sábado, 19 de diciembre de 2015

Alma libre

¡Oh, libertad! Ave que surca los cielos
de un alma libre..
Me has visto yacer malherida
entre las negras fauces del desamparo,
mordiendo la nada entre mis labios..
Como rosa atada a la podredumbre
del miedo, derramé mi último verso
contra las sucias tapias de mi presidio..
y amanecí desnuda de muerte
sobre el campanario de la vida..
Libre de espejos y hechizos, ya toda viento..
regresé a tus alas cual mariposa renacida
de la roja llama..
De aquellas cenizas hoy tengo el alma
llena de sol, fluyendo de sueño en sueño..
Éxtasis de un corazón rebelde que vuelve
de la más profunda noche,  ahuecando
espacios y palabras sobre azoteas plenas de luz..
Ya no hay tierra en mis ojos, soy toda mar..
A pulmón embisto mi negra suerte,
porque soy toda fe, voluntad de una estrella
que nunca se apagará..
¡Oh, libertad! Pan del cielo que colma
el hambre eterna de las almas..
Enarbolo al infinito mi bandera,
con el glorioso emblema de la libertad..
Canción que se escribe en mi sangre,
mientras alimento con el oro de mis lágrimas
El alma libre de las palomas..

Yolanda García Vázquez

D@R