domingo, 4 de octubre de 2015

Ausencia

Tu ausencia es ya en mi pecho
lira que arde y que respira..
Se extravíó en algún sueño 
la blanca mariposa
que a mis flores sonreía..
Ahora todo es niebla en este espejo,
que ya no me devuelve la mirada..
Me llueve la tristeza lentamente,
empañando cada verso del pasado
con la sangre incolora del silencio..
Soy el olvido acuoso de la noche
disfrazado de canción..
Adiós dulce néctar de viejas horas..
alegría marchita del ayer,
entre ceniza de rosas me despido,
ya no beberé tu vino de oro
bajo la puesta de sol..

Yolanda García Vázquez

D@R