jueves, 29 de diciembre de 2016

Suéñame


Arde la poesía
en un nudo evanescente..
que de mis pechos a tu cintura
vibra las cuerdas de un violín encantado..
Suéñame en el polvo de una estrella,
al amor que exhalan mis labios
de aquí a los cristales de tu luna..
Tómame en la secuencia de lo imposible,
entre versos claros
y perfume de magnolias,
desciende a mi para borrar la noche..
Hay lágrimas dulces en cada rosa
y mucha lluvia en los ojos,
agítame las aguas del sueño
para consumar la redención..
Ven, y hazme tuya,
penetrando soledades..
que en la cuenca del silencio
fluyo hacia ti,  sonrosada..
Refulgen las ninfas del ocaso
su talle ceñido de inocencia,
me derraman entre rojos suspiros
toda la sangre del sol..
Quiero tenerte muy despacio
bajo las ramas llorosas de los sauces,
antes que la mañana
sentencie esta locura..
Lléname los huecos del dolor
con gotas de tu paraíso,
para revivir en tu regazo
la primavera del mundo..
Ven, y tómame
al verdor de las liras puras,
para descorrer la niebla que me agota,
pero no me digas jamás que todo fue un sueño..

Yolanda García Vázquez

D@R

Quintaesencia


Una ráfaga misteriosa
agitará los tules anhelados,
cuando en la noche silente
me dibujes el amor..
Palpitante me acoplaré  a tu simetría..
y me haré luna sólo para tus ojos..
rocío que suspirado
será aliento de azucenas..
perfume de los bosques..
Manantial de espuma
que a tus raíces,
verá clarear las sombras del ayer..
Tomaré del beso tu quintaesencia,
y en el crepúsculo enamorado
ungiré mis labios de rosa luz..
Seré tuya en los naranjos del olvido..
para escribir la ternura de las hadas
sobre tu pecho silencioso..
Al declinar de los lirios inmaculados
conjugaré tu gozo a mi vertiente,
ya sin pudor, no quedará ni una lágrima..
volveré a la vida en ti..
A las golondrinas del sueño
revelaré mi gran verdad,
la verdad de morir al milagro de tu sangre,
y entre tus manos renacer..

Yolanda García Vázquez
D@R

Las hadas del paraninfo


"Si alguna vez llega a ti
un nocturno embriagador
son las hadas del paraninfo
embelleciendo con sus notas mi deseo incandescente.."

En los bosques limítrofes al sueño
duerme una primavera eterna,
tiene de las musas, el murmullo..
de los astros, su esplendor..
Nunca anochece sobre sus aguas,
su perfume penetra soledades
refresca los espíritus..
colmando de rocío la tristeza más profunda.

Allí me encontrarás, tallando el universo
a mi manera, pulcritud que a se aferra
a un paraninfo de ensueños,
territorio donde me perteneces..

Hay un sinfín de luciérnagas insomnes
trazando esferas para el viento,
claridad que se mancha de amor
al leve contacto con tu alma..
No habrá pena allí donde te respire,
porque tienes en tus ojos
la fina transparencia del verso,
de los nenúfares sus lágrimas más puras..
Hay palabras que no pueden deshojarse,
silencios que avivan la sangre,
y enamoran las hojas marchitadas por el tiempo.
Tengo un pacto con lo invisible,
no revelar el misterio de la lluvia
y a cambio reverdecer con tus auroras
las flores muertas de Neptuno.

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ
D@R

miércoles, 14 de diciembre de 2016

La eternidad del hombre - sueño


En la eternidad del hombre sueño
he desmadejado los instantes,
neblinas de auroras
que bajo los párpados me sueñan a contrarreloj..
Es él, y nadie más..
el causante de mi deshielo..
tengo de sus noches los ejes tintados..
Le amo en la constancia,
en la duda, en el beso..
Viene de sus nubes
y se hace amor entre mis dedos..
Con tembloroso desdén
anota cada lágrima
en su cuaderno imaginario..
Podría zurcir a su ausencia
los lirios más negros del crepúsculo,
y aún así, no dejaría de amanecerme..
Porque tiene en su congoja
las auras más puras del amor,
los diamantes tallados del silencio..
Me incorporo a su transparencia
con la órbita de un hada,
y voy recogiendo aros de luna
para el nidal de sus ensueños
Me tiene viva el agua,
dulcisima la fuente
que solloza sus arpegios..
Espiritosa música
que le mana de la sangre
entre corcheas de roja luz
tiene poder para desnudarme el alma..
Tengo las estrellas justas
para hacerle un cielo,
y sin embargo titubeo
al mínimo viento de sus ojos..
Sé que nunca me veré en sus aguas,
que de su manantial a mi ribera
cien años están durmiendo,
Pero, no dejo de escribir
entre neblinas de auroras
la eternidad del hombre sueño

YOLANDA GARCIA VÁZQUEZ

D@R

Pleitesía

(Con la palidez de una musa)

En el tibio sueño del ángelus
en el polvo de una estrella..
- Pálida musa a destiempo -
que te amo ya lo sabes,
no hace falta mediar palabras..
En cada eslabón del desamparo,
en mis horas más huecas,
en el curso de mi sangre a la tristeza..
allí estás tú, imposibilidad infinita..
hoja perenne del amor imaginario..
Fruto del cielo que se desgaja sobre mi luna..
Sólo tú inundas este inmenso vacío,
que me consume lánguidamente..
Te cuelas por mis rendijas
como el sol de medianoche,
postulando a mi soledad
la maravilla de tus ojos negros..
Me enciendes cada lágrima
con el beso de tu rima más jugosa,
para dejar caer mi tallo
en su más profundo olvido..
Te amo desde lejos,
con la desesperanza de la lluvia,
el sopor del aguanieve..
Te amo porque he perdido muchas veces,
por el tiempo que me queda,
por la melancolía de las aves..
Y es que el amor se fragua en la inmensidad,
allí donde no hay barreras,
ni muros que retengan el vuelo del espíritu..
De mi furor enamorado
sollozarán tal vez las hadas de tu prosa,
mas yo seguiré guardando pleitesía
a los cirios angelados de tu alma..
Te amo sin medida, ni reclamo,
te amo en la indiferencia de la multitud,
en la pesadumbre de mi habitación,
con la palidez de una musa,
a pesar del elocuente silencio
que dejan tus versos en mis labios.

Yolanda García Vázquez

D@R

Aurora lacrimosa

Mírame, estoy temblando..
Han caído las perlas del sueño
a la laguna de lo imposible..
- Aurora lacrimosa -
Tengo polvo en las palabras,
ceniza en los dedos,
ya no sé como escribirte el amor..
Hay ninfas manchando sus alas
con la sangre de un beso,
estoy desnuda ante tus ojos..
Violáceo esplendor entre tu lira y mi estrofa..
Me he vuelto de carne
para que toques mi dolor,
pero te asomas, y después de vas..
Tu no presencia,
la nada desconcertante..
Esa languidez acuosa
que ha echado raíz en mi soledad..
Tengo frío de ti..
Abiertos los labios del alma,
te ruego una rosa, una nada más..
Ven y ata las cuerdas del corazón,
a la gloria de tus manos..
haz que cimbreé una estrella
entre los capullos rojos,
y seré a tu pensamiento
aurora lacrimosa, deshilachada luna..

