martes, 13 de octubre de 2015

El viejo río

Me hueles a lluvia,
a tierra mojada
por lágrimas..
agua de un sueño
que no desembocará
en mi alma..
En las esquinas dobladas
del pensamiento
guardo el perfume
añejo de tus palabras..
Rosa ceñida a mis labios
sangra nostalgia..
y un poema amarillo
levanta el polvo de tu promesa..
Destila paz en su caída
el sol, el viejo río lo besa
en su lecho de oro..
muere el trigo del ayer,
y yo no tengo más consuelo
que unos cristales
de luna entre mis dedos..
Niebla de tus ojos me arrastra..
silencio en el páramo,
ven y toca mi soledad..

Yolanda García Vázquez

D@R