros sobre mi sangre..
Luz que muere en tus labios..
me sumerge con su velo de olvido
en la eterna penumbra..
Mimosa del ayer en tus pestañas
no me deja ver la realidad..
Y no pude ser la lluvia que desliza
tu piel en un verso infinito..
haciendo estallar en poemas
la rosa púrpura de tu anhelo..
Alfabeto del deseo que no se conjugó
en mi nombre, se escribe ahora
con la tinta roja del alba..
Cuencas de tus ojos se abrieron
para otra estrella, tal vez tan efímera
como el vuelo de la luciérnaga..
Pálpitos del corazón encadenan
al silencio mi nostalgia amarilla..
mientras una canción de agua
estancada en tu ausencia..
me dice entre laberintos de nieblas,
que no pude ser yo el amor de tu vida..

Yolanda García Vázquez

D@R

Adagio de olvido

Extremada quietud..
Elocuente silencio..
Se han dormido las horas
sobre el reloj atrasado
de un sueño..
Inamovible esfera abarca
desde su núcleo toda tu esencia..
Te han dejado sola con el polvo
del tiempo en los párpados..
Discordante nota del arpa
de un ángel desprende oro
desde su limbo hasta tu clave de sol..
Te quitan terreno..
Adagio de olvido te regala la lluvia..
Un otoño más ha caído
sobre tu rosa sin sangre..
y aún habrás de ver diamantes
coronando la estrofa amarilla
de antaño..
Melodía de flores sin agua
te está llevando a su cauce..
- vértigo de anhelos -
y le entregas al alba
rojo verso prohibido,
para su ofrenda de lágrimas..

Yolanda García Vázquez

D@R