Yolanda García Vázquez
D@R

Los ojos del amor


Ojos que me miran,
afinados con la punta de una estrella,
son azules como el agua de los sueños,
claros como el río de la luna..
ojos que fascinan,
que atraviesan lo imposible..
que desnudan mi conciencia,
que me arrastran, que me incitan..
son mi alegría y mi tormento..
tienen del vino su sabor más dulce,
de la lluvia, su canto de cristal..
A mi pecho suben como luciérnagas insomnes
y engendran maravillas
del sueño hasta los rojos labios..
Circundan el crepúsculo
con su sangre celta,
y hacen estallar las rosas del espíritu
al oeste del sol..
Me desnudan al aire de sus pestañas,
y me cubren de eternidad
en su inmutable primavera..
Besan como las hadas,
entre velos de silencios,
y etéreas promesas..
tras sus pupilas juega al escondite, la luz..
Ojos que me hechizan,
que me ciegan, que me dan la vida,
fecundan los capullos de mi otoño
con perlas del corazón,
se abren a mis venas
con el delirio del océano..
son turbulentos, serenos,
profundos, misteriosos..
son la noche y el día,
el invierno, y el verano..
La mansedumbre y la borrasca..
Son sus lágrimas puras
como las ninfas del bosque,
inmaculado su iris,
pero impetuoso su anhelo..
Me encienden, me perturban..
Ojos que me miran,
ojos que fascinan, que atormentan,
son los ojos del amor.

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ

D@R

Ángelus

Un lloro de estrellas
me salpica a los ojos,
más la noche está apagada,
como el sueño que la sostiene..
El fue a mi soledad claro de luna,
áurea estrofa
que en su divino ensalmo
tocó la luz en el vacío..

¡Ay, de su rima dulce entre mis labios..!

no deshojará más la pena
que mustia el abandono,
inasequible a su esplendor
no tendré flores para pasar el invierno..

Yo se que moriré en la cuesta del olvido,
pues todas las aves me hablarán de él,
de su ángelus perfumado
en los clarines del mediodía..

Tendré las lágrimas a punto
cuando fallezca el sol..
para ungir mi desamparo
con la tinta de una rosa..

Me iré a buscar una tumba
para el amor imaginario,
y entre violetas escarchadas
veré morir la lluvia lentamente.

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ

D@R

sábado, 3 de diciembre de 2016

Trasluz

TRASLUZ

No habrá más lunas destilando amor
al desvelo de mis ojos..
se consumió la belleza en su aguanieve,
mustia la lira, ya no se abre..
Están cayendo los pétalos del olvido
al estanque soñoliento del alma,
muerto el rosal de su perfume
ni una hora me aguanta una lluvia..
Tengo café en las palabras,
desidia en las manos,
él se fue con su hada de invierno
a escribirse la noche..
Me quedaré al trasluz
goteando su silencio
a las hojas muertas de Septiembre,
no tendré ni un gorrión en mi ventana..
Seré un fantasma tras el cristal,
enmohecidas las paredes del espíritu
tendré polvo en los labios,
tristeza en el cabello..
Yo sé que lloverá cuando su rima
no se asome más a mi sueño,
temblarán las gotas de su azul
al crepúsculo desamparado..
Me quedaré desnuda ante la nada
dialogando con las sombras
que cubren de lágrimas
los pasillos desconchados por el tiempo.

Yolanda García Vázquez

Derechos de autor reservados

Entintada


¡Oh, mi espejismo lunar..!
Imperceptible ave nocturna..
con sutil delicadeza
me rocías los ojos de misterio..
Incertidumbre que levanta
el polvo viejo de las flores..
Entintada en tu amor
tengo los labios purpurinos,
transparente duda
me enhebra ensueños
al lagrimal de octubre..
floridamente te deseo..
No habrá sollozos de aguanieve
para mustiar tu primavera,
sonrosada en tu anhelo..
voy a ti desnuda,
para escribirte en la piel mi alma..
Al descuido de las musas
entintaré todas mis lágrimas
para que al morir la luz
vuelen a ti las perlas de la noche..
Y es que tengo el agua viva,
abiertos los cauces,
entre lloro de dulces abejas
tengo mucho verso en la boca..

Toca mi espíritu con palabras,
tócalo con silencios, pero tócalo..
indudablemente estoy entintada de ti.

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ

Derechos de autor reservados

Perséfone y la primavera


En oleadas de exquisita fragancia..
anhelaba en puro secreto
probar el infinito de sus labios,
prendida en el alma su gozosa luna..

He aquí la canción que las ninfas le susurraban..

"Muy lentamente morir la lluvia
para despejar la aurora de tus pechos
y resurgir como Perséfone
al descuido de las hadas..
- Ven al páramo dormido
para ceñir de rosas mi cintura..-
Han despertado del sueño
las delicias sensuales
y reclaman su gloria vibrando las cuerdas
de tu arpa desafinada..
Encendido el espíritu, espumosa la carne..
Ahí está él, tensando el laúd victorioso..
Una partitura de besos los invita a la danza..
consagran al amor sus cuerpos, y bailan..
¡Ay de tu hierba olorosa
y tu madrigal encantado..!
Ensalmo de plenitud
que purifica tanta locura..
Hay un perfume de magnolias
que aletea los sentidos,
es la primavera en cada poro de la piel..
La vida tumba las tapias melancólicas
y renueva el agua del viejo cauce..
pareciera que el universo les pertenece..
En suaves cadencias prolongan su vuelo
hasta rozar lo absoluto,
efluvios de oro les destellan por dentro
se miran a los ojos..
y refulgen cual astros en un cielo de suspiros..
Un estallido de luz les colma la sangre,
renacen hojas, pétalos y versos..
En la quintaesencia del gozo
se cubren de tiernas lágrimas,
y se deshojan enamorados
sobre la conciencia desnuda.."

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ

Derechos de autor reservados

La retirada

Y a pesar de los labios mojados
por la miel de los sueños,
en continua borrasca se hallan mis cumbres,
pantanosas las aguas del alma, me sollozan su olvido..
Tengo viento en los ojos,
soledad en las ramas,
descosido de mi talle el velo de tu luna,
me bato en retirada y desaparezco..
Todo me huele a mentira,
muerta la casa del amor
en la ciénaga melancólica,
recupero la cordura, vuelvo a mi misma..
Tiemblo cual mariposa ante la llama,
caída en sangre de un salto..
al abandono de las begonias
que en otro tiempo perfumaron mi noche..
Están cayendo las lágrimas
al cristal del silencio,
empañando rosas, minutos,
en un descuido, la eternidad..
Llámame por mi nombre,
llámame dulcemente,
de tu estrofa al infinito,
hasta que se pudran los despojos
de la impúdica primavera..
Seré la luz rosada en el punto
de algún verso, quizá..
para desnudar el deseo pertubador
que fluye de mi piel a tu corriente..

