miércoles, 14 de octubre de 2015

La eternidad

En el páramo dormido
se vislumbra entre sueños
una lágrima del sol,
es el agua del tiempo
que besa los caminos del ayer,
Malherida, cae la tarde sobre mi..
Soy la pena que mustia
se deshoja sobre el polvo
ceniciento de los miedos..
Un violonchelo de lluvia
empapa mi espíritu
con insoportable languidez,
me evado por la tangente
de un ángulo opuesto
y se desmadeja el misterio..
Soy golondrina que llora
su desventura sobre el madrigal
del mediodía, roja
como la sangre del crepúsculo..
El silencio me lleva a contracorriente
por los cauces secretos
de las palabras..
donde el viejo molino me espera,
con las aspas de la memoria
girando desorbitadas..
Vuelvo al trigal de mi ensueño
donde acaricio la eternidad..
Soledad, me llaman..
y no tengo más viento en el alma
que un puñado de poemas no escritos..

Yolanda García Vázquez

D@R

martes, 13 de octubre de 2015

El viejo río

Me hueles a lluvia,
a tierra mojada
por lágrimas..
agua de un sueño
que no desembocará
en mi alma..
En las esquinas dobladas
del pensamiento
guardo el perfume
añejo de tus palabras..
Rosa ceñida a mis labios
sangra nostalgia..
y un poema amarillo
levanta el polvo de tu promesa..
Destila paz en su caída
el sol, el viejo río lo besa
en su lecho de oro..
muere el trigo del ayer,
y yo no tengo más consuelo
que unos cristales
de luna entre mis dedos..
Niebla de tus ojos me arrastra..
silencio en el páramo,
ven y toca mi soledad..

Yolanda García Vázquez

D@R

lunes, 12 de octubre de 2015

Policromía

Con tinta de narcisos mustios
voy perfilando tu sueño de venus..
¡Ay de tu idilio con la tristeza..!
Un arcángel celeste besa tu alma
sobre el pentagrama roto del tiempo..
mientras un cielo de estaño,
derrama cristales de lluvia sobre tus labios..
Camelia de alabastro - musa bohemia -
¿desde qué espejo de invierno
ha traspasado tu aura tanto abandono..?
Flor entre la ceniza del desconcierto,
desangra tu lira al alba,
Policromía de tonos malvas y grises
ha pintado el silencio sobre tu esfinge..
y una corona de lágrimas ha incrustado
la nostalgia en tus sienes..
Elegía de inacabado cuento
escribe tu adverbio de rosa sobre la niebla..
Luces de metal que ya no dan vida
te recuerdan que la realidad no existe,
y que el amor es tan sólo una llama
lamida a su antojo por el viento..

Yolanda García Vázquez

D@R

domingo, 11 de octubre de 2015

Mi primera soledad

Mi primera soledad habitaba
estática tras los visillos
empañados del silencio..
Era el frío de un sueño sin verano..
roto y descosido como el velo
sagrado de la inocencia perdida.
Lágrimas de una rosa que no llegó
a manchar la mano de un poeta..
En los márgenes de lo imposible
y a contraluz, te dibujaba..
Era un poema, era un país
de nubes sin límite al norte..
Humedad concentrada en una sola
palabra, desprendía tu desaire
por las goteras del pensamiento..
Era el calor, era el hastío..
Mi primera soledad conjugaba
la lluvia con tu nombre,
en un halo de cristalina promesa
que nunca llegó a cuajar..
Un ramo de liras perfumaba
los huecos polvorientos del olvido,
mientras el reloj de la nostalgia
atrasaba lánguidamente mi juventud..
Era el aguanieve del alma
que hoy escribe en los renglones
amarillos del tiempo,
esta vieja canción de amor..

