lunes, 11 de diciembre de 2017

Pulso poético

PULSO POÉTICO

A terciopelo por palabra..
tú también me sabes a noche
pero en segundos tan angelicales
que tu respiración se hace luz
o sombra
según la distancia..
Quizá porque eres como esas lunas
que se imaginan a sueño piel..
Pero ya sin secretos,
aunque enmudezcas
para escuchar mis suspiros
o las metáforas del corazón..
No obstante
sabes deshojar tu maravilla
a terciopelo por palabra..
en un aguanieve tan soñador
que la corola de tu misterio queda al aire..
Pero sólo un poco
¿Será por la bella flor que perfuma
la seda de tus noches..?
Lo ignoro
Sólo sé que a mi  pulso  poético
eres ímpetu invernal
o sinfonía de amor
según los decibelios de tu sangre.

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ
D@R

La aurora que te parió


Tú que eres invierno y apatía en flor
que con el fraude de la palabra
has comido de un fruto que no era tuyo
¿porqué te ofendes
ante el palpito boreal de las musas perdidas..?
esas en cuyos velos te enredaste
para escudriñar la aurora que te parió...
¿Será que en el cuenco de tus manos
quedó clavada para siempre la espina del miedo..?
No lo sé..
Pero auscultando tu ambigüedad
se diría que hay mucha noche bajo tus ojos..
Pues a vena escrita
no te atreves a inflarnos ni un cielo..
Ese mismo al que te opacas
para preñarte de un idioma infertil
que nos deja sin la miel en el pulso..
O con las sílabas frías..
Y te atreves a zigzaguear
ante la rosa imarcesible de una voz
que ha clareado la luna..
¿Será que no tienes más vino en el alma
que un dedal de sangre.. ?
Y aún así gesticulas
como si el polvo del infierno
te abrasara los labios..
O por contradecir a la aurora que te parió
humedeces tu pluma en aguanieve
y frunces el mismo soneto
tantas veces que ya no puedes paladear el amor.

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ
D@R

El hada de Europa


  
EL HADA DE EUROPA

En el fiordo alucinante de Sogne, 
en los lagos azules de Constanza
sobre las praderas francesas del mediodía
y en los acantilados de Moher ..
He buscado la dorada aguja 
para enhebrar en verso puro mis lágrimas 
y olvidar que he de morir..
En las grutas de cristal del Levante
o bajo las auroras de Salzburgo..
Recorriendo los bosques de Lund
hasta la Cueva de Hércules, 
he seguido la estela purpurina de un ángel 
para transmutar en diamante mi dolor
y ser poema de luz entre la niebla..
En los acrisolados valles de Arán 
o frente a los niveos espejos de Lausana..
En los bohemios cafés de París
o en los palacios invernales de Viena..
He perseguido los claros de una luna mágica 
para dibujar la pasión del arco iris 
y ser cortejo nupcial para las flores.. 
Desde las cumbres nórdicas 
hasta los más profundos sueños del Danubio 
bajando por La Mer de Glace
hasta las Agujas de Chamonix,
he creído ver el final de este túnel
que comenzó en un suspiro del infierno 
y acabará en la fosa común.. 
He visto morir la vida y nacer la muerte
a siglo por segundo,
tanto que la eternidad ya huele a amor..
Y he bebido la misericordia en las aguas de Velingrad,
y toqué la belleza en el Jardín de Alejandro
al perfumar las noches de Moscú.. 
De la sirena de Copenhague, al Partenón de Atenas,
del faro de Vigo a las estatuas de Florencia,
yo busqué la rosa de los vientos
para preñarme de esperanzas.. 
Y me perdí por las callejuelas lluviosas de Budapest
hasta los pasadizos fantasmales de Chekia,
bajo el anochecer soñador de Estambul 
hasta la puerta de Brandemburgo..
Descubrí la primavera del amor en Venecia..  
y soñé con tu efigie incandescente de sonrosado vino
sobre las cunetas de la deshumanización..
A las columnas de Roma, a la fuente de Neptuno
a los jardines de Versalles, al atomium de Bruselas,
a la Alhambra de Granada, a la ciudadela de Varsovia..
les di mi mejor aliento para acabar en lloro mi viaje
con el espíritu borracho de poesía,
y los ojos llenos de fe..
Es el hada de Europa que viene a mi soledad
desde el paraiso bajando por Londres..