YOLANDA GARCIA VÁZQUEZ

Derechos de autor reservados

Con su aire fantasmal


Capullos de amor se iban cerrando
de un verano más negro que la noche,
engarzada de su pecho la nostalgia,
tomó aliento el ángel de la muerte..
De su tallo desprendida,
le dolían más las hojas verdes que las secas,
enraizada en su propia maleza,
vino el otoño a rescatarla de tan perenne olvido..
Respiró la libertad de las aves,
la penumbra del ciprés desamparado,
y como rosa de octubre
tiñó sus pétalos de luna santa..
No quiso leer el deshielo en sus ojos de café,
ni probar una sola gota de su lluvia,
se bebió de un trago su desprecio,
para contemplar desnuda la mañana..
Con su aire fantasmal se atrevió
a mirarle de frente,
y no temblaron los visillos del alma
al penetrar de golpe la luz de sus rojos labios..
Dio la media vuelta al reloj del ayer
y enfiló la orilla de las vírgenes perdidas,
mojando de vez en cuando
los hilos de su tristeza..
Dicen que se ahogó en su aguanieve
de tanto escribir con lágrimas
los misterios de la soledad,
dicen, y batió sus alas hacia otro sueño..

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ

Derechos de autor reservados

El vino rojo


Tengo la soledad
del ciprés enamorado,
el lloro de las hojas mustias
que me gotean en la boca su último adiós..
Un melancólico río
de penurias desbordante
me está llevando al silencio más largo..
y aún así, como te deseo, ni te lo imaginas..
Te amo a pesar de tu lluvia
y tus misterios,
porque te nacen rosas entre los dedos
cuando me escribes sin delatarte..
Amarte es mi sustento,
mi acto más heroico..
en mi borrasca interminable
eres la aurora de la vida..
Abro mis ramas a las lunas de octubre
para invocar a los cielos
una perla de tu amor..
Me pierdo por el agua fresca
de tus ojos negros,
los mismos que destellan su albura
en la cuenca de tus manos..
Entintada de ti
te rimo a mis estrofas
para que leas mi sangre en cada beso..
Ven y toca mi noche triste,
que tengo el talle encendido
desnuda el alma, y el vino rojo, ven..

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ

Derechos de autor reservados

Rapsodia


Me hueles a noche..
a frescor de magnolias,
delicado perfume
que exhala la lluvia lagrimosamente..
Un lazo invisible nos ata
desde mi otoño a tu hemisferio,
sublevando de raíz la vida cotidiana..
y es que lo inmutable
no responde a ninguna ley..
Yo sé que estás leyendo mi alma,
a escondidas, sigiloso,
entre renglones con sabor a sueño..
te obnubila mi rocío melancólico,
lo pruebas y después te vas..
pero, acércate al manantial de mis esencias,
y bebe de mi todo mi amor..
porque amor es lo único que tengo..
Te reto a deshojarme
a las luciérnagas ambarinas del deseo,
entre puntos suspensivos
de tu elocuente metáfora..
Siénteme a suspiro lento,
respira mi última rapsodia..
porque en cada letra escrita
hay sangre enamorada..
Inhalame a versos, sin pudor..
como esa luna que moja tus labios
en el cauce del silencio..
para después hablarme de ti..
Lagrimosamente te amo,
igual que las perseidas de tus ojos
que soñolientas caen a mi desvelo..

y es que me hueles a noche..

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ

Derechos de autor reservados

A mil versos de distancia


Lánguidamente..
como el sauce llorón
derrama a la noche su olvido..
a mil versos de distancia..
hago inventario de mi soledad.
Tengo unos cuantos sueños rotos,
la esperanza partida,
borrascosa la memoria,
se me llenó la pena de amor..
- Luminosidad que me opaca..-
y es que su luz era mi aliento,
el verso puro y sutil,
que fluía perfumado hasta mis venas,
clareando los ojos más tristes de la noche..
Tengo vacío de él,
de su titubeo constante,
en las ramas de su cielo
están temblando todas mis hojas..
Volverá a caer como aguanieve
en los cristales de mi otoño,
con la mansedumbre del azulado espliego,
me empañará con su lenguaje..
Al petricor de la lluvia
abriré mis pétalos enamorados,
para que el viento de su olvido los deshoje,
y le seguiré amando,
con premura, en silencio,
consumada eternamente en su abecedario..
Seré haz de luna entre sus dedos,
o una vaga estela del ayer
cuando su muro traspase
el canto adormecido de mis lágrimas.

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ

Derechos de autor reservados

Nebulosamente


Inevitablemente, le amas..

Deshojada en los claros ríos de la luna
te bebes a sorbos su misterio..
ese vino que moja tu aurora boreal,
pintándote la sangre..
Echas raíz en su noche húmeda,
para dar flor a su silencio..
sonrosada de él, le sueñas..
sí, con tortuosa languidez..
Nebulosamente tuyo..
le besas las hojas verdes del calendario,
mientras caen las lágrimas de otoño..
Mercurio de sus manos
te cristaliza la lluvia,
te va dibujando, pero...
nunca sabrá de tu amor, ni tus desvelos..
Te llorarán perlas enamoradas
destellando cielos imposibles..
Ajeno a tu intensidad
evadirá el ansia que te agota,
extraviada en su invierno, temblarás,
y no dirá ni una palabra, no..
Perfumado de ausencias,
de su lírica desnudo,
te manchará los ojos de aguanieve..
Pero...ni él mismo lo sabrá..
Le escribirás en los labios
el deseo que te consume
humo rojizo que se prende a tu cintura
será en tus dedos, plenitud..
Letra a letra lo harás :  nebulosamente tuyo..
y es que las musas cuando aman,
aman entre sueños..y vahos melancólicos
como el rocío que exhalan las hadas en Octubre.

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ

Derechos de autor reservados

(Imagen de Kristian Schuller)

Perfume


Inconfeso amor
desliza elixir a mis palabras..
te voy exhalando despacio
pues eres niebla
e indudablemente me ardes..
Tengo rojos los versos,
las noches, el ansia,
la piel en su punto vernal..
sublimando instantes,
y a ritmo muy pausado
me ajusto a ti en cada órbita del alma..
De tu incendiaria estrofa
han resurgido las flores sensuales
que como alas de mariposa
van avivando los sentidos..
Es el deseo incandescente
que mengua su pudor
y me recuerdan que estoy viva.
Está llorando el otoño
su más precioso claro de luna..
Tengo el perfume de los sueños,
pero me duelen los labios de tanta espera..
Ven al delirio de mis ramas fragantes
con exquisita parsimonia,
rasga los velos del silencio que nos limita,
y dime una sola vez que me amas..