Yolanda García Vázquez

D@R

Resplandor

En la soledad del verbo
se desnuda roja la palabra..
es la flama de un sueño
de amor que arrastra el otoño
en su desvelo..
Una cortina de oro cubre
los sauces de la nostalgia,
deshojando mi alma enamorada
sobre tu ardiente lira..
Vuelvo a tu sur desde el norte,
para dorar mis espigas
con el suave calor de tu verso..
Tengo la risa fresca de la pradera,
un manojo de violetas
entre mis labios,
y el resplandor de un ángel
sobre mi pecho de octubre..
Quiero limpiar de muerte
la vida, con el agua de tus ojos
que hoy me miran azules
desde el río cristalino de el ayer..
Un estanque de hojas secas
nos recuerda que la vida es humo..
Ven a la cuenca de mi manantial
y que se rinda la tierra..
Y yo que anduve descalza
por un bosque de lágrimas,
quiero besar tu silencio
con un poema de letras perfumadas..
y cuando llegue el hada blanca
de la vejez y las ruinas,
ser canción de amor en tus oidos
para el vuelo de otras aves..

Yolanda García Vázquez

D@R

viernes, 9 de octubre de 2015

Catarsis

Septiembre, áurea flama..
Tras el rojizo velo de cristal,
que enturbia las aceras
mojadas de una calle sin nombre..
aguardan todos los sueños
que perdí en mi última guerra..
Una alfombra de recuerdos
cruza el desamparo
de la ciudad desnuda..
desguazando entre lágrimas
una parte de mi historia..
Vengo de la muerte, viva..
enfilando entre cipreses
y pájaros de barro,
el Boulevard de la memoria..
Tengo frío de tu frío..
y me pesa más la pena que los años..
No tengo más lluvia que mis ojos
para calmar esta vieja sed
de vino y alegrías..
mientras en los pasillos del otoño
se redime el alma mía..
He visto morir los peces del amor
en el cauce del gran río..
balbuciendo entre burbujas,
la palabra soledad..
Un poema de oro se hace polvo
entre mis manos, mientras sello
los surcos que otros vientos dejaron..
Vuelvo a tus tejados revestidos
de áurea flama, como a la vida..
y sólo espero que el halo de las musas
me acompañe en la catarsis.

Yolanda García Vázquez

D@R

Espejo de agua

En el descenso de la palabra
vuelca la luna sus lágrimas..
gota a gota muere el amor
mientras busco desahogo
en los huecos azules de la niebla..
Me acoplo al desaliento
como la espina a la rosa..
Quiero abrir de la noche su roja
arteria, para inhalar despacio
todo su perfume - delirio.. -
cualquier sueño me basta
para romper tu sombra..
Soy ave de paso que cruza
tu orilla sin nombre..
un espejo de agua donde sueña
el reloj del tiempo..
Me iré sin decir adiós,
por el camino que dibujó la lluvia..
descalza como las hadas,
encendida como una promesa..
y antes que despiertes
me habré fugado por los atajos
infinitos del pensamiento..

Yolanda García Vázquez

D@R

jueves, 8 de octubre de 2015

Difusa

Muere tu sueño
y se endereza la cuesta..
Es duro el camino a la nada
con la sangre plena
de noches y olvido..
Dime, ¿quién juega a los dados
con tu desventura..?
Al otro lado del espejo,
te observas a ti misma,
inexorable al dolor,
nada comprendes - difusa..-
como el cristal del ayer..
La vida es la gran humareda
de un fuego invisible,
y no hallarás la salida
de este infame laberinto
hasta que caiga raudo
el último telón..
Si del lodo nace la rosa,
en la sal arderán tuz labios..
No hay límite para la pena
a este lado de la lluvia..
Rompe el disfraz de la pureza
y hazte unas alas de viento,
que antes que el silencio
hable con su boca
de lágrimas, ya serás libre..

Yolanda García Vázquez

D@R

Lunarias

Lunarias de tu jardín
condensan sopor de hadas
en su gineceo..
Ya despierta Euterpe de su letargo
abriendo lánguidamente las pestañas
de un profundo sueño..
La realidad se oxida al contacto
con la sangre de tu alma..
Reloj circadiano que se desajusta
en cada instante que vagas insomne
fuera de tu tiempo..
Has traducido el lenguaje
de las flores a través de cada lágrima..
y a cambio sólo tienes en tu pecho
un anagrama perfumado de palabras..

