lunes, 5 de octubre de 2015

Dibujando el crepúsculo

En el fulgor de la tarde
se mecen las horas soñando
con el fulgor de un beso..
Me sabes a vino dulce
que embriaga las cuerdas
dormidas de mi guitarra..
Un bostezo de sol enciende
el sueño de antaño,
y no tengo más calor
que la sombra de tu recuerdo
sobre mi barca varada..
¿Dónde estará tu alma migratoria,
tu velero de pájaros..?
Agua fresca de tus ojos
que ya no beberé, es ahora
la sal de mi nostalgia..
Estoy sola en la arena
dibujando el crepúsculo,
mientras un verso de fuego
me estalla entre lágrimas..
Soy un pedazo del silencio,
que golpea el destino
contra las rocas..
En la playa de la memoria
te invoco,
un dosel de ángeles acunan
mi vieja tristeza..
cae roja la ceniza del cielo
y se abre un poema, negro
por fuera, de oro el corazón,
es la noche estrellada que unió
para siempre nuestras almas..

Yolanda García Vázquez

D@R