Yolanda García Vázquez

Derechos de autor reservados

Sombra enamorada

"A las lágrimas del bosque..

a los clarines melodiosos de las fuentes
que entonan el amor eterno.."

Y en tu efervescente memoria
ya no seré más que un espectro,
sombra enamorada
que a tu simetría,
me abrirá los velos soñados..
Iré a morir a tu piedad
deshilachada de mi misma,
para beber un interludio
de la noche de tus ojos..
Esa nívea transparencia
que agita las ondas del alma..
¿Tendré espacio suficiente
para clarear tanta melancolía,
o seré un jirón de niebla, nada más..?
Nunca lo sabré, y sin embargo..
en tu vertiente he derramado
los dulces misterios de la vida,
el Aguazul de los ensueños..
Me he vuelto del revés
para ajustarme a tu nadir,
conjugando cada letra del silencio,
cada adverbio invariable..
Y aún así no tengo más
que una retahíla de penumbras
tan anchas como tu olvido..
Sombra enamorada
que se mece entre los sauces llorones,
tiene de tus labios, el color,
la más fragante luna..
No te hilvanaré más al canesú
de la amarilla soledad,
hallaré desahogo en otro estanque..
para perfumar mi otoño
con los nenúfares del verso..
A las lágrimas del bosque,
a los clarines melodiosos de las fuentes
que entonan su amor eterno,
seré sombra enamorada.

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ

Derechos de autor reservados

Orgía de letras

"Tu intocable aurora

destella incluso
a través del sopor más profundo.."

Están cayendo del cielo,
tus mágicos ojos
que como cristales de luna
avivan la noche..
Se difumina el verso
en su estela azulada,
trato de inhalarte,
te rozo y desapareces..
Hay un olor a melancolía
entre los claveles rojos,
un tiovivo de emociones
me gira en la cintura..
Voy a tu estrofa encantada,
a ver si me encuentro,
pero resbalo de amor
ante la incertidumbre..
Se suicida una rosa
al contacto con tu aguanieve,
y aún así sigo exhalando
el rocío de tu misterio,
ese vaho soñador tan tuyo..
Pero me das frío,
te tiemblo, y..
escrupulosa me bato en retirada,
no vaya a deshojarme en tus labios,
en tu orgía de letras..

Tengo el sueño tan desnudo
que titubeo al mínimo soplido,
tendré que esperar a que caiga la última lluvia
para vislumbrar en su lloro
tu intocable aurora..

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ

Derechos de autor reservados

Tu nada luminosa

"Mi imperturbable languidez

tiene de tus versos,
la rosada parsimonia,
el invierno enamorado.."

Tu nada luminosa
opaca mi percepción
hasta condensar en murmullos
el instante sueño..
Azul que se impregna a tus manos
escrupulosamente,
para deletrear a mi costa,
la profunda tristeza..
Es la noche que te huele a fantasía,
y te embarga, y te tienta
a escasos milímetros de la locura..
Puedo contemplar tu giro trasnochado,
abrumada por la ausencia,
tratando de entender
un silencio que no es de tu espíritu..
¿Porqué me has dado
las gotas más frías de tu lluvia..?
Yo era la transparente flor,
una lágrima de luna a tus pestañas..!
En tu diáfana atmósfera
me hice musa sólo para tus ojos..
revelando soledades,
con mi imperturbable languidez..
Plenitud que se deshace a intervalos,
me estremece hoy el aura,
hay un polvo rojizo en cada eternidad,
no eres tú, es el infierno,
y esa luz que a mis labios se hizo amor.

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ

D@R

Poesía lunar

"Poesía lunar me llora tu olvido.."

Vagamente,
y a contraluz,
me impregnas los tules del silencio..
Frecuencias de ti
me humedecen la soledad,
y cincelan bajo los velos
la gloria de tu nombre..
Trato de vislumbrar
tu soneto perfumado,
y el instante preciso
donde me leí por primera vez..
Reverdecer..
de unas hojas ayer marchitas,
que nunca creyeron
que hubiera un paraíso..
Poesía lunar que se cuelga
en los encajes de la noche,
transparenta tu figura,
insinuante, me llora tu olvido..
Melifluas tus letras
ascienden de la sangre a los ojos,
para morir en lágrimas
un amor imaginario..
Pero, sigue viva
la estela del sueño,
cimbreando el éxtasis
de una aurora que no cesa..
Después de ti,
caerá el invierno más largo,
el sopor más profundo,
pero seré lunaria en tu jardín,
cuando la hadas nocturnas
te cubran los años de aguanieve.

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ

D@R

sábado, 5 de noviembre de 2016

Humo en los ojos

A las cadencias del desamor
lloraré mi último ensueño,
de olvido satinada
por el humo de tu noche..
Estoy sin mi por ti,
parpadeando soledad
al espejo del espíritu..
Ni una luna me besa los labios,
soy tu nota discordante,
y aún así tengo aurora para rato..
Pudorosamente..
contaré las perlas del silencio
para condensar tu alma
en mi perfume enamorado..
Flor de mi sangre
que te exhala a ritmo suave,
tiene de ti los pétalos al viento..
Toma de mi lo dulce
para mojar los instantes vacíos
que tengo la lluvia melodiosa
y transparente el lagrimal..
Amor en su punto de nieve
me arde en la cintura,
voy a ti sincopada..
porque el humo de tu noche
me está cegando los ojos..

Yolanda García Vázquez

D@R

domingo, 9 de octubre de 2016

Revuelo

Mientras me quede una gota de amor
hilvanaré tu estrella a los cielos del alma..
Estoy sola en mi nube soñando tu lluvia
entre revuelo de hadas y pétalos..
será que tu luz está encendiendo mi noche,
será que tú me fascinas..
Ya no huele a tristeza en mis rosas,
pues tu perfume está embriagando mi sangre..
Te amo en mis desvelos infinitos,
en la insoportable neblina..
eres el resplandor al final del túnel..
Será que por cada lágrima
quiero besar tu eternidad..
ser un destello de luna en tu corazón..
Por ti levanto mis alas al paraíso
aunque mueran de hambre todos los sueños..
No retornará a mi espíritu
el salmo enamorado que te escribo,
más yo seguiré leyendo la belleza entre tus liras..

Yolanda García Vázquez

D@R

viernes, 7 de octubre de 2016

Melancolía

Racimos llorosos
descuelgan su perdón a las aceras,
arde mi pensamiento,
llueve la vida tras los visillos..
Me tiembla el pulso
de sostenerme el alma,
mis sentidos fallan
y un algo perturbador descarrila la noche..
De su plúmbeo sueño
está cayendo la eternidad,
para leer en mis labios
el desamparo de sus lágrimas..
Anhelando un cauce secreto
se diluye la sangre en su enojo,
precipitado el nadir
no me queda más que escribir mi dolor..
Tengo los ojos marchitos
de tanto mirar la soledad,
una gota de café en la mirada
moja su melancolía en mi desvelo..
No soy de nadie, no tengo amor,
nieblas infinitas me confunden,
invisible a la multitud
en la cuneta del olvido..
Hay lilas mustias
deshojando la palabra,
con sus pétalos cenicientos
me recuerdan que mañana será tarde.