Yolanda García Vázquez

D@R

miércoles, 7 de octubre de 2015

Un trozo de mi hecho canción

En la curvatura del sol
cuando las cigüeñas exhalen su nota
más lúgubre, y de la arena mojada
brote una lágrima, te estaré esperando
en la llanura de los silencios..
ya mi nostalgia habrá cuajado
la tinta amarilla del calendario..
y un poema de lluvia se hará flor en mi boca..
- sueño evanescente del agua que duerme
en las praderas del eterno olvido..-
Estoy sola en la cuenca de un río sin nombre,
temblando de pena y hastío..
huérfana como los gorriones que beben
de los charcos, el desamparo de una ciudad
desnuda y sin alegría..
Lánguidamente se asoman a mis ojos
las lilas mustias de tu recuerdo,
empañando de grises los espejos del alma..
La tarde se enrojece sobre la colina del ayer,
y muere un trozo de mi, hecho canción
para que el viento de la noche se lo trague..
Perlas de rosa titilan entre la niebla del bosque,
son las hadas que me señalan el camino
de vuelta a casa..
Naranja la tierra, escribe su epitafio al sol,
enmudecen los campos de trigo cruzados
por el crepúsculo y renace del dolor una estrella..
es la hora de los poetas , ven a mi encuentro
y rompe esta soledad de huecos y sombras..

Yolanda García Vázquez

D@R

lunes, 5 de octubre de 2015

Dibujando el crepúsculo

En el fulgor de la tarde
se mecen las horas soñando
con el fulgor de un beso..
Me sabes a vino dulce
que embriaga las cuerdas
dormidas de mi guitarra..
Un bostezo de sol enciende
el sueño de antaño,
y no tengo más calor
que la sombra de tu recuerdo
sobre mi barca varada..
¿Dónde estará tu alma migratoria,
tu velero de pájaros..?
Agua fresca de tus ojos
que ya no beberé, es ahora
la sal de mi nostalgia..
Estoy sola en la arena
dibujando el crepúsculo,
mientras un verso de fuego
me estalla entre lágrimas..
Soy un pedazo del silencio,
que golpea el destino
contra las rocas..
En la playa de la memoria
te invoco,
un dosel de ángeles acunan
mi vieja tristeza..
cae roja la ceniza del cielo
y se abre un poema, negro
por fuera, de oro el corazón,
es la noche estrellada que unió
para siempre nuestras almas..

Yolanda García Vázquez

D@R

Claroscuro

Mientras pedazos sueltos
de algún paraíso
caen sobre tus manos..
¡cuántas lágrimas colman
una sola noche..!
Has visto desplomarse
el sol en cada esquina
de tu espíritu,
y te has bebido de un trago
la misericordia de las palabras..
Puntos suspensivos
te dan un poco de tregua,
y te dejas mecer por un sueño
de lánguido efluvio..
Ya no hay pulpa en tus rosas,
ajadas por el fragor de la batalla,
secó el tiempo su recuerdo..
un puñado de sal enciende
tu pena - claroscuro del alma..-
¡Ay, cuanto dolor en el dolor..!
Inherente a a tu esencia
se filtra el ayer por tus rendijas,
condensando en un instante
lo efímero del placer..
Un sollozo de cristal tensa
la cuerda y amaina..
si ya no hay oro en tus dedos,
ni mercurio en tu luna..
¿con qué soñaran las hadas
mudas de tu limbo..?
cubiertas de violetas
para gloria de otros ojos..

Yolanda García Vázquez

D@R

Las aguas del olvido

Tumbada en la cornisa
del tiempo, a contraluz,
veo abrirse de un tajo
la ciudad sin alegría.. 
siento la llamada y vuelo..
Luces de neón manchan
el puro velo de la lluvia,
pintado de rosa
el negro vómito de la noche..
He vagado despacio
por todos los insomnios
y he visto la eternidad
asomarse al alma de las cosas..
Calles deshabitadas,
aceras desnudas girando
sobre la misma peonza..
La muerte reclama su parte
y llora en la tierra un ángel..
Es la sed del asfalto
que aguarda mi sombra
para tragársela de nuevo..
Quiero dormir cien años,
sellar los cauces del desamor..
Entre las aguas del olvido
todo me sabe a nada,
Es la ventaja del sueño
sobre la carne,
que transmuta el dolor
por la sal de una lágrima..
Un piano mágico solloza
al primer despunte del alba..
¡Ay, soledad..! no me despiertes
hasta que muera el día..