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ 
D@R

A toque de Réquiem

¡Oh, esa tristeza que huele a verso..!
como me incita para que la escriba,
como me duele bajo los ojos al entintarse el alma..
Y yo quisiera no exhalar al mundo
más perfume que el amor..
Más hay tanta sangre bajo la rosa
que mi tallo se hace noche al aliento de la luna..
Las vocales se me mueren en silencioso desvelo
como si un café de lágrimas
me mantuviera insomne..
Y es cuando me conjugo a la yedra del olvido
y asciendo a lo incorpóreo de puntillas
para matarme con palabras
que me retuercen como si mi corazón fuera un trapo..
A toque de Réquiem
se embadurna la prosa
para fallecer en su silencio..
¡Vida que no vales nada!
¡Nada que vale una vida!
¿Porqué hay pájaros muertos
flotando en el agua de mi angustia,
si a un tiro de sol danzan las mariposas
al sueño encendido de las letras..?
Sé que hay un laberinto archivado
que esconde una flor carnívora
y que sus labios no quieren pronunciar mi nombre..
Más al desguace de las sombras chinescas
que copulan sobre el polvo
un espectro del infierno
me tira de la lengua para que escupa poesía.

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ
D@R

Una tarde machadiana

En una tarde machadiana
era mi llanto una copa de estrellas
que morían en verso sobre los ejes de mi dolor..
Añoranza de entretiempo
que parecía escribir con sangre un crepúsculo otoñal..
Era mi espíritu una fuente reseca
en los aledaños del desamparo..
Ni una gota de luz refrescaba mi monólogo solitario..
Soledad que como ave de rapiña
venía al pensamiento a crucificar mi frente,
y giraba como las agujas de un infernal reloj
para catapultarme a la gran ausencia..
Al crepitar de la alfombra roja del bosque
los alamos de esperanza huérfanos
temblaban como hilos de lluvia al partirse el río..
Vagué como poseída por las angostas sendas
de enigmas pincelados
como buscando unos ojos donde beber,
y sólo hallé un estanque de profundos silencios
que daban pavor al aguanieve del alma..
Ni una perla verde sobre las hojas,
Ni un rosado haz en los juncales
El paisaje que fuera mi lecho de musas
manantial de cristalina inspiración
languidecia ahora en perpleja quietud..
Estéril, como un terruño abandonado..
Era como si la guadaña del olvido
hubiera segado los tallos de los sueños
y mi conciencia espesa de melancolía
no captase su nueva situación..
Al fin un rayo de lucidez
me reveló la verdad en toda su crudeza..
Todo estaba perdido.. ¡Todo!
El cauce que no más ayer
era corriente de agua viva a mis anhelos,
yacía en árida destemplanza
como si la muerte hubiera llegado para quedarse..
Y los rosales ensortijados al corazón
no fueran más que espinas de otra época..
Me postré sobre el huerto de mis despojos para llorar,
una corona de lágrimas descendía sobre las flores yertas,
que contemplaban la impavidez del cielo
mientras del joyero de pétalos nocturno
subía hasta la luna perfume de amor.

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ
D@R
España

Palacios en los charcos


"Y yo que vi palacios en los charcos
por un príncipe invisible
he besado el barro de la tristeza.."

En hilo de rosas negras
ensarté temeraria el velo del amor..
He visto desmenuzarse
en lágrimas de arco iris
todos los sueños del mundo..
A sombra por minuto
se poblaron los dias de muerte,
mis cejas de noche..
Conjugación mortal
que pone al descubierto el fraude de las palabras..
Y yo que creí que con lanzarme a tus ojos
podría sentir la primavera del tiempo,
caí en picado como gaviota de luna
en los charcos de tu silencio..
Flor que muere
en una metáfora tan dolorosa
como sensual
sabe de pétalos enamorados
más que el rocío de tus pestañas..
Evocame en los niveos fulgores
de diciembre
cuando el ave de tu paraíso
perfume sus plumas
para danzar en tu sangre..
y yo seré a tu corazón
sonata de clarines románticos
a toque de flauta,
al nacimiento de las hadas
en los palacios del verso.