Yolanda García Vázquez

D@R

martes, 4 de octubre de 2016

Lira piadosa

Angustia al cubo
triplicó la soledad,
murió el color de la palabra,
descarnada la rosa de sus manos..
El se fue, dejando un profundo
aroma a misterio,
se lo tragó el hada nieve
a costa de mis lágrimas..
A dos pulgadas de su olvido
tiemblo cual hoja llorosa
de su rama desprendida..
Al escapulario del tormento
abriré mis venas enamoradas
para cuajar de piedad
los postigos de su luna..
No veré más la luz
que a mi lluvia mojó su sueño,
ni contaré las perlas de su estrofa,
desteñida en silencio la sangre del amor..
Tengo prendida a los labios
una gota de su noche,
salmo que encendió mi alma
para locura de sus ojos..
Se teñirá la lira piadosa
con el rojo del pensamiento,
y no tendré más agua
en los dedos que su nombre..
Lloraré su nada en las ruinas
del tiempo,
ebria de su vino melancólico,
para caer manchada de él
sobre el gran crepúsculo..

Yolanda García Vázquez

D@R

Desidia

Desidia al contraste de su luz
llena la boca de noches,
me atraganto con el polvo de sus palabras,
quiero escapar de este laberinto,
desandar todo su misterio..
En dolorosa secuencia
se revelan al filo del alma más de un secreto,
penurias del desamor
al chasquido mortecino de las hojas..
Un lloro de nubes me lava la sangre..
Mantendré los ojos ocupados en otra estrella,
no me vaya a caer de golpe todo su invierno..
y es que ya ardí en su aguanieve..
Desmadejada de su ovillo
me beberé la realidad..
En algún punto de la lluvia
olvidaré su verso perfumado,
su insoportable frialdad..
Traducido su silencio, ya comprendí..
Quiero estar sola para escribir otro cuento..
Dejaré mi luna encendida
en su portal melancólico,
por si me lanzara una rosa
desde su monótono sueño
hasta el dolor que besa mis labios..

Yolanda García Vázquez

D@R 

viernes, 26 de agosto de 2016

El olvido

En algún lugar del sueño
allá donde se curva la razón,
tiembla en sangre mi deseo
como surco de luz entre las rosas..
Hay una pena tan ancha
que abreva los pastos de la codicia,
ajustando a mi nadir
su saeta más punzante..
Sé que detrás de tu puerta
no encontraré más que la noche..
pero la vida es sólo una isla
entre dos eternos océanos..
Vertedero de anhelos perturbadores
que emponzoña la verdad más pura..
Quiero creer en ti para seguir respirando
de tus ramas, la imposible primavera,
el fragante idilio de tus hojas..
porque tengo el agua estancada
y me sobra mucha lluvia..
Le cantaré al fraude del amor,
al rojo de los labios
que pronuncian tan sutil mentira..
En la insolencia del placer
que oculta su peaje de tristeza..
deshojaré la intocable luna
para esparcir después mis lágrimas
sobre la cuenca del olvido..

Yolanda García Vázquez

D@R

lunes, 22 de agosto de 2016

Desde mi soledad

Un profundo dolor me consume
hasta el tuétano,
tengo la pena desollada al olvido,
y por más giros que doy
siempre acabo en la misma tristeza..
Siento las negras horas pendular
de un lado a otro de mi sangre,
como volutas de humo,
se balancean pausadas
a costa de mis lágrimas..
Soy un cirio arrojado en el sueño de nadie,
una desdicha continua,
y por una gota de tu rosa
dejo mi vanidad morir de sed..
Me tumban y me levantan
para pisarme después hasta el silencio..
No conozco la mano tierna
que en lo inmutable dibujó el amor,
para mi fueron las lluvias
y el hambre voraz de los cuervos..
Si caí fue por querer tocar la luz
en su punto de misericordia,
mas me segó el aliento
un despiadado golpe en las entrañas.
Tengo los ojos de luto,
y la boca sellada con el sabor del miedo,
se ha roto el cordel que ata la mariposa..
Desde mi soledad veo las agujas del reloj
precipitarse a la noche más lúgubre..
Siento la llamada de las alas..
¿Podrán las piedras del río de la vida
contener la muerte que me lleva..?

Yolanda García Vázquez

D@R

miércoles, 3 de agosto de 2016

Vaho

Nada duele más que tu silencio,
vertida la sangre del alma
en la cuenca de tus manos..
Tiemblo cual hebra de rosa
al sentir desplomarse de golpe
el vago sueño de la lluvia..
No tengo más lágrimas
para escribir que te quiero..
que no puede ser error
sentir algo tan grandioso..
pues desde que te amo
no hay muerte que pueda deshojarme..
De tus ojos he bebido mucha agua
en la ribera de mi sueño,
para caer desnuda
en la orilla de otra noche..
No tengo nada de ti, pero te tengo..
Eres el viento helado
que fustiga mis hojas,
y sin embargo, al vaho de tus labios
he ardido la palabra..

Yolanda García Vázquez

D@R 

lunes, 1 de agosto de 2016

Saeta

En la tierra quemada del odio
soy el péndulo que oscila
desde la noche a la sangre..
He muerto en tantos caminos
como giros da la fortuna,
soy la culpa ajena,
la ruina de tus ojos..
De mi llanto han ladrado
todos los perros de la miseria,
ensartada mi carne
a la saeta del olvido..
Vi caer las rosas del sueño
como lágrimas de amor
sobre la calle mojada..
precipitarse mi espíritu
de su cepa madura
a la borrasca de los silencios..
Han llovido cien años
desde aquel sol a esta noche,
y todavía tengo las venas abiertas
el pulso encendido..
No digas que voy a morir
pues ya fui inmolada al crepúsculo,
y de mi polvo tomaron vida
las amapolas del verso.

Yolanda García Vázquez

D@R

jueves, 21 de julio de 2016

La tinta de tu tristeza

Entre los sueños de Corintia
refulgen las perlas del dolor..
que como lágrimas del alma
fluyen azules en busca de su cauce..
Desorientada, hueles a lluvia,
y del sangrado de una rosa
te inventas un amor que sabe a aguanieve..
Has de gotear tu delirio
hasta que arda de una vez tanta pena,
porque la vida es caer y caer..
Al azogue de tu espejo
se está fraguando el abandono..
turbia el agua del espíritu,
al caer desde los ojos a tu carne..
Has de ver pudrirse los racimos
de la belleza antes de beber
de nuevo la piedad de su boca..
Temblarán las hojas del olvido
descarnadas de deseo sobre tus labios,
y en la maleza del viejo huerto
dejarás morir de sed la primavera..
Pero no volverás a enredar
tu soledad a las puntas de su estrella,
porque tu piel ya sabe de inviernos..
- Para delicias las abejas de la luna
que colman de exquisitos suspiros
los jardines del desamparo..-
Tirada la espina arderá la palabra
y en un río de blanco silencio
se precipitará el infinito..
porque no hay más verdad que el dolor,
vas a purgar tu mal a versos..
roja la tinta de tu tristeza,
y del fruto de su maravilla no quedará ni un gajo.