Yolanda García Vázquez

D@R

La musa de los silencios

Fotografía de un sueño
me revela lánguidas azucenas..
son las hadas de la luna
que se dejan caer sobre mi tristeza..
Puedo conjugar en mi pensamiento
todas las lágrimas de la noche..
- corcheas de sal que desafinan
esta canción de hambre y lluvia.. -
Inocua la rosa me estalla en el pecho
y el día se me va entre palabras
de humo y café..
En los espacios habitados del olvido
se fecunda la verdad desnuda,
verbo inmutable que expande la pena
de mi boca al infinito..
Soy un pedazo del alba,
una rendija de sol..
Desorbitada en mi eje enderezo
la cuerda del tiempo y desemboco
en los muelles de tu alma..
Ven a beber a los cauces de mi soledad
- tinta de oro - de la musa de los silencios..

Yolanda García Vázquez

D@R

Arcano

Con punta de diamante

marca el reloj nuevos surcos..

helando las zonas áridas del pensamiento..
Dura égida separa a tu corazón
de mi última estrella,
levantando un muro de penumbras
delante de mi insomnio..
Ojos de niebla que no me dejan ver
la realidad rompen el espejo de la noche,
rebosando en su tristeza una copa
de ardientes lágrimas..
Es el cauce donde todo converge,
antecesor de un arcano de fragmentos
y átomos que estallan de ira

al contacto superfluo con las palabras.
Triste fantochada que representa Morfeo
en su cotidiana huída al país de las sombras,
dejando tras él un lastre de días sin huella..
Suplicante, la flor de Júpiter derrama
su roja seda de caricias al infinito,
y el sol triunfante nos devuelve de un trago
la mágica albura del amor y de la vida..
Incidental encuentro entre tu sangre
y mi alma derriba las ruinas del tiempo,
satinando con versos los labios de la luna..
Es la deuda de la tierra al cielo,
una llamada al absoluto que proclama
la eterna belleza de las cosas..
que nacen y mueren, para volver a ser..
Flota el silencio con premura, consciente
que la alegría es tan efímera como la estela
perfumada que dejan las rosas en tus sueños..

Yolanda García Vázquez

D@R

domingo, 4 de octubre de 2015

Rosa de lágrimas

Como acostumbras..vas a verter
tu sangre en cada cuenco
del silencio, poeta..
Porque la vida es humo
y la rosa, lágrima..
No hay viento favorable
para los habitantes de la luna..
- pensamiento mágico - que converge
en un océano de palabras..
que acarician y duelen..
En tu poliedro celeste mueren
los sueños de hambre..
y a fuerza de lluvias se torna
la primavera, lecho de hadas..
De tus yemas brota el lenguaje
de las almas..
- Prisma del alfabeto en clave de sol..-
No hay verbo que se resista
a tu gracia, porque tu boca es noche..
y tu pecho, fuego..
Sucumbirán las adelfas de la deseo
al néctar de la efímera alegría,
pero tú y yo sabemos bien,
que la vida es humo y la rosa, lágrima..
Rota la mirada, te defiendes del asfalto
que quema tus ansias..
- ¡Que muera el día..! -
Ya en tu refugio la tinta del olvido
se enciende sola..mientras purgas
tu soledad a tu manera..
La madrugada te pertenece, hacedor
de liras, que vuelcas tu fragancia
sobre el pavimento mojado de la memoria..
una ráfaga de estrellas te golpea
las entrañas sin piedad..
Es tu reino, poeta..¡luz y dolor!
y como siempre consagrarás al alba
tu rosa de lágrimas..

