domingo, 4 de octubre de 2015

Un pálido sueño

Está sangrando el alba,
mi tristeza es la lluvia
del vacío..
Malherida mi sombra
se desgarra en puro
verso, clamando al cielo
un poco de tregua..
Este aire que respiro
envenena con languidez
mi lira soñolienta,
y enmudece en su claustro
de nostalgia,
la flor de mis poemas..
Andróginos labios
se beben mi silencio,
dibujando en mi boca
una rosa de lágrimas..
Temerosa, cruzó el espejo
vuelo, y muere la noche..
La nada va robando
mi espacio con insolencia..
Es la desidia de una pena
muy vieja que me nubla
el cielo del alma..
Una astilla del tiempo
se me clava en la memoria,
y no me queda más espacio
que un pálido sueño,
que emerge tembloroso
desde mi pecho de aguanieve
hasta el centro inexpugnable
y frío de alguna estrella..

Yolanda García Vázquez

D@R