Yolanda García Vázquez

D@R

domingo, 17 de julio de 2016

Destellos

Destellos

 Paseando por el boulevard
voy enhebrando cualquier rosa
al canesú de mi tristeza..
Me lloran los sauces del amor
al cristal de los ojos,
empañando destellos de algún paraíso..
Tengo una nota desapacible
enturbiando el agua del olvido,
y en una lágrima del azul
vuelco la pena entera.
La lluvia me sigue los pasos,
clareando algún viejo sueño..
y es que no amaina esta languidez,
este sopor de hadas negras..
Me iré por el puente del sol
a contemplar las ruinas de la ciudad,
y tal vez en una llama del crepúsculo
resurja el espíritu de la vida.
Es el lamento de un ángel perdido
que clama a la noche su estrella,
mientras sobre el asfalto
arde silenciosa la última verdad.

Yolanda García Vázquez

D@R


 

jueves, 30 de junio de 2016

Retales de lo absoluto

Porque hay silencios
que pudren el amor..
dejando un reguero
de aguanieve entre las rosas..
porque tengo la soledad echa jirones
y una pena demasiado larga..
Porque tu agua no es de mi lluvia,
- ese incesante goteo
al esplendor de tus ojos..-
hoy me voy para no romper tanta belleza..
¡Como duele esta distancia
con saber a café..!
De tu luz bohemia,
cantarán las hadas de la luna
a los hijos del verano :
"no volveré a escribir
un idilio sobre el viento.."
Están los cipreses del sueño
cayendo enmohecidos en mi costado,
porque quise tocar tu alma
y me despeñé en la noche más fría..
Que una perla de mi recuerdo
encienda tu espíritu,
revelando esa lira que ahora te falta..
Entre retales de lo absoluto
me iré por el pespunte
de los olvidados,
tarareando melancólica,
"¿porqué por unas gotas de tu azul
he probado tanto desencanto..?

Yolanda García Vázquez

D@R

lunes, 27 de junio de 2016

Fascinación

Muy despacio voy enredándome
a tu fascinante misterio..
me atraes desde algún ángulo
impreciso de la eternidad..
esa patria que ahora nos pertenece,
donde desnudamos el alma
para caer agotados en un mar de silencio..
Deshilachamos la vida de su rutina,
porque somos jirones de otra luz,
girando al unísono en torno a la misma verdad..
Nos hemos buscado en el esplendor del sueño
y nos hemos encontrado en un día de lluvia,
encharcadas las aceras de la melancolía..
Poco a poco me guías a tu vertiente
para desembocar en tu exultante belleza..
me hechizas sin mediar palabra,
me ajustas a tu cálido verano,
en oleadas de exquisita plenitud..
Eres aguaviva entre mis palidas rosas..
¡Ay del amor y sus secretos..!
Y es que me fascina tu destello,
y esa luna que se asoma a tus ojos,
la misma que mezcla nuestras orillas,
creando atajos en la distancia..
Voy hacia ti como a la mañana,
porque resplandeces como el arco iris
tras mi última borrasca..
Fascinada desde el desamparo..
te cedo terreno a sabiendas,
y soy toda tuya para escribirte
entre lágrimas : no te vayas aún, no te vayas..

Yolanda García Vázquez

D@R

sábado, 4 de junio de 2016

La maravilla que exhalas


Hubiera podido ser el aire
que meciera la más triste de tus rosas..
Hubiera dibujado en tus ojos
la noche más bella del estío..
¡Ay, de mi desventura y sus delirios..!
Por sincronizar el halo de una estrella
al pulso de tu sangre,
hubiera volcado el tiempo de su eje..
Porque exhalas tanta maravilla
quería ser la musa de tus letras,
seguir la estela de tus sueños..
y no tengo más fruto en el alma
que un racimo de poemas deshojados..
Mi alma reclama su gota de gloria,
y vuelve a ti después de tanta lluvia..
No temas, yo soy del viento,
y entre nubes del ayer escribo mi pena..
Hubiera descendido al más bajo peldaño del dolor
para saborear de tu luna, la última promesa..
Me hubiera bebido de un trago
el misterio insondable de tu espíritu,
la más penosa historia de amor,
para poseer la maravilla que exhalas..
Hubiera enhebrado la más clara rima
a la seda de tus manos,
para colmar mi soledad con tu perfume..
Hubiera roto el hilo de una lágrima
con la miel del más pudoroso beso,
y ser destello del azul sobre tus labios..
¡Ay, por ti mi corazón de poeta,
yo hubiera sido la más deliciosa estrofa..!

Yolanda García Vázquez

D@R

domingo, 29 de mayo de 2016

El Manantial

A veces sin darme cuenta, he hallado
la fuente inagotable de los sueños,
donde podía beber hasta saciarme
del esplendor de otra belleza..
Era mi alma el agua viva que tornaba
de su exilio, al azul del pensamiento..
y brotaba como la mágica estrofa
que escribe la tierra entre suspiros
de violetas deshojadas..
La vida volvía a su manantial,
origen de la aurora en mi lira de fuego..
La fuerza creadora detenía el tiempo
y la realidad quedaba suspendida
de otro punto, en otra vertiente..
La vida imaginaria se imponía al tedio
de las horas muertas..
renacían los sueños como perlas de luz
al nadir nebuloso de mi espíritu..
Alzaba el vuelo la ninfa de Corintia
arrebatada por el palio del crepúsculo,
tiñendo en su febril osadía
la rima más clara de una estrella..
Ensoñaciones que fluían de mi sangre
al desguace más temprano del alba,
desbordando en su corriente
los cauces secretos del amor..
El goce ensanchaba mi ribera..
Nunca cedía al desaliento
la luciérnaga de mis noches..
Más ahora ya no brota vida del manantial
Se han sellado los conductos a lo inmutable..
El olvidadero de tu conciencia
desnudo está de sus rosas..
Se ha estancado toda la belleza..
No me queda más que el aguanieve
que cae despacio sobre el silencio,
para acabar tocando de una lágrima,
el melancólico sueño de la lluvia..

Yolanda García Vázquez

D@R

lunes, 16 de mayo de 2016

Espejismo de amor

Polvo de luna que cae
lánguidamente
sobre tu alma..
es el candor de un beso
de ángel que enciende
la rosa nostalgia..
Yo sé que hay albura en tus ojos,
mi santuario de luz..
Que un sueño de oro
te eleve hasta la estrella
más alta..
y un espejismo de amor
te enjuague la pesadumbre..
Te amo en la soledad
de mis noches,
en el áureo destello
de una lágrima..
porque puedo tocar tu cielo
aunque te sienta tan lejos..
En la isla de Francia,
en la niebla de Londres,
en el subsuelo del mundo,
sólo pienso en ti..
Porque soy toda tuya,
aunque se interponga
inexorable la eternidad..