Yolanda García Vázquez

D@R

Ausencia

Tu ausencia es ya en mi pecho
lira que arde y que respira..
Se extravíó en algún sueño 
la blanca mariposa
que a mis flores sonreía..
Ahora todo es niebla en este espejo,
que ya no me devuelve la mirada..
Me llueve la tristeza lentamente,
empañando cada verso del pasado
con la sangre incolora del silencio..
Soy el olvido acuoso de la noche
disfrazado de canción..
Adiós dulce néctar de viejas horas..
alegría marchita del ayer,
entre ceniza de rosas me despido,
ya no beberé tu vino de oro
bajo la puesta de sol..

Yolanda García Vázquez

D@R

La soledad

Ella es el silencio
el dolor, la plenitud..
Vaga sonámbula entre cortinas de lluvia
hacia ninguna parte..
No le teme a la noche,
no le teme al vacío..
Tensa la aguja de diamante
sobre un disco rayado por las lágrimas..
Se traga la nostalgia de un sorbo,
tiene el alma de alfileres y rosas,
desgaja la luna si te descuidas..
Le llaman soledad, hada oscura
que besa la pluma de los poetas..
Y esta madrugada viene a columpiarse
en mi tristeza para tocar el cielo
con mis palabras..

Yolanda García Vázquez

D@R

Agua de rosas

Agua de rosas
para tu sueño prohibido..
Se acicalan los versos
de lluvia en el espejo
del alma..
Son las hadas del amor
que vienen a levantar
de mis pestañas,
el polvo del olvido.
Una lágrima se resbala
del cielo y renace
en mi boca, tu canción..
Quiero ser luna clara
que cubra de perlas
el mar de tu ausencia..
Al compás del silencio
se perfuma mi lira marchita..
Buscame en el pórtico
violeta del alba,
que ya soy estela de oro
más allá del río del tiempo..

Yolanda García Vázquez

D@R

Un pálido sueño

Está sangrando el alba,
mi tristeza es la lluvia
del vacío..
Malherida mi sombra
se desgarra en puro
verso, clamando al cielo
un poco de tregua..
Este aire que respiro
envenena con languidez
mi lira soñolienta,
y enmudece en su claustro
de nostalgia,
la flor de mis poemas..
Andróginos labios
se beben mi silencio,
dibujando en mi boca
una rosa de lágrimas..
Temerosa, cruzó el espejo
vuelo, y muere la noche..
La nada va robando
mi espacio con insolencia..
Es la desidia de una pena
muy vieja que me nubla
el cielo del alma..
Una astilla del tiempo
se me clava en la memoria,
y no me queda más espacio
que un pálido sueño,
que emerge tembloroso
desde mi pecho de aguanieve
hasta el centro inexpugnable
y frío de alguna estrella..

Yolanda García Vázquez

D@R

Un pedazo de gloria

Tiemblan las hojas del espíritu,
resecas como un sueño del ayer
deshilachado por el tiempo..
Entregada mi boca al placer
de una suave lágrima,
agota el cuenco de la soledad..
Un ángel me revela el secreto
de lo absoluto, sellando de improviso
un retablo de infinitas dudas..
¡Cuanta lluvia me falta para tocar el sol..!
Se estremece la piel de la tarde,
solitaria y jaspeada como lengua
de fuego sobre el nicho de una rosa..
Septiembre, con su roja mano escribe
sobre la acera mi profunda pena..
Hay dolores anchos como el vacío,
que desgarran la carne de la ciudad,
ahuyentando la luz de los astros..
Yo sé que volveré a caer sobre la afilada
navaja de la noche, buscando un pedazo
de gloria para matar las horas..
Mañana se acabó este incesante
viaje al centro de la nada..
este laberinto de espectros sin salida..
Entre palabras de cristal se descorre
insinuante la niebla, dibujando para mi
un camino estrellado..
me adentro y despiertan las flores del alma..
Es el éter del amor en mi desvelo,
que borra la miseria de los años,
liberando mi ser de los escombros
y recordándome que aún sigo viva..

Yolanda García Vázquez

D@R