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ
D@R

Jaque mate al amor

Fin de partida..
Maldeciré bajo tus ojos
el blanquinegro complot
del ajedrez apasionado..
Esta pena secular
que hedionda manifiesta
el enroque de la vida
perfumará algún crepúsculo
los nichos del alma..
Tengo la sangre de luto,
podrido el tallo
que daba la flor del sueño..
Hay un rugido de hambre carnívora
que destella sus fauces al alba
y sé que viene a por mi..
Un ronroneo de alfiles suicidas
tensa el dolor hasta lo imposible,
mientras el rey del silencio
pone en jaque mate al amor..
El tablero se endereza en doloroso desdén
y saltan los peones como puntos de luna
al abismo poético..
Es la señal del fín de los días,
de la caída del telón
que me catapulta sin piedad
a los olvidos oníricos
del polvo romántico..
- y maldeciré bajo tus ojos
su blanquinegro complot. -

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ
D@R

sábado, 28 de octubre de 2017

Apasionadamente


"Eres el resplandor continuo
que en madrugadas cielo..
arde en mis letras apasionadamente..
Y es que tengo a pulso flor
los pétalos suaves del más enamorado anochecer.."

Mis tristezas son como hojas
que nadie quiere escribir,
se me caen de las manos
a voz silencio..
Sé que después de la última luna
no habrá más letras,
y que el alba no tendrá piedad..
Más tu recuerdo perdura en mi vivo
como el aroma de aquellas lilas
que prendiste junto al corazón..
Tengo triste la piel
de otoños mustia..
Los ojos noche,
la boca muerta..
Pero no el alma
que a golpe de amor
reverdece como las ramas del tiempo..
En soledad y a sangre luz
te escribo en mi..
Y a niebla éter me voy leyendo..
Sé que no soy
más que la sombra de tu día,
pero tú eres el resplandor continuo
que en madrugadas cielo
a puro cristal..
arde en mis letras,
apasionadamente..
Y es que mis tristezas son como hojas
que nadie quiere escribir,
pero tengo a pulso flor
los pétalos suaves
del más enamorado anochecer.

Yolanda García Vázquez
Derechos de autor reservados

La envidia

"Veneno, veneno.."

En cascada de rosas
muere la sinfonía del viento,
puzzle del corazón
que ha unido delicadamente
las piezas del ser..
Cual sangre otoñal
va cayendo desalentada,
mientras un golpe de polvo
la catapulta al infierno..
Desnuda la flor,
desnudo el poema..
Le crecen en años las lenguas rencorosas..
Veneno, veneno..
La envidia tiene el color de la noche
Monstruosidad de una sola cara
censura el beso del angel
en su aparente pulcritud..
Hay una peonza dandos tumbos
de aquí al silencio final,
por una garganta rota
en su eco más florido..
La envidia tiene el color de la noche
En oblicua nitidez
le cala hasta la conciencia
el despecho de los buitres,
la ingratitud de los necios..
Era la sonata de cristal,
el orgásmico pudor
de los nocturnos rosales..
Su canto de luna solfeado
en miserable amanecer
sigue teniendo el halo de una estrella..
Era el regalo de las hadas,
en su broche virginal
más el veneno de un espíritu
ha oxidado tanto amor..
La envidia tiene el color de la noche..

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ
D@R

Lunas de Octubre


"La tristeza es perfume
a la sombra del verso..
¿No hueles mi amor en cada letra que rompo..?"

En un débil suspiro de lágrimas
fallece la tarde sobre el manantial..
No hay pradera,
no hay bosque
que ignore la angustia
del sauce llorón..
En copos de dulce misterio
se posa sobre la laguna
toda la nieve de la eternidad..
Hay cristales de lluvia
bajo el espejo del río
y una pasión que no es agua
se deja caer al arroyo más silencioso..
¡Son cascadas de luz..!
Son labios que no besaré
Es la penitencia
de una rosa de sangre
que no supo florecer
al encantamiento nocturno..
Viento que agita
La flor dolorosa
puede despedazar en instantes
los capullos del alma
Son las lunas de octubre
que al poético jardín
de la niebla perenne
han llorado su claro más virginal.
¿No hueles mi amor en cada letra que rompo?

YOLANDA GARCÍA VÁZQUEZ
D@R