Yolanda García Vázquez

D@R

Hastío

Dolor acuoso que cae monótono
desde tus párpados
al cristal de tu espíritu..
Fría llovizna de silencios
que empaña cada rosa, cada sueño..
levantando la soledad
de tu carne al infinito..
Se deshace la madrugada
y se vacían los cuencos
del amor al otro lado del espejo..
Hay una niña que llora
en tu jardín de invierno..
y te abrazas exhausta a ti misma..
No queda nadie, todos se han ido..
¡Oh, si pudieras fundirte
con el aguanieve que salpica
los puntos de tu superficie..!
y otra vez al roce del ángelus
se derramará el hastío por tus rendijas..
¡Por una gota de gloria
cuanta pesadumbre..!
Escapar, escapar,
allí donde la imaginación
te eleve a su lienzo azul,
y quedar prendida por siempre
en la inmutable belleza..

Yolanda García Vázquez

D@R

domingo, 15 de mayo de 2016

Cómplices

Un río de oro baña
las aceras desnudas
de la ciudad eterna..
Estamos solos a merced
del insomnio..
Si, tú y yo, cómplices
de esta madrugada
de fragante promesa..
y melancólicos sueños..
Los dos venimos
de una travesía muy larga..
somos la niebla de ayer
que besa la noche..
Hemos naufragado
en este puerto sereno
donde el cielo nos regala
su más dulce estrella..
Olvida el pasado..
Deja que llueva la pena
su danza de lágrimas
sobre el asfalto..
ya habrá tiempo
de enfrentar al destino
y a la amarga rutina..
Hoy mi soledad al fin
se siente arropada
al contacto con tu soledad..
El amor nos revela
la presencia de lo divino..
Bailando en la oscuridad
verás que aún nos queda
otra oportunidad
para sentirnos vivos..
Ven a mi al despuntar
el primer lucero,
que traigo una canción
de exquisita cadencia..
para que dibuje una sonrisa
sobre el cristal de tus ojos..

Yolanda García Vázquez

D@R

sábado, 14 de mayo de 2016

Espuma de liras

Al caer rendido el sol sobre el espejo del agua,
en su extravío del tiempo..
evoco el fulgor de tu rosa de alabastro,
siempre candente llama de una estrella fugaz..
Rubor de luna desprende mi pensamiento,
al vino dulce de tu recuerdo..
uva madura de la nostalgia
que fermenta el crepúsculo de mi vida..
Lágrimas de angel van despertando
de su letargo este poema sin nombre,
revelando toda el aura del sueño..
En mis latidos vibra ardiente
toda la sangre de tu memoria,
cual amapola virgen florecida en su rojo delirio
Túneles de felicidad se abren desde mi pecho
hasta la flor de tus labios,
donde mi desnudez de palabras
sonrojan de amor al silencio..
Espuma de liras que arroja el olvido
a la última mariposa del alma..
Me enseñaste a ser acuarela en la lluvia
de un lienzo mágico de hadas y duendes..
Paraíso perdido es hoy tu planeta,
estrofa de una lágrima,
donde ya no se conjuga ningún verbo..
Añoranza espumosa de ti
desemboca cada tarde en mi soledad.

Yolanda García Vázquez

D@R 

martes, 10 de mayo de 2016

Lira que arde

¿Y a ti qué si me desangro a versos..?
Yo no sueño con besar la eterna
azucena que corona el cielo..
Deja que esparza la sal de mis heridas
sobre la temblorosa desnudez de esta tierra,
que ha de ser el lecho de mi polvo mortecino..
Yo no bebo del cáliz diamantino
que derraman las musas en tu limbo..
Es mi lira, lava ardiente que brota de mi pecho
hasta el corazón rebelde de ese viento
que convierte en letanía, el sollozo de mi estrella,
abrazando la lluvia de cenizas que arrastra
hacia su sueño de penumbra, el silencio..
Una primavera letal desgarró el espejismo
de mis rosas de niebla, cubriendo de aguanieve
los pétalos durmientes de mi alma..
Con el néctar de mis uvas ácidas yo consuelo
el desamparo que exhalan mis palabras..
Deja que caiga la noche sobre mis letras,
con su velo ocre de profunda tristeza,
que ya me encargaré yo de darles fuego,
y nueva savia con la aurora de la vida
que renace como siempre, de la sangre de violetas
profanadas por el soplo amargo del olvido..
Entre lágrimas y ausencias perfumadas,
me desangro, me abandono, y me levanto,
con el verbo de mi delirio hecho verso.

Yolanda García Vázquez

D@R

A pesar de todo

Y a pesar del eterno desgarro de la tierra entera

siempre atravesada por el rayo inclemente del dolor y del olvido..

aún veremos renacer flores de amor,

y nos lloverán sobre la piel versos de agua viva..

¿Será que toda la sangre del mundo sigue fluyendo

junta en un mismo sueño,

donde convergen nuestras ansias en un solo corazón..?

Tal vez la vida no sea más que una lágrima

del tiempo que cayó por azar sobre nuestras almas

ateridas de frío y sedientas de luz..

Y aún seguiremos vagando desorientados al encuentro

inexorable del abismo o de la nada, respirando al unisono

el amargo desaliento de la más profunda noche..

preguntándole al edén azul del firmamento,

si todo este delirio que nos asfixia en un constante lamento,

no será más que un espejismo de ese limbo,

en el que tomó conciencia por vez primera nuestro ser..

Muere el sol de la alegría en cada instante que el silencio

le roba a la esperanza..

y seguirá derramando el viento su desdicha

de hojas resecas y promesas rotas sobre el lienzo desnudo

y tembloroso de la aurora..

Se teñirá de pesadumbre el corazón del mar..

y apagará la lluvia cada risa que florezca enardecida

sobre el polvo del asfalto..

Soñarán las horas bajo el último aliento del crepúsculo,

y descoloridas caerán las liras de los enamorados

sobre el umbral de todos los inviernos..

Temblarán desamparados los jardines estériles,

de alegrías y anhelos, deshojados,

con un llanto incesante de poemas muertos y cenizas letales..

Estremecido, el templo del cielo,

romperá su desazón sobre la multitud exhausta,

y expiará de nuevo, ultrajada, la verdad.

Pero a pesar de toda la negra angustia que arde

y profana las entrañas del mundo y de la tierra,

volverá como siempre a florecer el fruto eterno del amor

y de la vida, entre flores renacidas y versos de nuevas

primaveras, bajo el mismo cielo que nos hizo soñar y perecer..


Yolanda García Vázquez

D@R 

Primavera, no te vayas

Primavera que deshojas en tus sueños
la lira perfumada de mis versos,
y fluyes silenciosa por la sangre de mi alma,
fundiendo entre suspiros de amapolas,
toda mi nieve estancada..
No te vayas de la puerta de mi luna,
ni te fundas con la mágica estela
que dejó en tu aurora el beso de otro sol..
Primavera que alientas el vuelo sigiloso
de mis rimas sobre la tarde soñolienta
y perezosa de tus flores, no te duermas
bajo el velo púrpura del crepúsculo,
ni te marchites sobre mi frente de lluvia..
¡Quedate en mi cauce para siempre, primavera..!
cubriendo de oro la noche transparente
de mi silencio..
Deja que el suave aliento de tu canción,
acaricie el desaliento
que se esconde entre mis versos..
No dejes que el viento arrastre mis pétalos
huérfanos, hasta el olvido de otro invierno..
sigue guardando el desvelo enamorado
de la fuente de mis sueños,
y brota como agua clara desde la tierra estéril
de este insomnio que me acompaña..
Por ti cobra sentido toda la poesía
que espera sedienta tras el otoño de mis lágrimas..

Yolanda García Vázquez

D@R

viernes, 6 de mayo de 2016

El hada de Venus

Yo nací para la oscura noche,
- concebida para mi mal -
de una lágrima de Morfeo
en la carne de cualquier rosa..
Un vuelco repentino de luz,
un brote de lujuria, y allí estaba yo,
arrojada a la vida desde otra sangre..
Aprendí las leyes de la realidad,
desde la transparencia del sueño
a la dolorosa circunstancia del yo.
Fui creciendo en sintonía
con mi entorno,
y me hice lluvia para no morir..
No conocí el esplendor
del verano en mis espigas,
ni el goce del amor en mi tallo,
pero descifré el enigma de la luna
en la cuenca de su río imaginario..
Abrí la puerta de lo inmutable
para encerrarme dentro de mi,
y maté de hambre la soledad..
Descubrí mundos de sutil belleza
en la órbita de otro silencio,
y caí desnuda en la gran verdad.
Soy de la noche, - nadir infinito -
y ceñida a mi tormento
amarra su gloria el hada de Venus..
No tengo propiedad en la razón,
me esquiva la paz en su atajo del tiempo,
soy la certidumbre del loco..
y algún día seré pasto de cuerdos
y jueces para despertar de nuevo
en el filo de otro espejismo..

Yolanda García Vázquez

D@R

martes, 3 de mayo de 2016

Aguanieve

El aguanieve del alma me gotea
desafinada la misma canción,
¿adónde ira a parar la etérea libélula
que vuela perezosa por tus sueños,
cuando la puesta del último sol
haya calcinado tu penúltima lira..?
Yo que fui la estela vaporosa
que abrazó la luna en su idilio cristalino
y en el jardín silente donde sueña
el invierno, escribí mi poema más fragante
sobre el líquido espejo de otra aurora..
¿Qué será de mi entonces,
cuando se estanque en mi cauce
la sangre espumosa de mis versos,
y descolorida caiga sobre la humedad
del tiempo y del asfalto..?
Colmarán las horas la sequedad
de mi estrella, cuando la penumbra
manche de grises la rosa del calendario..
Se apagarán todas las luces de la lluvia
con el sopor de las violetas deshojadas,
y me iré rindiendo poco a poco,
con insoportable languidez..
alelada, enmudecida, como cae el aguanieve
sobre la calle ancha y solitaria..
Pobre de mi cuando la desidia arrecie
tras los visillos polvorientos de la vejez,
allí donde el vaho de esta niebla
arrastre el silencio que ahora me falta..
Cuando ya no me queden palabras
empañando los cristales del olvido,
se embozará en mis párpados el viejo sueño,
al antojo de las hadas muertas..
y besará los labios de mi nostalgia
una llovizna de ardientes lágrimas.

Yolanda García Vázquez

D@R

martes, 12 de abril de 2016

Las palomas del amor

En el sosiego de las horas verdes
sueñan las nubes del ayer,
rosa la tarde, me mima,
y se esfuma un trozo de lluvia
en su plegaria de oro..
Es el arco iris del alma
que exhala su hálito de vida
en mitad de un mal sueño..
Han bebido de mis lágrimas
todas las palomas del amor,
he cosido cada pena
en el embozo de mi espíritu,
y a cambio he tocado a fondo,
el núcleo de la soledad.
Quiero enhebrar el silencio
con una perla de gloria en mi dolor,
a ver si así despierta esa niña
de hadas y arpegios,
que una vez colmó con tu gracia
el cáliz de su alegría.

Yolanda García Vázquez

D@R

martes, 29 de marzo de 2016

Viajera

En la quietud del sueño
bosteza la ardiente rosa..
Es tu turno viajera,
el camino se abre a tu paso,
expectante, deshojando
en su elocuente silencio,
todos los secretos de la lluvia..
Estás sola en la curva sinuosa
de una pena muy vieja,
al desvelo de la tarde amarillenta,
sin más oro en el alma
que un arruyo de dulces pájaros..
De tu soledad arden las espigas
resecas de la memoria..
de su rojo crepúsculo,
a la sangre del mediodía..
Al alba hallarás un poco de tregua,
para beber del cielo, tal vez,
una vaga promesa..
¡Ay, del amor imaginario.!
Flores de polvo
para el capricho de las hadas..
Destellos de luz para la tumba
de los locos..
Has escrito tu alma en cada andén,
en cada estación del olvido,
y en tu nadir, desnuda,
se hizo llanto la palabra..
Un tramo más y besarás el sol..
Resiste viajera, el día se va..
Mañana serás perla de alguna luna,
para cubrir de flores
los huertos de tu miseria..

Yolanda García Vázquez

D@R

martes, 23 de febrero de 2016

Desencanto

La hojarasca seca del recuerdo
está llorando desencanto,
descosida ya la lira que desvelaba
a la azucena de tus noches..
Efímero, el destello de tu risa
se ha hecho niebla en mi silencio,
roto el deleite del amor
en el desguace de las horas..
Es el vaho de la despedida
que atrae de tus plúmbeos sueños
mariposas muertas a mi espíritu..
Una gota de sal desbordó tu perfidia
hasta mis pálidas flores..
levantando entre tus ojos y los mios,
una muralla de ausencias.
Se han curvado los instantes
por el vértice de la musa del alba
cincelando el sello de tu último adiós..
Vete de mi nube a escribir otra lluvia,
que este desamparo no te pertenece,
me basto yo sola para tragar mi pena..
No seré más polvo de luna
sobre tu pecho de invierno,
alentando rosas sobre tus ruinas..
Lágrimas de mediodía
serán los jazmines de tu memoria,
cuando mi estrofa de agua
se expanda melancólica y pura
en el profundo azul del olvido..
Fragancia sutil que vendrá a perfumar
la soledad de mis espigas
al lagrimal de la aurora..
No me olvides, dondequiera que vayas..
En su rojo declinar el sol de poniente
teñirá de sangre el cielo del alma,
mientras la hojarasca del recuerdo
estará llorando desencanto..

Yolanda García Vázquez

D@R